Política Crisis del coronavirus

Tezanos califica de "carroñeros oportunistas" a los que critican la gestión de Sánchez

"Las inclinaciones carroñeras de algunos solo pueden entenderse como una patología política, que todos debemos intentar desterrar", dice el presidente del CIS

logo
Tezanos califica de "carroñeros oportunistas" a los que critican la gestión de Sánchez

El presidente del CIS, José Félix Tezanos

Resumen:

El presidente del CIS, José Félix Tezanos, vuelve por sus fueros. De nada sirve que el Gobierno intente mantener, al menos en apariencia, una actitud de no agresión con el conjunto de fuerzas políticas y resto de las administraciones públicas con las que tiene que coordinarse en la lucha contra el coronavirus. Tezanos hace de punta de lanza del Ejecutivo al calificar de «carroñerismo oportunista» y de «patología política» las críticas a la gestión del Gobierno.

En España, dice Tezanos en un artículo escrito en la web de la Fundación Sistema, la crisis del Covid-19 «ha permitido identificar este tipo de reacciones, con una secuencia de acontecimientos que ha dado lugar a que cada cual se retrate en lo mejor y lo peor de sus inclinaciones naturales o habituales». Por eso, agrega el presidente del instituto demoscópico público que no tiene empacho en entrar una y otra vez en refriegas políticas, «se han visto actitudes y opiniones especialmente negativas y críticas, que pueden conducir a que los grupos y las sociedades como tal podamos quedar bastante perjudicados, en beneficio de unos pocos».

Y así, tras comentar que los «estudiosos» defienden que en los orígenes de la especie humana «existía un cierto componente de carroñerismo oportunista, de forma que entre nuestros ancestros era frecuente aprovecharse de los restos dejados por otras especies depredadoras», Tezanos hace justo lo que denuncia, aprovechar esta crisis para arremeter contra lo que entiende como «comportamientos hipócritas y las críticas de carácter carroñero que se han vertido contra el actual Gobierno de España, algunas de una hostilidad tremenda», pero sin llegar a citar expresamente a ninguna formación o dirigente político.

El responsable del CIS hace lo que critica, aprovechar la crisis para arremeter contra la oposición

Elucubra la persona de la que dependen los sondeos oficiales de intención de voto, sobre si estas actitudes «carroñeras» comportarán alguna ventaja política, si podrán tener alguna rentabilidad electoral, pero «aunque puedan obtener algunos rendimientos derivados de la actual inestabilidad emocional en la que viven bastantes personas -afirma- el problema es que comportándose de tal manera pierden legitimidad política. Y yo creo que también credibilidad personal de cara al futuro».

No obstante, se muestra condescendiente cuando admite que en el transcurso de la crisis va predominando «la colaboración solidaria y el espíritu cívico de la gran mayoría de la población, al tiempo que va aumentando el número de los líderes políticos y de los profesionales de la comunicación que entienden que ahora lo que toca es colaborar». Y después de apelar al «comportamiento político colaborativo», entiende que «las inclinaciones carroñeras de algunos (cada vez menos) solo pueden entenderse como una patología política, que todos debemos intentar desterrar».  

Comentar ()