Giro de guión en el Partido Popular con respecto al 8-M. El líder del PP se unió a los moderados, representados por su vicesecretaria de Política Social, Cuca Gamarra, y su portavoz en el Senado, Javier Maroto, respecto a la conveniencia de acudir a la manifestación del 8-M » y no quedar fuera como Vox», según narra a El Independiente un miembro del comité de dirección popular. Este lunes por la mañana Gamarra se presentó a la reunión del núcleo de poder popular con la propuesta de secundar la movilización central con motivo del Día Internacional de la Mujer, defendiendo que, a la luz de la experiencia de otras veces, «la posición era que no podíamos no estar».

No hubo unanimidad de planteamiento, aunque tuvo mucho peso que el partido de Santiago Abascal se mantenga al margen de esta cita. De hecho, Vox celebra este sábado y domingo su Asamblea General Ordinaria –en la que Abascal reforzará su liderazgo– como contrapunto a las manifestaciones que se prevén multitudinarias, aunque quizá no tanto como en 2018 y 2019, con convocatoria entonces, de huelga general y de paros parciales incluida, que ahora no se produce.

Se trata, en definitiva, de un cambio drástico en el que el debate interno, una vez asumido por parte de la dirección popular que «hay mujeres y hombres del PP, votantes nuestros, que prefieren vernos ahí», giró en torno al cómo se participaba en este acto. Y ahí quedó claro que «no podíamos ir con el manifiesto general que a saber qué barbaridades dice«, argumentan los mismos medios consultados.

Ausencia de Álvarez de Toledo

Tendrán manifiesto propio bajo el lema «Mujer por encima de todo»y organizarán distintos actos durante la semana con el objeto de transmitir «un mensaje positivo de celebración de todo lo alcanzado y también reivindicación de lo que queda por conseguir», según explicó la propia Gamarra a la prensa tras la reunión de maitines. A falta de determinar qué miembros de la dirección nacional acudirán, Casado protagonizará a lo largo de esta semana uno de los actos centrales del partido, que contará con un foro monográfico este miércoles. Además, y han editado un vídeo con motivo del 8-M.

Fue un comité de dirección en el que hubo bastantes ausencias, entre ellas, la de la portavoz del Grupo Popular en el Senado, Cayetana Álvarez de Toledo, que ha discrepado en torno al concepto de que sólo hay consentimiento sexual con un «sí» expreso, con Irene Montero incluida, y a la que las organizaciones feministas tienen en el punto de mira. Uno de los dirigentes que apoyó la presencia del PP fue su secretario general, Teodoro García Egea, quien no tiene inconveniente en alinearse al sector más a la derecha del PP.