El PP ingresó 643.000 euros menos por cuotas de afiliados durante 2019, el año en el que se consumó su desplome electoral tras la etapa de gobierno de Mariano Rajoy y que supuso la irrupción de Vox. La formación que lidera Santiago Abascal logró atraer no sólo a abstencionistas en los comicios de noviembre; también a varios cientos de miles de ciudadanos que en la cita de abril habían apoyado al partido de Pablo Casado.

Según se detalla en las cuentas anuales presentadas el pasado 15 de julio ante el Tribunal de Cuentas, el Partido Popular sumó el pasado año en cuotas de afiliados 2.981.805 euros, frente a los 3.625.378,51 euros recaudados el ejercicio anterior (-17,8 %). La caída es del 28,8 % si la comparación se establece con el resultado obtenido en este capítulo en 2017 (4.183.205,44 euros).

En la misma línea, las aportaciones de cargos electos y públicos disminuyeron en 248.977 euros al reducirse el número de representantes obtenidos (de 2.324.669,56 a 2.075.692,56 euros), si bien esta caída se compensó en gran medida con el aumento de las donaciones y legados recibidos en dicho periodo: de 47.932,48 a 276.446 euros.

Detalle de los ingresos de origen privado contabilizados por el PP durante el ejercicio de 2019.

En las primeras elecciones generales tras la salida de Rajoy de La Moncloa, celebradas el 28 de abril de 2019, el PP se dejó en el camino más de 3,55 millones de votos respeto a la cita de 2016. Ello le supuso perder 71 diputados (de 137 a 66), si bien en la repetición de los comicios del 10 de noviembre -tras no lograr formar gobierno Pedro Sánchez- el partido comandado por Pablo Casado mejoró sus resultados y elevó su representación en el Congreso a 89 escaños. Vox, por su parte, se situó como tercera fuerza política tras recibir más de 3,65 millones de papeletas, que se tradujeron en 52 diputados (38 más que en abril).

Más endeudamiento

En total, el PP contabilizó el pasado año ingresos por importe de 84,39 millones de euros, de los que el 93,68 % tuvieron un origen público (79,05 millones). Ese porcentaje representa casi la mitad del registrado en 2018, si bien entonces las subvenciones electorales (2.692.974,69 euros) supusieron 44 millones menos que en 2019 (46.934.768,04 euros) al no haber la sucesión de comicios que se registró el pasado año.

De otro lado, el endeudamiento de la formación conservadora aumentó en en 12,75 millones, principalmente como consecuencia de la contratación de nuevos créditos para hacer frente a los distintos procesos electorales celebrados durante el ejercicio (generales del 28-A y 10-N, locales, europeas y una docena de comicios autonómicos). A 31 de diciembre de 2019, el PP debía a los bancos 38,2 millones de euros.

Desglose de la deuda con bancos al cierre del pasado ejercicio y saldo a finales de 2018.

De los más de 20,75 millones de euros que adeuda a las entidades financieras a largo plazo, 11.339.260,86 euros corresponden al saldo pendiente de pagar del crédito hipotecario firmado hace 14 años para comprar el edificio en el que se encuentra la sede nacional, situada en el número 13 de la madrileña calle de Génova. Ello significa que el partido amortizó durante el pasado año 1.079.065 euros, a razón de 89.922 euros al mes.

Durante el año pasado, 93 de cada 100 euros que ingresó el PP eran de origen público

En abril de 2006, el PP pidió un préstamo de 37 millones de euros a Banesto (Grupo Santander) para adquirir el inmueble en el que se había instalado la antigua Alianza Popular en febrero de 1983, meses después de las elecciones generales en las que se impuso por primera vez el PSOE de Felipe González y en la que los conservadores se convirtieron en el principal partido de la oposición -lograron 107 diputados- tras el hundimiento de la UCD. La formación ocupó en régimen de alquiler dicho edificio -propiedad de la aseguradora Mapfre- hasta que escrituró su compra en el primer semestre de 2006, durante la etapa de Mariano Rajoy como presidente.

De acuerdo con los datos que se detallan en las cuentas correspondientes a 2019, el PP ha devuelto ya casi el 70 % del capital que le prestaron (a Euríbor + 0,8 %). De mantener este ritmo de pago, los populares habrán devuelto el crédito en su totalidad a mitad de 2030, seis años antes del plazo de vencimiento previsto.

Loader Loading…
EAD Logo Taking too long?

Reload Reload document
| Open Open in new tab

De acuerdo con la tasación realizada años atrás por la consultora especializada Quick Expansión, el céntrico edificio -en las inmediaciones de la Plaza de Colón- tiene un valor superior a los 51,24 millones de euros. La estimación sería mucho mayor si el partido lograra un cambio de uso a hotelero o residencial.

Los 9,41 millones restantes de deuda a largo plazo con bancos corresponden a otros 24 préstamos, con saldos vivos que oscilaban al cierre del ejercicio entre 1,81 millones y 16.542 euros. Se trata mayoritariamente de otros créditos hipotecarios (22), con periodos de vencimiento que van desde 2022 a 2045.

Por su parte, la deuda a corto plazo ascendía a 17,11 millones de euros, de los que el 86,9 % (14,87 millones) correspondían a ocho operaciones crediticias firmadas con cuatro entidades (BBVA, Sabadell, Abanca y el ICO) para afrontar los gastos derivados de las elecciones municipales, europeas y la doble cita de generales. De la cantidad total, a los comicios del 10 de noviembre se destinaron 7,33 millones de euros.