Política

Sánchez esquiva responder sobre el 'caso Delcy' con ataques personales a Maroto

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, a su entrada en el Senado. EFE

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha acudido este martes al Senado por vez primera desde que comenzase la legislatura, en el marco de una sesión de control celebrada bajo los compases del ya conocido como ‘Delcygate‘, aunque también con la polémica del conflicto diplomático entre España y Bolivia o la relación entre el Ejecutivo de coalición con Cataluña y País Vasco como ejes vertebradores del pleno.

El momento más esperado llegaba con el ‘cara a cara’ entre Pedro Sánchez y el portavoz del Grupo Popular en el Senado, Javier Maroto, que han protagonizado el primer enfrentamiento destacado en la Cámara Alta. En concreto, interpelaba el dirigente del PP al jefe del Ejecutivo por el polémico encuentro entre José Luis Ábalos y la vicepresidenta de Maduro en el aeropuerto de Barajas. A la pregunta, directa y sin rodeos, de si Sánchez dio instrucción a su secretario de organización para reunirse con Delcy Rodríguez, éste se ha remitido en primera instancia a la última de las versiones dadas por el Ejecutivo hasta la fecha en este asunto. «Entre forzar o evitar una crisis diplomática, Ábalos eligió lo segundo», infiriendo, no obstante, que el titular de Transportes no recibió orden alguna y que actuó a voluntad propia.

Y la contrarréplica de Maroto no ha pasado inadvertida en la Cámara Alta. «Usted miente», comenzaba, contundente, el senador del PP, «y la mentira, señor Sánchez, es la peor cualidad de cualquier político, incluso peor que la ineficacia».

Insistía Maroto en las incógnitas que «oculta» el Gobierno en su relación con el régimen chavista. «¿Cuántas mentiras más van a ocultar la verdad?», inquiría, al tiempo que pedía de nuevo a jefe del Ejecutivo de coalición que reconociese que fue él quien dio la orden, aunque lo hiciese a instancias del vicepresidente segundo, Pablo Iglesias o del ex presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, valedor del régimen venezolano en España, que «le han convencido de que Maduro es un demócrata».

El PSOE, con el apoyo de Podemos, «ha hecho de la mentira su forma de hacer política», continuaba Maroto, al tiempo que censuraba que «su interés personal va antes de los intereses de los españoles». Y añadía una advertencia: «Por muy resistente que se crea, al final esto de mentir a todos es imposible. Si no, al tiempo», concluía, desatando un sonoro aplauso de sus compañeros de filas.

En su turno de respuesta, el presidente del Gobierno ha optado de nuevo por el silencio respecto al comprometido asunto, desviando la respuesta a ataques personales a Javier Maroto. Entre otras cosas, Sánchez ha censurado el cambio de domicilio del dirigente del PP para ser senador, además de echarle en cara el tono empleado en la réplica. «Le pido una oposición leal, útil», replicaba.

Para acceder a un asiento en el Senado por designación autonómica en representación de Castilla y León, Javier Maroto se empadronó en Sotosalbos (Segovia) tras perder su escaño por Álava en las generales del 28-A. Ha recordado Sánchez que, para ello, Maroto utilizó la vivienda de un alto directivo de Accenture -tal y como adelantó eldiario.es el pasado mes de agosto- y sede social de empresas, como la de un negocio para la explotación de búfalos y ganado bovino.

Hace más de un año que el jefe del Ejecutivo no acude a la Cámara Alta, ya que la última vez que se sometió a preguntas de la oposición fue en la sesión de control del 9 de febrero de 2019, en lo que fue su despedida del Senado antes de las elecciones del 28 de abril, repetidas después el 10 de noviembre.

Comentar ()