Política | Tribunales

Los CDR amenazan con un nuevo "otoño caliente" ante la inhabilitación de Torra

Radicales de los CDR queman una imagen de Felipe VI en Barcelona.

Radicales de los CDR queman una imagen de Felipe VI en Barcelona. EFE

Los CDR saldrán a la calle a protestar ante la más que probable inhabilitación del presidente de la Generalitat, Quim Torra. Los grupos radicales que hace justo un año incendiaron Barcelona en protesta por la sentencia del procés amenazan con un nuevo «otoño caliente» en defensa de Torra y se han convertido, así, en los primeros en asumir como propio el discurso de la «confrontación» en el que insiste JxCat.

El partido de Carles Puigdemont se niega a pactar la convocatoria de elecciones en respuesta a la inhabilitación, como le reclaman sus socios de ERC y la CUP, además del conjunto de la oposición. Con su convocatoria, los CDR de Barcelona asumen el discurso de Torra y «ponen en el centro la ignominia» de la inhabilitación a un president en ejercicio.

Los CDR ya recuperaron su cara más agresiva el pasado viernes, con una «celebración» de la Diada que empezó con la quema de un muñeco del Rey y acabó con disturbios en el barrio de Gracia. Aunque en esta ocasión los radicales se encontraron con la oposición de los propios vecinos, que impidieron la quema de un contendor en la vía.

Discurso victimista

Torra y el Govern han articulado ante la inminente decisión del Tribunal Supremo un discurso en el que el TS es el responsable de la inhabilitación del president, aunque lo cierto es que el alto tribunal verá el recurso de Torra en contra de la condena impuesta por el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSCJ).

Torra, como la portavoz Meritxell Budó, o el líder del grupo parlamentario, Albert Batet, insisten en que el «hecho extraordinario» de que Torra esté a punto de ser inhabilitado «por defender el derecho a la libertad de expresión». Pero obvian que la condena impuesta por el TSJC obedece a un delito de desobediencia, del que el propio Torra se declaró culpable en su declaración ante el Superior de Justicia de Cataluña.

JxCat ha convertido esta nueva batalla judicial en piedra de toque de su campaña y rechaza hablar del día después, como le reclaman sus socios, para evitar fijar un calendario electoral. Esta semana ha sido la CUP la que ha iniciado una «ronda de contactos» entre los partidos independentistas para pactar una respuesta unitaria a la inhabilitación. Pero la posibilidad de que esa respuesta se pacte en forma de resolución parlamentaria, como querían la CUP y ERC, se desvanece ante las negativas de JxCat dar por hecha la inhabilitación.

«La unidad no es una fecha electoral, la unidad es cómo avanzamos en el proceso de independencia» argumentaba Batet este martes al ser preguntado sobre la estrategia parlamentaria de JxCat ante el Debate de política general, que estará marcado también por el calendario judicial de Torra.

Paradójicamente Torra, que ha hecho coincidir el Debate de política general con la vista de su recurso, no abordará en su intervención ante el pleno la respuesta a su previsible inhabilitación, según ha avanzado la portavoz del Govern. Una actitud que Cs criticaba este martes, denunciando la voluntad del president de «atrincherarse» en el cargo para alimentar esa confrontación que los CDR prometen hacer realidad.

Comentar ()