Política

El PSOE saca sus banderas frente a Podemos: celebra los avances trans y el matrimonio gay

Este jueves tuvo lugar la reunión anual de la Delegación Federal LGTBI del PSOE, que expresó su apoyo "a la lucha de las personas trans" tras la polémica por el argumentario de Carmen Calvo

Carmen Calvo e Irene Montero. EP

A sabiendas de que Unidas Podemos se está apropiando del paquete de medidas sociales que saca adelante el gobierno de coalición así como del nuevo discurso feminista gracias al Ministerio de Igualdad de Irene Montero, los socialistas han decidido sacar sus propias banderas. Por un lado, para celebrar los quince años de matrimonio igualitario y, por otro erigirse en promotores y defensores de los derechos LGTBI tras el último encontronazo con el colectivo trans y con Podemos a raíz de un argumentario que vicepresidencia primera remitió a cuadros y militantes socialistas reivindicando el feminismo tradicional y rechazando la autodeterminación sexual.

Este jueves tuvo lugar por videconferencia la reunión anual de la Delegación Federal LGTBI del PSOE con la presencia de la secretaria de Movimientos Sociales, Mónica Silvana; el secretario ejecutivo de Movimientos Sociales, Ignacio López, y la delegada federal del Grupo LGTBI, Isabel García, los coordinadores de cada uno de los territorios y las portavoces de Igualdad del Grupo Socialista en el Congreso, así como de Juventudes Socialistas.

Los socialistas reiteran su apoyo a las personas trans a pesar de haber sido tachados de tránsfobos

En la cita, que se produce coincidiendo con el mes del Orgullo LGTBI, los socialistas reiteraron su apoyo «a la lucha de las personas trans, así como su compromiso con la defensa de los derechos de este colectivo, postura que se mantiene desde siempre en la acción política de este partido», que ha sido tildado en las redes sociales de «tránsfobo». Asimismo, dicen estar dispuestos a sentarse con el movimiento asociativo LGTBI «para seguir avanzando en la consecución de los derechos del colectivo trans con la mayor de las garantías jurídicas, evitando situaciones de vulnerabilidad», según ha dado a conocer el propio PSOE a través de su cuenta de Twitter

Pero al margen de las palabras, los socialistas reivindican algunas de sus iniciativas parlamentarias y de Gobierno antes de que Podemos desembarcara en la política. Tras recordar que en la anterior legislatura quedó aprobada la ponencia de la Ley Integral de Igualdad de Trato y no Discriminación, que decayó al convocarse elecciones, apelan a la Ley de Igualdad de 2007 así como a la La Ley Estatal LGTBI, en el ámbito civil y administrativo; y a la Ley contra los Delitos de Odio en el ámbito penal.

El PSOE desató la ira del colectivo trans por un argumentario cuyo titulo era ya toda una declaración de intenciones: ‘Argumentos contra las teorías que niegan la realidad de las mujeres’. Fiel al feminismo tradicional, rebatía las tesis «queer», que defienden el género no como un hecho biológico sino como un «constructo social» y que el PSOE entiende que «desdibuja a las mujeres como sujeto político y jurídico, poniendo en riesgo los derechos, las políticas públicas de igualdad entre mujeres y hombres y los logros del movimiento feminista».

«El sexo con el que nacen las mujeres determina su lugar en el mundo, a partir del mismo se construye y delimita el espacio que ocupan y cómo lo hacen. Determina los derechos y el grado de ciudadanía con el que cuentan, y en los casos más extremos, incluso que sean agredidas, vejadas o asesinadas», sostiene el PSOE.  «A las mujeres las matan por nacer mujeres, a las niñas les mutilan los genitales, por nacer mujeres las asignan socialmente la responsabilidad de los cuidados, por nacer mujeres las casan forzosamente y las cercenan la voluntad individual, por nacer mujeres las niegan el derecho al voto, las impiden acceder a recursos y sufren los índices más altos de pobreza o precariedad», proseguía el argumentario.

De fondo subyace la disconformidad con la ley de la infancia de Pablo Iglesias

De fondo subyace la disconformidad con la Ley de Protección a la infancia y a la Adolescencia que aprobó el Consejo de Ministros la semana pasada, una de las joyas de la corona del vicepresidente segundo, Pablo Iglesias. El texto reconoce el derecho a la «autoderminación de género» al recoger que «los niños, niñas y adolescentes tendrán derecho a que su orientación sexual e identidad de género, sentida o expresada, sea respetada en todos los entornos de vida», y que prevé que será controvertida entre los socios de gobierno cuando llegue al Congreso de los Diputados.

Además, los socialistas quieren hacer de los quince años de aprobación del matrimonio entre las personas del mismo sexo -aniversario que se cumple el próximo 3 de julio, gobernando José Luis Rodríguez Zapatero- «un espacio prioritario en la agenda socialista estas próximas semanas». Aún a falta de concretar cómo será esa celebración, lo que está claro es que Ferraz a tocado a rebato para o dejarse arrebatar las banderas de la agenda social.

Comentar ()