Política

Grande-Marlaska rechaza dimitir y respalda a la directora de la Guardia Civil

El ministro del Interior mantiene que no ha cometido injerencia sobre el poder judicial pese al escrito en el que María Gámez reconoce que el cese del coronel Pérez de los Cobos fue porque "se incumplió el procedimiento de comunicación de actuaciones"

El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, guardando un minuto de silencio al inicio del pleno del Senado este martes.

El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, guardando un minuto de silencio al inicio del pleno del Senado este martes. EP

El ministro Fernando Grande-Marlaska ha rechazado este martes presentar su dimisión como le ha exigido el PP tras conocerse que la razón verdadera de la destitución fulminante del coronel Diego Pérez de los Cobos fue la «pérdida de confianza» por no haber informado a sus superiores de las actuaciones de investigación realizadas en la causa relativa a la manifestación feminista del 8-M.

Durante el pleno del Senado, el titular del Interior ha insistido en que ni él ni nadie de su departamento ni pidió el informe elaborado por agentes de la Guardia Civil en funciones de Policía Judicial -desencandenante de la imputación del delegado del Gobierno en Madrid, José Manuel Franco– ni ha cometido ninguna injerencia en la actuación judicial, al tiempo que ha vuelto a enmarcar el relevo del coronel en la «formación de equipos».

«La diferencia con ustedes» -ha dicho respondiendo al senador Fernando Martínez-Maíllo (PP)- es que «cuando perdemos la confianza justificamos la razón de la pérdida de confianza pero ustedes la malinterpretáis», ha señalado Grande-Marlaska.

El ministro mantiene que no ha cometido injerencia sobre el poder judicial pese al escrito interno de la directora general de la Guardia Civil conocido hoy

La respuesta del ministro se producía horas después de que trascendiera un oficio enviado el pasado 24 de mayo por la directora general de la Guardia Civil, María Gámez, al secretario de Estado de Seguridad, Rafael Pérez, con las razones que sustentaban la propuesta de destitución de Pérez de los Cobos como jefe de la Comandancia de Madrid. «No informar del desarrollo de investigaciones y actuaciones de la Guardia Civil, en el marco operativo y de Policía Judicial, con fines de conocimiento», detalla el escrito.

Grande-Marlaska ha mostrado su respaldo tanto a Gámez como a su número dos, al tiempo que ha defendido que éstos se habían limitado a investigar la filtración del informe policial del 8-M nada más que se entregó al juzgado que instruye el procedimiento.

«Dramatizar más y repetir falsedades no generan verdad», ha mantenido el ministro, que ha acusado al PP de realizar «informes preparados» o evitar que éstos llegaran a la autoridad judicial cuando se han intsruido causas que afectaba a los populares.

«Indigno, inaceptable, indecente y bochornoso»

A juicio de Martínez-Maíllo, ha quedado ya claro que el cese del coronel de la Guardia Civil está relacionado con el informe del 8-M, que le destituyó porque el oficial «se negó» a entregárselo y que le «mintió» a él la pasada semana durante la comisión de Interior al negar que su departamento hubiera requerido dicho atestado.

«Es indigno, inaceptable, indecente y bochornoso que al frente del Ministerio del Interior esté una persona acusada por toda la sociedad española de haber hecho una injerencia en una investigación judicial que les afecta a ustedes. Pretenden tapar su propia negligencia en la gestión de la crisis sanitaria. Eso es lo han querido hacer. Y usted se ha pasado de la raya», ha mantenido Martínez-Maíllo.

El senador considera que Grande-Marlaska «no puede estar ni un minuto más al frente del Ministerio del Interior», por lo que le ha pedido que «dimita cuanto antes por la salud democrática de este país». «Pretenden hacer un Estado controlado y confunden la confianza con la obediencia debida», ha insistido.

Las explicaciones del titular de Interior se producen el mismo día en que el PP ha registrado una proposición no de ley para que se debata en el pleno del Congreso de los Diputados la reprobación de Grande-Marlaska, que también la han solicitado los grupos parlamentarios de Vox y Ciudadanos.

Comentar ()