Hana Jalloul ha sido uno de los últimos fichajes estrella de Pedro Sánchez para la política madrileña. Me atrevo a decir que ella fue la primera sorprendida. Hasta marzo de este mismo año, su nombre y su imagen apenas aparecía en algunas reseñas en Google, y eso que ostentaba un cargo absolutamente relevante: era secretaria de Estado de Migraciones, además de diputada del PSOE. Pero el presidente del Gobierno la requirió para la política madrileña, con objeto de apuntalar la candidatura de Ángel Gabilondo y su vida cambió radicalmente.

Más aún cuando tras los malísimos resultados de su partido, que se dejó 13 escaños el pasado 4 de mayo en la Asamblea de Madrid, Gabilondo decidió retirarse y Jalloul se quedó como cabeza visible de su grupo parlamentario. Es una mujer joven, de tan solo 43 años, pero con un CV impresionante: es doctora en Relaciones Internacionales, experta en terrorismo y habla cuatro idiomas. De agradable conversación y maneras suaves, aunque muy firme en sus convicciones, tiene el difícil reto de recuperar a un debilitado socialismo madrileño y convertirlo en alternativa viable de cara a los próximos comicios de 2023. Una tarea muy complicada visto el apabullante triunfo de Isabel Díaz Ayuso y su, aparentemente, imparable popularidad.

Pregunta.- ¿Qué tal, Hana? ¿Ya de vuelta al cole? ¿Te has ido de vacaciones o no?

Respuesta.- Me fui de vacaciones algunos días en julio, y en agosto he estado con mi equipo trabajando porque la oposición a la señora Ayuso ni puede ni debe descansar. Hemos estado haciendo un ‘tour’ por muchos municipios de la Comunidad de Madrid, escuchando las necesidades de los madrileños y de las madrileñas en materia de sanidad, educación, transportes, etcétera.

P.- ¿Cómo ha ido esta vuelta por la Comunidad de Madrid? ¿Qué percibes tocando la calle, hablando con los madrileños? ¿Cuáles son las percepciones que tenéis de cómo va la Comunidad de Madrid? El respaldo dado, en las elecciones de mayo, al PP ha sido extraordinario. ¿Crees que mantienen los madrileños esta ‘pasión’ por lo votado?

R.- El contacto a nivel local con los ciudadanos, con la sociedad civil, es importantísimo porque es un termómetro de lo que la sociedad necesita. Hemos visto que lo que le preocupa mucho a los madrileños y a las madrileñas es la sanidad y la educación. Que esté su centro de salud por las tardes, que la vacunación no se haga desde un centro de salud porque ya sabes que ahora mismo hay un millón de dosis sin administrar. Hemos estado también en un instituto en Alcalá de Henares. Se prometió hace diez años, al final ha empezado en 2019 y en la actualidad no se ha terminado la primera fase, aunque Osorio prometió que ahora estaría ya en la segunda fase, pero todavía no ha comenzado. Los planes de inversión regional, por ejemplo. Nuestros alcaldes están preocupados porque desaparecieron 300 millones del plan regional, o sea que no sabemos dónde está ese dinero, del plan de inversión regional del 2016-2019, y ahora, en el nuevo plan de inversión regional, no sabemos dónde va ese dinero, cómo se va a asignar.  Ahora se ha pasado del 2021-2025 al 2022-2026, por tanto, es un año que los ayuntamientos en la Comunidad de Madrid se quedan sin inversiones. Eso les preocupa mucho a los alcaldes. A nivel del ciudadano, lo que es más tangible: los sueños de sus hijos; que se hayan quedado 25.000 estudiantes sin plaza de FP. Ya denunciamos el año pasado que se quedarían sin plaza 20.000. Este año han sido 25.000. Y el tema de la sanidad, después de la pandemia, que es lo que le preocupa a la gente.

P.- Han pasado cuatro meses después del triunfo espectacular de Isabel Díaz Ayuso. A mi me gustaría saber si la izquierda se ha recuperado o no, porque el batacazo, hay que reconocerlo, fue tremendo, especialmente para los socialistas que además acabaron por detrás de Más Madrid. ¿Habéis hecho autocrítica? ¿Dónde estáis? ¿Por dónde irá vuestra labor de oposición?

