Política

Prohíben usar el baño a los policías que dan seguridad en residencias de ministros

La orden de la Comisaría General de Seguridad Ciudadana genera malestar entre los funcionarios, que tienen que desplazarse a la comisaría más cercana o a la Jefatura Superior cada vez que han de hacer sus necesidades durante el servicio

Una pareja de policías nacionale, en un control de tráfico durante el confinamiento.

Una pareja de policías nacionales, en un servicio. EP

Los policías uniformados que realizan el servicio de escolta estática en la residencia oficial de los ministros José Luis Ábalos (Transportes, Movilidad y Agenda Urbana) y Nadia Calviño (Asuntos Económicos y Transformación Digital) tienen prohibido acceder al baño que se habilitó para ellos, lo que les obliga a desplazarse a dependencias policiales y mermar la seguridad.

A raíz de que se iniciaran las concentraciones de ciudadanos a las puertas del chalé de Pablo Iglesias e Irene Montero en Galapagar (Madrid) para protestar por la gestión de la crisis sanitaria, la Policía Nacional ha reforzado la seguridad en las residencias de los miembros del Gobierno ante la previsión de que puedan registrarse también escraches.

Fuentes policiales han informado a este diario de que la Comisaría General de Seguridad Ciudadana ha dictado una orden por la que prohíbe a los agentes uniformados que accedan al baño existente en el edificio en el que se encuentran las residencias oficiales de Calviño y Ábalos, lo que ha generado el malestar de los funcionarios que prestan dicho servicio. Esa instrucción les obliga a acudir a la comisaría más cercana o incluso a la propia Jefatura Superior para hacer sus necesidades, con la consiguiente merma de seguridad que se produce mientras dura el desplazamiento.

Los agentes tienen que ir a una comisaría cercana o a la Jefatura Superior cuando han de hacer sus necesidades mmientras prestan el servicio

«Nos tratan como apestados. No digo que nos abran la puerta del baño de Ábalos, pero qué problema hay en que se pueda entrar en el servicio que hay en la zona preparada para la escolta estática. ¿Y éste es el Gobierno de la igualdad?”, critica un policía.

El Ministerio del Interior ha aumentado en las últimas semanas la seguridad a los miembros del Gobierno con el refuerzo de los servicios de escolta estática en sus residencias para evitar posibles escraches en protesta por la gestión de la crisis sanitaria del coronavirus, como ocurrió en las inmediaciones del chalé que tienen Pablo Iglesias e Irene Montero en Galapagar (Madrid).

Según ha podido conocer El Independiente, la orden se dictó el pasado 20 de mayo, justo un día después de que la Guardia Civil restringiera el acceso a la calle en la que se encuentra la vivienda del vicepresidente segundo y la ministra de Igualdad por las protestas vecinales. Decenas de ciudadanos llevaban varios días concentrándose en la zona con sus cacerolas para airear su malestar con la gestión.

Brigada de Protecciones Especiales

Para reforzar la seguridad de los miembros del Gobierno, Interior ha recurrido a funcionarios tanto de la Unidad de Intervención Policial (UIP) o ‘antidisturbios’ como de la Brigada Central de Protecciones Especiales (Comisaría General de Seguridad Ciudadana). Ésta se dedicada principalmente a escoltar a personalidades extranjeras cuando vienen a España pero, como no hay ahora presencia de mandatarios internacionales, ha sido reclutada para este servicio. También ha sido movilizado el Grupo Operativo de Avanzadas y Contravigilancias, perteneciente a la misma brigada.

Se trata de servicios de presencia estática de paisano con los que se busca reforzar la seguridad ante la previsión de que puedan desarrollarse protestas ciudadanas a las puertas de las viviendas de ministros implicados en la gestión de la crisis de la covid-19. La Guardia Civil ya reforzó a mediados de mayo su despliegue a las puertas del chalé de Iglesias y Montero, al tiempo que -en aplicación del artículo 17 de la conocida como ‘Ley mordaza’- ha limitado la circulación en la calle en la que se encuentra la vivienda.

Comentar ()