No es la primera vez que una polémica salpica al ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, a lo largo de esta legislatura. Y no es la primera vez que se pide su dimisión por ellas. Pero esta vez «estamos ante uno de los hechos más graves de nuestra democracia» y las críticas, especialmente de parte de la oposición, se han multiplicado en las últimas horas según iban trascendiendo datos sobre la destitución del jefe de la Comandancia de la Guardia Civil en Madrid, Diego Pérez de los Cobos y la posterior dimisión del ‘número dos’ en el Cuerpo, Laurentino Ceña.

Algunos grupos han esperado a las explicaciones que ha dado Marlaska en rueda de prensa, que no ha hecho sino prender la mecha batalla política. A través de un comunicado, el PP ha exigido directamente al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, la «destitución inmediata» del titular de interior después del «arbitrario» cese de Pérez de los Cobos y ante la «falta deliberada de explicaciones» de Marlaska tras la celebración del Consejo de Ministros.

El principal grupo de la oposición no ha tardado en censurar lo que considera «el ataque más grave a la independencia del poder judicial ocurrido en España en los últimos años». El propio presidente del partido, Pablo Casado, se ha pronunciado en Twitter sobre la postura del partido, y ha recordado que la equiparación salarial con la que Marlaska ha intentado mitigar el impacto del escándalo «la aprobó el PP hace dos años».

Las peticiones de dimisión han llegado también desde la bancada de Ciudadanos. Algunos dirigentes de la formación naranja, que no sólo han apoyado las dos últimas prórrogas del estado de alarma sino que están abiertos a seguir negociando con el Gobierno otros acuerdos, se han mostrado especialmente críticos con los últimos acontecimientos.

El portavoz parlamentario de Ciudadanos, Edmundo Bal, ha sido uno de los primeros que ha exigido la dimisión de Fernando Grande-Marlaska, al que, a su juicio, «debería darle vergüenza el inmenso daño que está causando a nuestras instituciones».

Vox se ha sumado a las críticas contra el Ejecutivo. El portavoz de Acción Política de la formación, Jorge Buxadé, ha advertido que Sánchez «no va a dejar nada en pie» y que el objetivo del Gobierno es «implantar su agenda totalitaria». «Arrasarán con todo si no les paramos», escribía en Twitter.

Por su parte, el presidente de Vox, Santiago Abascal, ha publicado un mensaje en la misma red social en el que ha citado el artículo primero de la «cartilla del Guardia Civil», en que «el honor ha de ser la principal divisa del guardia civil. Debe por consiguiente conservarlo sin mancha. Una vez perdido no se recobra jamás».