R.- El gobierno de Díaz Ayuso lleva cuatro meses. Cuatro meses en los que ha habido que conformar comisiones y conformar gobierno. Yo fui elegida también portavoz del PSOE en la Asamblea de Madrid, y además estamos en verano. No hemos tenido demasiado tiempo para ver muchos de los resultados. Sí es cierto que nosotros sentimos que ya se nota que en Madrid ya se sabe que nosotros somos oposición. Nosotros somos la alternativa. Se siente que somos la oposición, que estamos en medio, que nos estamos moviendo, que estamos en el proceso de escucha activa con la gestora y que estamos muy presentes. Es un cambio fundamental. No obstante, resultados a gran escala todavía no. Tenemos que ser prudentes y esperar unos meses más. No obstante, hasta final de año, todavía nos quedan dos Congresos: el Congreso Federal, a nivel nacional, y el Regional aquí, en la Comunidad de Madrid. La ponencia que se llevará al Federal ya se ha terminado. La que se llevará al Regional se está trabajando en ella y se llevará en noviembre, porque el primero en celebrarse será el Congreso Federal. Estamos en proceso de cambio, pero sí, en esa autocrítica que viene de la pérdida de esos trece escaños, que ha sido un golpe muy grande. Pensamos que no hemos llegado a la sociedad civil como teníamos que haber llegado o que nuestro mensaje no ha calado. Lo importante es no sentirnos hundidos por esto. Hay cosas que pasan en la vida y ahora nos ha pasado esto, y más vale darse cuenta ahora, con este golpe, y decir: ‘Oye, a lo mejor ha pasado esto porque tenía que pasar’. Ilusión, cambio de equipos, cambio de estrategia… en eso es en lo que estamos trabajando.

No hemos llegado a la sociedad civil como teníamos que haber llegado o nuestro mensaje no ha calado. Lo importante es no sentirnos hundidos por esto»

P.- En política, como en el deporte, lo que cuentan son los resultados. Yo, personalmente, admiro al que fue el candidato, Ángel Gabilondo, pero está claro que la elección no funcionó. El resultado fue malo. Esa es la realidad. ¿Cómo os estáis planteando la renovación de ese equipo? ¿Cómo y en qué tipo de perfiles estáis pensando para ganar las próximas elecciones? Porque está claro que algo ha fallado respecto al que estuvo implicado en las anteriores.

R.- Quiero resaltar la labor de Ángel Gabilondo, que hizo un gran trabajo. No podemos olvidar que él, en 2019, sacó 37 escaños, ganó las elecciones. Es cierto que la pandemia fue decisiva y bueno, el hecho de que no se sintiera que había una oposición como se entiende que debe ser una oposición… también Ángel Gabilondo, al que nosotros admiramos mucho, tiene una personalidad particular, y eso es lo que le hace ser como es. Pero las circunstancias han sido así. Creo que la pandemia ha sido decisiva para las elecciones y hemos visto una Ayuso acertada con esa campaña de ‘Libertad’, porque la gente quería salir, y fíjate, cosas como entregar un programa en blanco, que ese ha sido su programa porque no ha hecho nada, ha calado. Decía que iba a dar ayudas a los hosteleros y no ha dado ni una ayuda a la hostelería.

P.- Pero la popularidad que ella ha buscado con ese mensaje de pueblo, de calle, si me permites, ha calado plenamente. Ha triunfado y esa es la realidad.

R.- Ella es  populista. Y su mensaje sí ha calado. Generalmente, el populismo no dice la verdad.

P.- Esto de ir a las emociones,  a las tripas, llega. Y vosotros, está claro no habéis llegado en absoluto.

