Política

Grande-Marlaska no dijo la verdad cuando justificó la destitución de Pérez de los Cobos

El ministro justificó el cese del coronel en un "proceso natural de sustitución de equipos" para darle un "nuevo impulso" a la Guardia Civil / Tras conocerse el escrito de Gámez admite que "se incumplió el procedimiento de comunicación de actuaciones"

El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska. EFE

El ministro Grande-Marlaska ha ocultado en sede parlamentaria y en su comparecencia informativa la verdadera razón que le llevó a autorizar la destitución fulminante de Diego Pérez de los Cobos como jefe de la Comandancia de la Guardia Civil de Madrid, según revela el contenido del oficio interno que la directora general del Cuerpo elevó con la propuesta de cese del coronel.

«Pérdida de confianza de esta Dirección General y del Equipo de Dirección del Ministerio del Interior por no informar del desarrollo de investigaciones y actuaciones de la Guardia Civil, en el marco operativo y de Policía Judicial, con fines de conocimiento». Así lo reconoce María Gámez en el documento que envió al secretario de Estado de Seguridad, Rafael Pérez, el pasado 24 de mayo. Esa misma noche telefoneó a Pérez de los Cobos para comunicarle que quedaba apartado del puesto que ocupaba desde marzo de 2018.

Durante la pasada semana, Grande-Marlaska trató de enmarcar en un «proceso natural de sustitución de equipos» su decisión de prescindir del coronel. Según el titular de Interior, el relevo obedecía al «nuevo impulso» que él quería imprimir a la Guardia Civil, iniciado en enero con la elección de Gámez como directora general e interrumpido como consecuencia de la covid-19. El ministro no ha esperado a que termine el estado de alarma para defenestrar a Pérez de los Cobos.

En sus explicaciones, Grande-Marlaska ha tratado de hacer ver que la destitución del oficial no tenía nada que ver con la investigación judicial sobre la manifestación feminista del 8-M, después de que trascendiera que dos mandos superiores de Pérez de los Cobos lo habían llamado interesándose si agentes de su Comandancia habían enviado al juzgado que instruye la causa unas determinadas diligencias.

El titular del Interior había defendido que, como magistrado con más de 30 años de carrera, «conoce perfectamente» cuáles son las funciones que le corresponden a un juez y a un ministro y que hay un verbo que él no sabe conjugar: «interferir». Trataba así de desmentir que se le hubiera pedido información al coronel sobre el informe aportado a la instructora, determinante para que aquélla citara a declarar en calidad de investigado al delegado del Gobierno en Madrid (José Manuel Franco).

El relato mantenido hasta ahora lo ha modulado este martes Interior tras conocerse el oficio firmado por Gámez en el que justificaba los motivos que le llevaban a plantear la destitución de Pérez de los Cobos. Según este departamento, el cese «se concreta por una pérdida de confianza derivada, entre otros, porque se incumplió el procedimiento de comunicación de actuaciones, a los solos efectos de conocimiento, no del contenido de las mismas, que se debe a la dirección de la Guardia Civil a través de la cadena de mando».

Interior, sólo cuando se ha conocido el escrito de Gámez, ha admitido que el cese está motivado porque Pérez de los Cobos «incumplió el procedimiento de comunicación de actuaciones»

Lejos de lo que ha reconocido por escrito María Gámez y fuentes de Interior han explicado hoy, Grande-Marlaska no admitió la pasada semana siquiera que se hubiera dejado de confiar en Pérez de los Cobos como razón oficial de su cese. «No es ni perder la confianza ni no perder la confianza, sino rodearse de personas -quienes están en la alta gestión del Ministerio del Interior- de aquellas que entienden de mayor confianza para ellas», declaró el pasado martes durante su comparecencia al término de la reunión semanal del Consejo de Ministros.

Hasta ahora no había reconocido que la decisión de relevar al coronel se debía al incumplimminto del «procedimiento de comunicación de actuaciones» incluso en el ámbito de Policía Judicial, a pesar de que los comisiones por un juzgado en una investigación judicializada tienen la obligación de guardar sigilio incluso ante sus superiores jerárquicos.

«División de poderes»

En su artículo 15, el real decreto sobre regulación de la Policía Judicial obliga a los funcionarios a «guardar rigurosa reserva sobre la evolución y resultado de las concretas investigaciones que les hubieren sido encomendadas», sopena de incurrir en infracción disciplinaria y eventualmente en responsabilidades penales. De forma expresa, la magistrada que dirige la causa del 8-M advirtió de ese deber de sigilo a los investigadores al inicio de las pesquisas.

Grande-Marlaska dice que, por su dilatada trayectoria como juez, sabe con nitidez cuál «es la función del juez y de cualquier poder del Estado», al tiempo que negó haber traspasado la línea roja que supone interferir sobre la actividad del poder judicial.

El pasado viernes, durante su comparecencia ante la Comisión de Interior del Senado para desgranar las líneas que guiará su actuación en esta legislatura, Grande-Marlaska volvió a insistir en que «cada uno tiene su competencia en un Estado de Derecho», al tiempo que abogó por «respetar» la división de poderes.

En dicha intervención, el ministro hizo una encendida defensa de la actuación que viene realizando al frente del instituto armado María Gámez, que en su escrito hace corresponsable a la cúpula del departamento al reconocer que la sobrevenida «pérdida de confianza» en la persona de Pérez de los Cobos no sólo era de ella sino del «equipo de dirección del Ministerio del Interior».

Pedro Sánchez respalda a Grande-Marlaska

Gámez es uno de los dos altos cargos de Interior contra los que se ha querellado Vox, que le acusa de la comisión de delitos de prevaricación, obstrucción a la Justicia y represalias. La formación que lidera Santiago Abascal también ha anunciado este martes que ha pedido su personación en la causa del 8-M que dirige la titular del Juzgado de Instrucción 51 de Madrid.

Como en un juego de matrioskas, Gámez ha sido respaldada por el ministro del Interior y éste, a su vez, por el presidente del Gobierno. Pedro Sánchez señaló el domingo que Grande-Marlaska cuenta con todo su apoyo, después de que la oposición pidiera su dimisión por la grave crisis abierta en la Guardia Civil.

A la espera de novedades procesales, la revelación del citado documento estrecha la presión de los grupos de la oposición sobre Grande-Marlaska, del que se ha pedido ya la reprobación en el Congreso de los Diputados y que este misma semana tendrá que seguir respondiendo a preguntas parlamentarias -tanto este martes en el Senado como mañana en el Congreso- por la primera gran crisis que provoca desde que hace dos años fue llamado por Sánchez para ocupar la cartera de Interior.

Comentar ()