Política

Euskadi negocia con el Gobierno flexibilizar el parón de actividad en su Industria

El Ejecutivo vasco ultima acogerse a diversos articulados para modular la paralización y permitir una actividad mínima equivalente a la de un fin de semana.

Instalaciones del astillero de La Naval, en Sestao (Vizcaya).

Instalaciones del astillero de La Naval, en Sestao (Vizcaya).

El Gobierno vasco ha dado a conocer hoy que negocia con el Ministerio de Industria de Reyes Maroto una aplicación flexible del decreto que desde ayer limita la actividad económica sólo a actividades esenciales. De este modo, el País Vasco intenta que la Industria vasca pueda operar con una actividad mínima equivalente a la de un fin de semana pero de modo continuado durante el tiempo que esté en vigor el decreto. El portavoz del Gobierno vasco, Josu Erkoreka, ha señalado que los contactos con Industria se están manteniendo para que acogiéndose a varios artículos del decreto y del anexo se pueda mantener una activida que no ponga en peligro al sector industrial y complique la posterior recuperación económica.

El lehendakari Iñigo Urkullu había reprochado al presidente del Gobierno que «impusiera» el decreto y que no dejara en manos de las Comunidades Autónomas la definición de qué sevicios debían ser consideradas esenciales de acuerdo a la especificidad económica de cada región. Así, Urkullu advirtió de que paralizar la Industria en Euskadi -con un peso que ronda el 25% del PIB- suponía dejar «en coma» a la economía vasca.

El consejero Erkoreka ha asegurado que el Gobierno de Euskadi, «desde el máximo respeto a la seguridad de la salud» se compromete al mantenimiento de una actividad industrial mínima. Ha señalado que existen articulos del decreto, como el número 4 y las disposiciones 5 y 25 del anexo, que permiten flexibilizar la aplicación de las medidas. Una salida que beneficiaría a la «actividad intensiva» para situarla en niveles equivalentes a los fines de semana de actividad.

Listado «esencial»

Un articulado que según afirma Erkoreka «permite conciliar» los requerimientos sanitarios con las necesidades mínimas de la economía industrial como es la vasca. Ha recordado que estas medidas de flexibilidad ya se reclamaron por parte de algunas comunidades autónomas durante el pasado encuentro de presidentes autonómicos en la que se mostraron contrarios al planteamiento uniforme hecho por el Ejecutivo en la imposición del decreto. El portavoz del Ejecutivo vasco ha dado por superadas las críticas tras la petición de disculpas hecha ayer por la ministra de Industria y la disposición al cambio encontrada en las últimas horas.

La consejería de Desarrollo Económico que dirige Arantza Tapia remitirá al delegado del Gobierno, Denis Itxaso, un listado de activdades que considera esenciales para la economía vasca y que considera que deberían permanecer activas. La elaboración de este listado se adopta después de que Asturias pactara con la Administracion central una treintena de empresas industriales que considera esenciales y que junto a las empresas auxiliares permanecerán activas.

El Gobierno reclama que se aclare de modo adecuado el impacto del artículo 4 del Real Decreto en el que se señala qué actividades pueden quedarse al 30% de su actividad. Euskadi pide que se detalle qué actividades son las que podrían acogerse a ese nivel de funcionamiento y no se deje a la libre interpretación de cada Comunidad Autónoma. En las próximas horas está previsto que el Ministerio de Industria haga pública una nota aclaratoria al respecto.

«Fase de meseta»

Por otro lado, la consejería de Salud vasca ha asegurado hoy que se comienza a percibir una buena evolución en el número de casos de infectados que permiten afirmar que la curva de la epidemia entra en «fase de meseta». La estabilización en el número de contagios se subraya después de que ayer, la jornada en la que más test se realizaron, el incremento de positivos fue notablemente inferior, con cerca un 30% de positivos.

La consejera de Salud, Nekane Murga, ha señalado que pese a que estos datos se deben tomar simpre con prudencia se puede concluir que existe «un cambio de tendencia». Salud recuerda que los casi 16.000 test realizados en Euskadi suponen un porcentaje por millón de habitantes, muy superior a la media en el Estado, lo que permite aportar mayor valor a la evolución de la infección.

También ha señalado que la incidencia de la pandemia en el sistema de salud del País Vasco no ha requerido por el momento de traslados de pacientes de un territorio a otro ni ha llegado a saturar las camas UCI. Murga incluso ha apuntado que Euskadi estaría dispuesta a colaborar en las medidas de sus posibilidades con otras Comunidades Autónomas que lo requirieran.

Los últimos datos del Covid-19 en el País Vasco dejan un balance de 263 nuevos casos que suman total de 6.320 infectados. De ellos, algo más de 2.000 están hospitalizados. El número de fallecimientos en las últimas 24 horas fue de 28, con lo que el balance hasta ahora es de 325 muertes de personas infectadas.

Comentar ()