El próximo 7 de marzo, en vísperas del Día Internacional de la Mujer, Vox celebra su Asamblea General Ordinaria en que los afiliados elegirán al nuevo Comité Ejecutivo Nacional (CEN) y lo hará como mejor sabe: con un acto a bombo y platillo en el ya emblemático Palacio de Vistalegre de Madrid.

Será entonces cuando Santiago Abascal será sometido a la confianza de los militantes, que le ratificarán como presidente de la formación otros cuatro años más. Y no lo hará solo. El líder de la formación, que en poco tiempo ha experimentado un crecimiento progresivo hasta alcanzar los 52 asientos en el Congreso de los Diputados, ha anunciado en redes sociales a su equipo de confianza para la nueva etapa que se abre en el partido. La mayoría de nombres del anterior Comité Ejecutivo Nacional de Vox vuelven a estar a la diestra de Abascal, aunque hay importantes bajas y algún destacado fichaje.

La primera baja destacada es la de Rafael Bardají, hasta ahora vocal en la Ejecutiva del partido. El apodado como ‘Darth Vader’ de Vox ha sido, al menos hasta ahora, el hombre que susurra en el oído de Santiago Abascal. Consideraro uno de los ideólogos la formación, Bardají se incorporó al ‘lado oscuro de la fuerza’ en marzo de 2018, cuando la formación ya preparaba su irrupción en el Congreso de los Diputados. Sin embargo, Abascal prescinde ahora de uno de sus gurús para su círculo más próximo.

No es el único cambio destacable que ha hecho Abascal entre los conocidos como gurús en la sombra del político. El hasta ahora vicesecretario de Presidencia y mano derecha del líder, Enrique Cabanas, cede su puesto a Ángel López Maraver, presidente de la Real Federación de Caza, mientras que el primero pasa a ser vocal en sustitución de Bardají. El presidente de Vox fichó a Maraver y Cabanas prácticamente en paralelo. El primero concurrió a las europeas como número seis, y el segundo es el rostro poco mediático detrás de la labrada estructura territorial del partido.

Fuentes oficiales del partido mantienen una cerrazón en torno a los móviles de los cambios, y achacan las modificaciones a una necesidad de «constante actualización» acorde a las nuevas exigencias de un partido «en continuo crecimiento», aunque agradecen la labor de los miembros salientes «cuyo trabajo nos ha llevado hasta donde estamos». Vox irrumpió el pasado 10-N como tercera fuerza política a nivel nacional.

Tampoco continuará como vocal la polémica diputada de la Asamblea de Madrid Alicia Rubio, a la que Abascal también fulmina de su círculo de confianza para esta nueva etapa. La dirigente saltó a todas las portadas hace unos meses por su peculiar salida de tono en la cámara madrileña, en la que llegó a afirmar que «el feminismo es cáncer» y defender que coser «empodera» a la mujer. «Yo pondría como asignatura obligatoria, en vez de feminismo, costura. Empodera mucho coser un botón», añadió.

Tampoco formarán parte de la nueva Ejecutiva la eurodiputada Mazaly Aguilar, hasta ahora en la vicepresidencia segunda -sustituida en este área por el diputado Víctor González- y de la vicesecretaría de relaciones internacionales, que ahora pasará a ocupar Ana Velasco, hija de la fundadora de la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT); ni Antonio de Miguel Antón al frente de Formación, puesto que pasará a ocupar Begoña Conde, candidata de Vox por Ourense y tía del líder de la formación, Santiago Abascal.

Entre los fichajes destaca el del hasta ahora miembro del Comité de Acción Política y diputado en el Parlamento Europeo, Jorge Buxadé, que pasa a la vicepresidencia primera del partido al ocupar el área de Política. Víctor González ocupara la vicepresidencia segunda, la económica; y se mantiene a Pablo Saez como tesorero. Entre las primeras espadas destaca también la entrada de la diputada Reyes Romero, que será vicepresidenta tercera como responsable del área social.

Otros nombres nuevos que aparecen entre los vocales son los de la diputada almeriense Rocío de Meer, conocida también por sus polémicas declaraciones sobre el movimiento feminista, María Ruíz y Juan Luis Steegman, presidente de la Fundación Española para la Curación de la Leucemia Mieloide Crónica.