Varios políticos y usuarios de las redes sociales han criticado a Pablo Iglesias por haberse saltado la cuarentena preventiva dos veces en los últimos seis días, pese al positivo por coronavirus de su mujer, la ministra de Igualdad, Irene Montero.

Iglesias ha comparecido este jueves en rueda de prensa junto al ministro de Sanidad, Salvador Illa, que ha delegado en el vicepresidente segundo la coordinación de los Servicios Sociales con las comunidades autónomas. Era, de hecho, su primera comparecencia en Moncloa desde que accedió al Gobierno.

El pasado sábado, la participación del líder de Podemos en el Consejo de Ministros extraordianario ya desató la polémica en las redes sociales, donde se le afeó no seguir las recomendaciones de Sanidad para las personas próximas a enfermos por el virus. Dos días antes, tras el positivo de Montero, Iglesias confirmó su negativo en el test y explicó que se sometería a una cuarentena de 14 días «cuidando a su familia y trabajando por medios telemáticos».

Ante la oleada de críticas y la sorpresa de los ciudadanos, Iglesias publicó el sábado una serie de tuits justificando su asistencia en el Consejo de Ministros como un acto de deber: «Era mi deber acudir y lo he hecho siguiendo un protocolo sanitario organizado por Moncloa según las indicaciones de Sanidad, que hemos cumplido a rajatabla».

«¿Tanto le cuesta dar ejemplo?»

Que Iglesias haya vuelto a salir en público este jueves aun estando en cuarentena no ha pasado desapercibido. En las redes sociales se le ha acusado de no dar ejemplo ante el confinamiento del resto de la población por el estado de alarma.

«¿Alguien puede explicar por qué fuerza mayor o interés nacional se sigue saltando la cuarentena el vicepresidente Iglesias?», se preguntaba la política Beatriz Becerra. Desde Ciudadanos, su portavoz en Les Corts Valencianes, Toni Cantó, ha calificado de «vergüenza» la actitud del vicepresidente.

En esta misma línea, David Martínez, asesor de comunicación en Ciudadanos, ha recordado las comparecencias públicas de Iglesias tras el contagio de su mujer. «Cuanta irresponsabilidad», ha zanjado.