Política

Arrimadas contraataca para frenar a Igea integrando perfiles socialdemócratas

Fuera de la cúpula organizativa se queda el eurodiputado Luis Garicano, que encabezó la corriente crítica contra la dirección de Albert Rivera el pasado año; tampoco se integrará a las listas de Francisco Igea

logo
Arrimadas contraataca para frenar a Igea integrando perfiles socialdemócratas

Inés Arrimadas, en el Congreso de los Diputados. EFE

Resumen:

Inés Arrimadas ha desvelado este miércoles el organigrama con el proyecto de Ejecutiva que prevé presentar a las primarias de Ciudadanos, que finalmente se celebrarán el primer fin de semana de marzo tras el paso adelante dado hace tan sólo unas horas por Francisco Igea. Y la actual portavoz parlamentaria ha emborronado la flagrante candidatura de su contrincante presentando un equipo que contradice, en parte, el discurso mantenido por el ala crítica que censura la falta de notas discordantes en la corriente tildada como continuista.

La primera novedad de la apuesta de Inés Arrimadas es la presentación de un núcleo duro con una dirección más horizontal y, por tanto, más descentralizada respecto a la estructura mantenida por su antecesor, en el que ha incorporado además perfiles de la corriente socialdemócrata del partido, como Jordi Cañas o el ex socialista Joan Mesquida. Llama también la atención la fuerte apuesta por rostros femeninos en el equipo que arropará a la líder en su carrera por hacerse con la presidencia del partido, un hito que, si consigue, será ratificado el próximo 14 y 15 de marzo, en el contexto de la celebración de la Asamblea General del partido.

Irrumpe además Marina Bravo como nueva secretaria general de la incipiente Ejecutiva y mujer fuerte del partido. La que fuera sucesora de Toni Roldán al frente de la Secretaría de Programas tras la salida de éste el pasado verano, se convertirá ahora a todos los efectos en la número dos de Inés Arrimadas, el papel que antaño ocupaba José Manuel Villegas con Albert Rivera. Bravo ocupa uno de los 10 escaños que aún conserva el mermado grupo parlamentario de Ciudadanos en el Congreso de los Diputados.

Otras dos mujeres integrarán el war room de la dirigente liberal: Melisa Rodríguez en la Portavocía Nacional -hasta ahora había ejercido el mismo papel en la gestora interina que pilota el partido desde la salida de Albert Rivera- y Lorena Roldán, actual apuesta de la formación en Cataluña, que hará las veces de portavoz adjunta.

En la nueva Ejecutiva, Arrimadas ha vuelto a confiar en otros dos hombres que tuvieron un papel relevante en la era ‘riverista’, en este caso el secretario de Finanzas del partido, Carlos Cuadrado, que ocupará la vicesecretaría primera; y José María Espejo, otro de los hombres de confianza de la líder proveniente del conocido como ‘clan catalán’, que será vicesecretario adjunto. Espejo ha adquirido protagonismo en los últimos días, en que Arrimadas le confió una misión: ser la cara visible e interlocutor con el PP en la negociación para alcanzar coaliciones electorales en País Vasco y Galicia

Gran relevancia adquiere el ‘fichaje’ del máximo exponente de la socialdemocracia en Ciudadanos, Jordi Cañas. El eurodiputado llegó a encabezar el sector crítico contra Albert Rivera en la IV Asamblea General de 2017, cuando defendió el mantenimiento del ADN izquierdista en la formación frente a la etiqueta de ‘liberalismo’ que abanderó el dimitido presidente de Ciudadanos. En la nueva Ejecutiva estaría también el ex director de la Policía y de la Guardia Civil, Joan Mesquida, ex secretario de Estado en el Gobieno de José Luis Rodríguez Zapatero. Ahora ocuparía la vicesecretaría segunda del organigrama de Ciudadanos que encabeza Arrimadas.

La Ejecutiva contará también con peso territorial, importando figuras como el vicepresidente de la Comunidad de Madrid y su homóloga en el Ayuntamiento, Ignacio Aguado y Begoña Villacís, así como Toni Cantó o Juan Marín. Este último llegó a advertir públicamente tras la debacle electoral que el veto a Sánchez «fue un error». También tendrán peso los actuales diputados del grupo, Marcos de Quinto y Edmundo Bal.

Fuera de la cúpula organizativa se queda el eurodiputado Luis Garicano, que encabezó la corriente crítica el pasado verano contra la dirección tomada por Albert Rivera. Se queda el partido, al menos en su núcleo duro, sin una de las cabezas pensantes del proyecto liberal y jefe de filas en Europa, ya que tampoco se integrará a las listas de Francisco Igea, según señalan fuentes del entorno del vicepresidente de la Junta de Castilla y León.

Comentar ()