Política

Villarejo pide que se aparte a los fiscales si se confirma que filtraron datos a Podemos

La defensa del comisario hoy preso sostiene que la posible filtración afecta a todo el 'caso Tándem', dado que el partido que lidera Pablo Iglesias está personado en la treintena de piezas separadas en que se ha desgajado ya la macrocausa

logo
Villarejo pide que se aparte a los fiscales si se confirma que filtraron datos a Podemos
El comisario Villarejo, en una entrevista con 'El Independiente' meses antes de su detención.

El comisario Villarejo, en una entrevista con 'El Independiente' meses antes de su detención. GIULIO M. PIANTADOSI

Resumen:

La defensa de José Manuel Villarejo defiende que los fiscales anticorrupción asignados al caso Tándem deben ser apartados del procedimiento si se confirma que concertaron sus acciones con Podemos y facilitaron a este partido datos de la investigación abierta tras el hallazgo de la tarjeta del teléfono móvil de Dina Bousselham, ex asistente de Pablo Iglesias.

«Los hechos son de una gravedad extraordinaria. En un Estado democrático de Derecho deben ser las propias instituciones las que investiguen y depuren las responsabilidades penales o disciplinarias en las que hayan podido incurrir sus miembros en el ejercicio de sus funciones, especialmente un órgano encargado de promover la acción de la justicia en defensa de la legalidad como es la Fiscalía. Desde luego que, si ello no se hace, esta defensa lo hará», declara a El Independiente Antonio José García Cabrera, abogado de Villarejo.

La exigencia de responsabilidades por parte de la defensa del comisario jubilado hoy preso se produce a raíz de que El Confidencial haya desvelado los mensajes publicados en un chat de Podemos por la letrada de Iglesias (Marta Flor Núñez), de los que se deduce que los servicios jurídicos de Podemos conocían de forma anticipada los pasos que iba dando el Ministerio Público y la relación íntima que supuestamente mantenía la abogada con uno de los fiscales del caso al que se refería con el calificativo de ‘Ironman’.

El 23 de octubre de 2019, el ex responsable de Protección de Datos de Podemos José Manuel Calvente envió un burofax al secretario de Organización del partido en el que le advertía de que Marta Flor Núñez podía poner en peligro la investigación contra el comisario Villarejo al «anteponer sus relaciones íntimas» con uno de los fiscales del caso a las recomendaciones que se le hicieron desde la organización. Calvente fue expulsado de Podemos semanas después por supuesto acoso laboral y sexual a Marta Flor que él niega y que achaca a una respuesta disciplinaria por investigar irregularidades económicas en la formación.

El abogado de Villarejo considera que Ignacio Stampa y Miguel Serrano «no sólo han perdido la apariencia de imparcialidad para seguir liderando la acusación pública en este procedimiento», sino que, «de ser ciertas las informaciones, se habría podido cometer un delito de revelación de secretos» por proporcionar información secreta de la causa a la defensa de Pablo Iglesias antes de que el juez de la Audiencia Nacional Manuel García-Castellón abriera una pieza separada para investigar qué hacía la tarjeta del teléfono supuestamente robada a Dina Bousselham en el domicilio del comisario retirado hoy en prisión preventiva.

La defensa de Villarejo dice que la posible filtración afecta a todo el ‘caso Tándem’ al estar Podemos personado en todas las piezas

«Como publiquen lo de Dina nos arruinan el registro», publicó Marta Flor Núñez en el chat el 25 de febrero de 2019. La abogada de Podemos se refería a la entrada y registro en la redacción de Okdiario que los fiscales Anticorrupción habían pedido al juez que autorizara por ser el diario digital que, en julio de 2016, había publicado mensajes que contenían la tarjeta del móvil que fue robado a Bousselham. Esa diligencia no fue aceptada.

La defensa de Villarejo mantiene que los mensajes desvelados por El Confidencial pueden afectar a no sólo a la pieza Dina sino a todo el caso Tándem, dado que Podemos está personado en la treintena de piezas separadas que ya se han abierto desde que se inició la instrucción de esta macrocausa hace tres años.

En abril de 2019, en vísperas de las elecciones generales del 28-A, José Manuel Villarejo envió un comunicado desde la prisión de Estremera -donde permanece recluido de forma preventiva desde principios de noviembre de 2017- en el que ponía como ejemplo de la «utilización política» de la causa la investigación de la tarjeta del móvil de Dina Bousselham por parte del líder de Podemos. La intención sería ir contra un medio crítico con su actuación como líder político y poner de manifiesto la supuesta ‘policía política’ que operó durante los gobiernos del PP.

Villarejo: «¿Quién dirige esta investigación?»

«¿Quién está dirigiendo verdaderamente esta investigación? ¿Quién saca, en pleno proceso electoral y justo cuando voy a declarar sobre el 11-M, el caso de la tarjeta de la asistente de Pablo Iglesias, rodeada de unos hechos y circunstancias que me resultan enteramente ajenos? Sr. Iglesias, en su esperado regreso prometió a sus votantes que nunca mentiría, porque eso no se lo perdonarían. Deje, por favor, de hacer campaña a costa de argumentos mendaces. Haga política», denunció.

En dicho comunicado, el antiguo agente encubierto se preguntaba por qué sólo afloraban dosieres que afectaban negativamente al «Partido Popular o medios de comunicación críticos con el poder» y en cambio no trascendía información acerca de sus encuentros con «directivos mediáticamente relevantes y personas muy posicionadas» de Podemos. «Se hablaban de cosas muy interesantes, créanme», añadió.

En los numerosos mensajes que ha enviado desde la cárcel, Villarejo siempre ha defendido el carácter «político» de esta pieza y la supuesta connivencia de los fiscales con Podemos en este procedimiento. Para sustentar su afirmación, el comisario ya retirado recuerda que Anticorrupción pidió el 21 de marzo de 2019 la citación como perjudicado de Pablo Iglesias, que prestó declaración seis días después pero que ya en el mitin de apertura de campaña (23 de marzo) dejó entrever que conocía lo que iba a ocurrir.

El mitin ante el Reina Sofía

«¿Desde cuándo se lleva investigando este asunto para que casualmente se le ofrezca ahora a Pablo Iglesias comparecer como perjudicado? ¿Por qué sabía él a su vuelta a la actividad política –en el mitin de la plaza del Reina Sofía– que iba a ser llamado si la causa estaba secreta? ¿Esto no les parece llamativo y vergonzoso?», lanzó Villarejo en abril de 2019.

De otro lado, el PP ha anunciado este jueves que pedirá la comparecencia en el Congreso de los diputados tanto de Pablo Iglesias como de la fiscal general del Estado, Dolores Delegado, para que den explicaciones sobre la presunta filtración de información de los fiscales Anticorrupción a la abogado de Podemos y por qué el hoy vicepresidente retuvo durante meses la tarjeta del móvil de su antigua asistente.

Comentar ()