El vicepresidente segundo del Gobierno, Pablo Iglesias, llegaba este jueves a la Comisión para la Reconstrucción con un discurso muy preparado después de la monumental bronca vivida en la jornada de ayer en el Congreso de los Diputados. Y todo ha saltado por los aires en el turno de réplica, cuando el dirigente de Podemos no sólo ha protagonizado un acalorado rifirrafe con Vox, sino que ha pronunciado una serie de afirmaciones que, en suma, han dejado en evidencia el ideario del socio de Pedro Sánchez en Moncloa.

1.- «Los recortes del PP de más de 7.000 millones de euros en la sanidad pública, las privatizaciones y la precarización que perpetraron fueron decisiones absolutamente equivocadas que nos han debilitado como país» y que «han dejado a nuestros sanitarios y a nuestros mayores en una situación de vulnerabilidad».

2.- Jordi Cuixart y Jordi Sánchez «son unos demócratas que deberían formar parte del debate político» sobre Cataluña.

3.- «Estoy dispueto a hablar con cualquiera, con Carles Puigdemont también, porque es el jefe de una formación política a la que votan muchos españoles».

4.- Vox, un partido golpista: «A ustedes les gustaría dar un golpe de Estado pero no se atreven. Porque para eso además de desearlo y pedirlo hay que atreverse».

5.- En materia económica, defiende el plan de su departamento de subir la presión fiscal: «Hay que afrontar la reconstrucción tras esta crisis con los mismos criterios con los que se afrontó la reconstrucción después de 1929 y después de la Segunda Guerra Mundial, y no como se hizo en la crisis financiera de 2008(…) La austeridad fue una manera equivocada de afrontar la crisis».

6.- Alude al denominado ‘impuesto de los ricos’ enmarcado en un «sistema fiscal más progresivo», por donde pasa «la reconstrucción». «Si queremos ser patriotas de verdad y no patriotas de pulseras, debemos mostrar nuestra solidaridad con la patria y acercarnos a la doctrina de los países nórdicos en materia de justicia fiscal».

7.- Advierte que las nacionalizaciones, tras el cierre de la planta de Nissan en Cataluña y la posible clausura de Alcoa en Lugo «son perfectamente posibles en la Constitución española».

8.- «Las nacionalizaciones no son necesariamente ni de izquierdas ni de derechas. ¿Quién nacionalizó Bankia?», y planteaba: «Dentro de no mucho, quienes antes eran ardientes enemigos de las nacionalizaciones van a pedir -al Gobierno- que por favor las nacionalice».