Política

La nueva directora de la Guardia Civil, 'becada' por el fondo de los ERE

María Gámez figura entre los alumnos de un curso de alta de dirección becados con una ayuda investigada por el Cuerpo que dirigirá a partir de ahora / La concesión de esta subvención a la Fundación San Telmo se investiga en una pieza del 'caso ERE’

María Gámez, durante una rueda de prensa en la sede del PSOE de Málaga.

María Gámez, durante una rueda de prensa en la sede del PSOE de Málaga. EUROPA PRESS

María Gámez, la primera mujer que estará al frente de la Guardia Civil en los 175 años de historia, se ha visto salpicada por una de las investigaciones dirigidas por el Cuerpo al que ahora mandará y cuya instrucción se mantiene viva en un juzgado de Sevilla: el caso ERE.

La hasta ahora Subdelegada del Gobierno en Málaga, cargo que abandonará una vez que sea nombrada este viernes directora general del Instituto Armado tras lograr el ministro del Interior (Fernando Grande-Marlaska) el plácet de la titular de Defensa (Margarita Robles), se benefició de una beca para realizar un curso de alta dirección que se imputó a la partida presupuestaria 31.L o fondo de reptiles.

La Dirección General de Trabajo y Seguridad Social de la Junta de Andalucía concedió varias subvenciones a la Fundación San Telmo para costear cursos de alta dirección a dirigentes políticos, sindicalistas y presidentes de colectivos ciudadanos. En concreto, en virtud del convenio firmado el 31 de enero de 2006, la Administración autonómica se comprometía a aportar 260.000 euros del fondo de los ERE para formar a 60 alumnos de Málaga y Sevilla en 2006, cuando Gámez ejercía de delegada de la Consejería de Innovación, Ciencia y Empresa en Málaga.   

Cuando Gámez fue candidata a la Alcaldía de Málaga, en junio de 2015, tuvo que dar explicaciones por esa ‘beca’. Entonces explicó que la Delegación del Gobierno de la Junta en Málaga le ofreció ese curso y que ella lo aceptó para completar su formación como funcionaria de carrera.

Según su relato, no recibió ninguna información por escrito sobre los cursos ni tuvo que abonar nada. Tampoco preguntó cómo se financiaba esa formación. «Era ofertada por la Junta, así que no vi nada preocupante», justificó entonces.

En las actuaciones judiciales consta un atestado del Equipo de Delincuencia Económica de la Unidad Orgánica de Policía Judicial de la Comandancia de la Guardia Civil de Sevilla, fechado el 17 de febrero de 2017, en el que se detalla el nombre de María Gámez como una de las alumnas becadas en el curso financiado por la Junta de Andalucía con el fondo de reptiles junto a otros siete delegados provinciales de la Junta de Andalucía en aquellas fechas.

Gámez explicó que le ofreció el curso la Delegación del Gobierno de la Junta en Málaga y que lo aceptó para completar su formación

En la biografía oficial que figura en la web de la Subdelegación del Gobierno en Málaga, María Gámez -nombrada a principios de septiembre de 2018- detalla que es diplomada en Alta Dirección de Empresas por el Instituto Internacional San Telmo además de licenciada en Derecho por la Universidad de Málaga.

Se trata de una de las más de 200 ayudas concedidas por la Dirección General de Trabajo y Seguridad Social de la Junta de Andalucía que ha investigado la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil, el Cuerpo cuyas riendas llevará Gámez a partir de ahora en sustitución del destituido Félix Azón.

Esa subvención se investiga en una de las piezas separadas de la macrocausa de los ERE, inicialmente archivada por la juez María Núñez Bolaños -titular del Juzgado de Instrucción 6 de Sevilla, actualmente de baja- pero reabierta posteriormente por la Audiencia de Sevilla tras estimar un recurso de la Fiscalía Anticorrupción al no haberse agotado todas las diligencias de investigación.

En todo caso, la eventual responsabilidad penal alcanzaría a los altos cargos que participaron en la concesión de la ayuda y el pago del dinero y a los solicitantes de la misma, pero nunca sobre los alumnos que se beneficiaron de esa subvención al cursar los estudios sin tener que sufragarlos de su propio bolsillo: unos 4.300 euros por persona.

Atestado de la Guardia Civil en el que se detalla el nombre de María Gámez como alumna de un curso becado por el ‘fondo de reptiles’.

La ayuda a la Fundación San Telmo forma parte del montante de 680 millones de euros que la Audiencia de Sevilla -en la sentencia con la que ha juzgado la pieza política del caso- considera que se gestionó de forma irregular, dado que el mecanismo utilizado prescindió «total y absolutamente del procedimiento legalmente establecido». La subvención la concedía la Consejería de Empleo pero traspasaba el dinero al extinto Instituto de Fomento de Andalucía (IFA) -luego Agencia de Innovación y Desarrollo de Andalucía (IDEA)- mediante transferencias de financiación para que procediera al pago.

Según el fallo de la Sección Primera, «el resultado fue una absoluta falta de control de la concesión de subvenciones» para prejubilaciones y empresas en crisis al eludirse la fiscalización de la Intervención. «Y la conclusión no puede ser otra que ése fue el efecto buscado con el uso de las transferencias de financiación», añade la sentencia.

Trayectoria en la Junta de Andalucía

Subdelegada del Gobierno en Málaga tras haber ocupado puestos en la Junta de Andalucía y haber intentado sin éxito alcanzar la Alcaldía de Málaga, Gámez alcanzó relevancia nacional hace un año con ocasión del dispositivo puesto en marcha para intentar rescatar al joven Julen tras caer al pozo de una finca de la localidad malagueña de Totalán, dado que era ella la que comparecía cada día ante los medios para informar sobre las novedades del operativo.

María Gámez se convertirá en la primera mujer en dirigir la Guardia Civil, un Cuerpo formado por más de 79.100 agentes y en el que las féminas representan actualmente no más del 7,5 %. Desde que se encuentra al frente de Interior, el ministro Grande-Marlaska viene defendiendo la necesidad de que aumente el peso de la mujer en el Cuerpo.

Comentar ()