R.- Era un momento en el que, a lo mejor, nosotros teníamos miedo y creíamos que la prudencia, sobre todo cuando hablamos de salud, era más importante. Nunca hablamos de cerrar los bares, solamente que las zonas en las que hubiera mayor incidencia (unos 300 casos) bajar el toque de queda y dar ayudas. Pero ni siquiera eso ha calado. Tenemos una comunidad en la que hay un treinta por ciento más de fallecidos. Aquí la tasa de fallecimientos ha sido muy alta en relación con el resto de las comunidades autónomas, además de los fallecidos en residencias, alrededor de siete mil personas. Con ese background te da un poco de miedo. Las claves del nuevo equipo que estamos construyendo en la Asamblea de Madrid son: una dirección fuerte, muy transversal el trabajo y un equipo muy integrado con los diputados. La comunicación es muy importante. Hemos hecho una proyección mediática bastante fuerte: estar todos los días en medios, que se vea no solo nuestro trabajo, el de la dirección, sino el de los diputados, porque tenemos un grupo de 24 pero que trabajan como 40 y que en sus áreas tienen mucho expertise. Nuestra filosofía es la transversalidad y el empoderamiento de todo el equipo. Trabajar juntos con una estrategia y una metodología de trabajo.

P.- ¿Cómo ves a los que están gobernando? Tenemos una presidenta que está en su apogeo, subida al tren del éxito, pero que depende mucho del capricho de la ultraderecha, con sus mensajes, un poco medievales y a veces un poco estrambóticos, con temas como el pin parental u otros. ¿Cómo estás viendo esa acción de gobierno?

Las claves del nuevo equipo que estamos construyendo en la Asamblea de Madrid son: una dirección fuerte, muy transversal y un equipo muy integrado con los diputados»

R.- Es un gobierno que está totalmente marcado por la ultraderecha. Es así. Entre ellos se intercambian cromos. Para empezar, el gobierno de la Comunidad de Madrid ha secuestrado el Parlamento porque no nos deja ejercer la función de control, que es esencial. Esa función nos la están cortando. No nos pasan nada. Por ejemplo, la comisión de residencias. No se nos permitió. Algo que es fundamental y que ya se hizo en la legislatura pasada, porque las familias tienen derecho a saber que pasó con tantos fallecidos.

Si  ellos creen que no pasó nada, ¿por qué no dejan hacer la comisión en la que ellos tendrían una participación importante? Sería mucho mejor para ellos, si quisieran ser transparentes. Luego está la comisión fiscal de estudio de los fondos europeos, para la fiscalización de los fondos. Tampoco nos la han pasado. Luego se quejan de que no les dan dinero y de que los fondos no llegan. ¡Pues hombre, dejadnos hacer la comisión para ver qué pasa! Sí pasan la comisión de Barajas, únicamente para hacerle control al Gobierno de España, que es lo que hacen, oposición al Gobierno de España, en vez de trabajar para los madrileños y para las madrileñas. Algo en lo que además no tenemos competencias porque, como se sabe, Barajas es competencia del Estado. Vox dijo que apoyaría la comisión de residencias, pero luego vimos que no. Por eso sabemos que se intercambian cromos. La señora Ayuso dijo que reduciría el número de Consejerías de trece a nueve porque así lo solicitó Vox. ¿Qué es lo que ha hecho? Aumentar un montón el número de altos cargos directivos intermedios, como le echó en cara la señora Monasterio. Se van marcando el paso el uno al otro (PP y Vox) y es algo que asusta porque se ha llegado a plantear la revisión de las leyes LGTBI de 2016, las dos leyes LGTBI que se aprobaron por consenso. Se empiezan a cuestionar derechos ya adquiridos.

P.- ¿Tú crees que tendrán el valor de hacerlo?

R.- ¿Ellos cómo lo dicen? Dicen que algunos artículos, jurídicamente, no están bien descritos. Les hemos preguntado, seguiremos rebatiendo la idea de cualquier cambio en las leyes LGTBI que se pasaron por consenso y como no podía ser de otra manera no lo permitiríamos jamás. Ahora tenemos otra ley a nivel estatal que es fundamental y da muchos derechos al colectivo. Lo vamos a luchar y vamos a ver que pasa porque ellos están siempre a merced de Vox.

