Política

La 'Resistencia' se organiza como revuelta contra el Gobierno y anuncia caceroladas "todos los días"

Los promotores de las caceroladas contra el Gobierno empiezan a organizarse para convertir un movimiento esporádico en una herramienta de ataque sin cuartel al Gobierno, al que acusan de llevar a España hacia "una dictadura chavista"

Caceroladas en Madrid contra Pedro Sánchez. EFE

El aplauso dedicado puntualmente a los sanitarios a las 20:00 horas de la tarde desde que comenzase el estado de alarma ha ido apagándose para dar paso a las caceroladas contra Pedro Sánchez a las 21:00 horas de la noche. Y han llegado para quedarse. Al menos, esa es la intención de los promotores que se esconden bajo la denominación ‘Movimiento Barrio de Salamanca’, que desde el pasado 15 de mayo han comenzado a apodarse como ‘Resistencia Democrática’.

El carácter esporádico que había primado hasta ahora en las protestas ciudadanas para pedir la dimisión de Pedro Sánchez y del Gobierno de coalición desde hace 10 días, primero en la calle Núñez de Balboa y luego en otros barrios y municipios de dentro y fuera de la capital, como Alcorcón, Getafe, Pozuelo de Alarcón o ciudades como Logroño o Zaragoza, será ahora agua pasada. El movimiento comienza a organizarse en redes sociales y su objetivo es transmitir que las protestas no tendrán un carácter transitorio.

A través de Whatsapp se ha viralizado un comunicado por el que la ‘Resistencia’ indica cómo deben organizarse los siguientes pasos a dar para ejercer de contrapeso a la gestión del Gobierno en la crisis, al tiempo que hacen un llamamiento a las masas para «dar la cacerolada más grande y poner los ojos del mundo entero en esta situación lastrada por un estado de alarma y confinamiento ineficaz que cada día arruina a miles de familias».

Las concentraciones, avisan, seguirán «todos los días». Y lo harán, eso sí, con unas premisas a cumplir: lo primero, reivindicando el carácter «pacífico» de las mismas; lo segundo, manifestarse respetando las restricciones de seguridad, utilizando mascarillas y manteniendo una distancia social de dos metros; y, tercero, «respetando a las fuerzas del orden» que «cumplen órdenes».

Los promotores defienden construir un «movimiento transversal» que no está vinculado a ningún partido político, y en el que caben «todas las ideologías», a excepción del «comunismo», que a su juicio representa el Ejecutivo de coalición, quienes tratan de llevar a España hacia «una dictadura de corte chavista».

En este punto, aunque grupos como PP y algunos sectores de Ciudadanos han defendido el «derecho legítimo a protestar», en estas concentraciones la formación que capitaliza las reivindicaciones y que se hace especial eco de las cada vez más numerosas protestas en sus redes sociales es Vox. De hecho, para este fin de semana, los de Abascal tienen convocada una marcha en coche para protestar contra el Gobierno en varias ciudades de España, si bien han instado a sacar las cacerolas a los balcones de aquellos territorios en que no hayan permitido las movilizaciones, como en las cuatro provincias catalanas.

Frente a las críticas de parte de sectores de la izquierda, que como Pablo Echenique han calificado a los manifestantes de «Cayetanos de clasa alta con palos de golf», la organización se defiende y alega que «somos ciudadanos normales, con profesiones muy diversas, y con el nexo común de querer salvar a España del abismo» por las «políticas arbitrarias» del Gobierno. Pero «no se lo vamos a permitir», alegan.

‘Resistencia Democrática’ dispone ya de una cuenta en Twitter, que utiliza como forma de publicitar sus acciones, donde cuentan con algo más de 11.000 seguidores; y de una página web, desde la que instan a los manifestantes a registrarse e indicar el lugar del país desde el que protestan para ir actualizando el seguimiento de las concentraciones. Su objetivo es llegar «representar a todo el movimiento en la nación» y movilizar cada vez a un mayor número de personas a lo largo y ancho de todo el territorio nacional.

Comentar ()