Europa | Internacional | Política

Casado a los escaños socialistas: "¿De qué se ríen?"

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, a su llegada este miércoles al pleno del Congreso EFE

La intervención del líder del PP, Pablo Casado, ha sido una enmienda a la totalidad a la gestión de coronavirus y a los brotes que está viviendo España. Lo ha hecho durante el pleno extraordinario que se está celebrando en el Congreso para dar cuenta del Consejo Europeo, que ha liberado 140.000 millones de euros en transferencias y préstamos para nuestro país. Por eso, sus primeras palabras al subir a la tribuna de oradores ha sido preguntarse «de qué se ríen» en los escaños socialistas, y ha acusado al Gobierno de estar instalado en la “mentira, la arrogancia y un triunfalismo que llega  a ser ofensivo”.

«El paro ha crecido diez veces más en la pandemia que en el resto de la UE. España es el país que peor va a salir de la pandemia con la caída del PIB más estrepitosa. Si espera a tomar medidas, el cierre económico será brutal. Cuando nos dan cifras de la EPA como la de ayer usted se da aplausos», ha arremetido el líder del primer partido de la oposición. «Claro que la situación de la pandemia es catastrófica -ha admitido- pero en España más que en otros países», para pasar a defender que lo que necesita España «ya es una política sensata, justo lo que falta en el banco azul».

Fiscalidad a la baja, flexibilidad laboral, eliminación de la burocracia, competitividad, internacionalización y seguridad jurídica, es la receta del líder popular para intentar superar la crisis. En este sentido, ha agregado que «no puede consentir que su vicepresidente se ponga en Twitter al lado de los que se han saltado la ley. Eso cotiza el bolsa, porque el inversor que ve eso, no se mete en España» en alusión a la defensa que ha hecho Pablo Iglesias del tercer grado para los presos del procés.

Poco antes, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha aprovechado su primera intervención para hacer un llamamiento al acuerdo en España siguiendo el ejemplo europeo. Ya al término de su intervención, el jefe del Ejecutivo ha apelado a que «acordar significa ceder, no acordar significa perder. España debe entenderse con España. Debemos hacer posible llegar a acuerdos».

La distancia de Holanda y de España era, «al principio enorme, nadie entendería que no se pueda hacer lo mismo en nuestro país. Si un Gobierno conservador liberal se pone de acuerdo con uno progresista, resulta difícil explicar que entre partidos españoles que defienden los mismos intereses no se pueda llegar a acuerdos». Por tanto «me gustaría que sirva de ejemplo, acicate e inspiración y nos ponga delante del espejo. Europa ha sabido estar a la altura. Uno país entero que necesita ponerse en pie. Hay esperanza. Si España quiere, puede», aunque no ha aludido directamente a la negociación presupuestaria.

Ha comparado Sánchez la respuesta a la actual crisis con la que se dio en 2008, marcada por los recortes y de ajustes. Incluso ha ido más lejos al afirmar, en lo que viene siendo un mantra gubernamental, que la agenda europea coincide exactamente con la del Gobierno de coalición. Por lo demás, en su intervención inicial, a hecho un repaso por las diversas y, en muchos casos, agónicas reuniones del Consejo, que ha alcanzado un acuerdo no sin enormes dificultades por la resistencia de los llamados países «frugales», partidarios de una mayor condicionalidad en las ayudas.

A pesar de las dificultades, Sánchez ha dicho no haber dudado nunca de las intenciones de Europa y hasta se ha mostrado comprensivo «con aquellos que mostraban más reticencias», pero que, en ningún caso, «España iba a renunciar a sus objetivos: un fondo ambicioso, constituido principalmente por trasnferencias, no por préstamos y para los países más afectados por la emergencia sanitaria». Y nuestro país no estuvo sólo «sino respaldado por una amplia mayoría».

Sánchez, que al inicio de su primera intervención ha alertado sobre el ascenso de los países de la ultraderecha, lo que ha provocado murmullos en los escaños de Vox y un irónico comentario del jefe del Ejecutivo -«se agradece que reconozcan que son la ultraderecha de este país»- con cierto tono solemne ha proclamado que Europa «ha estado a la altura».

Con la presencia de todo el Gobierno y los escaños socialistas en pleno, -a pesar de estar limitado el aforo a un 50 por ciento como máximo-, se ha felicitado de que «donde hubo rescates y austeridad ahora hay medidas para la recuperación económica y social y donde hubo troika ahora hay un acuerdo de estados miembros».

Comentar ()