P.- Según su punto de vista, Díaz Ayuso es prisionera de Vox y prisionera de la señora Monasterio.

R.- Totalmente. Sí.

P.- Pero vosotros tenéis un problema y es que, entre los tres partidos de izquierda, sumáis lo que sumáis.

R.- No lo suficiente para gobernar.

P.- ¿Qué potencial tenéis para poder frenar acciones o leyes, como el caso que comentábamos de las leyes LGTBI? Porque como hemos visto en el caso de las residencias, o de Telemadrid, la capacidad de frenar decisiones que para muchos madrileños son tremendas, ha sido poca.

R.- Creemos en el poder del trabajo. La gente acaba viendo que luchas por sus derechos. Creemos también en el poder de la calle. Hay que tener mucho contacto con la sociedad civil para rebatir las ideas y la falta de gestión. Aquí hay un problema de base y es que el gobierno de Díaz Ayuso es un gobierno de grandes titulares, ¿no?, y de decir lo que le da la gana porque nada le pasa factura, como lo que ha dicho hace unos días de la vacunación, lo de los religiosos, aunque luego le rebatan sus consejeros… luego no te encuentras a tu novio en el parque…

El gobierno de Díaz Ayuso es un gobierno de grandes titulares y de decir lo que le da la gana porque nada le pasa factura»

P.- ¿Qué opinas de este tema? Ha salido la señora Ayuso reconociendo determinadas cosas y luego el señor Escudero diciendo exactamente lo contrario.

R.- Es poco serio. Implica una falta de gestión palmaria. Nos tienen que clarificar qué criterios utilizan y cómo. En marzo no había protocolos, se supone, para las personas grandes dependientes, pero ahora ella dice que había que vacunar a las religiosas porque, oye, son mayores, y el señor Escudero dice que no. Es todo así. En mayo también decían que tendrían al cien por cien de la población vacunada, pero en julio había un millón de vacunas que no administraba y ahora tiene un millón y medio de dosis sin administrar. Luego hubo problemas en la segunda dosis… ¡pero es que además lo decía hasta ella! A los hechos me remito. Es un desastre. No hay gestión.

P.- Pero parece que esto no le pasa factura, ¿no?

R.- No, no pasa factura. Efectivamente. Y hay un elemento importante (mira a una de sus colaboradoras, Alicia) Gente como ella (Alicia), que tiene 26 años, jamás ha vivido en la Comunidad de Madrid con otro gobierno que no sea el del PP. Eso es un elemento importantísimo. Hay gente que ha crecido en esta comunidad autónoma, muchos de nuestros jóvenes, que no han visto una alternativa.

P.- Pero la culpa, tendrás que admitir, que también ha sido de los socialistas…

R.- Sí, sí…

P.- Con todos los casos de corrupción que ha habido, la izquierda nunca ha sabido (en Madrid) cómo llegar a gobernar. Esto es una realidad que tendréis que admitir y por ahí habría que empezar a buscar soluciones. Si no, los jóvenes seguirán sin ver una alternativa al PP. ¿Qué falta para crear una alternativa fuerte por parte de la izquierda en Madrid frente a un PP con casos de corrupción, como ya hemos visto, a pesar de los cuales el PSOE no ha conseguido desbancar a la derecha?

R.- Es una buena pregunta.

P.- Sé que es complicada…

R.- No, pero te lo puedo contestar. Aquí lo que necesitamos es una estrategia muy madrileñista. Somos el partido de la justicia social. Somos el partido de las clases medias bajas y de las personas vulnerables. Nosotros somos también el partido de todo el mundo, y eso se ha visto con las políticas del gobierno a nivel nacional, que es muy importante. No somos como el PP, como el gobierno de Ayuso, que solo se preocupa de las rentas altas y le dan igual las rentas medias bajas, como ya se ha visto con el sistema impositivo o el olvido de las personas vulnerables, en la M30, que no importan los municipios del sur…  también influye mucho que ellos, cuando hacen campaña, se van con la maquinita a hacerse la foto en un colegio que luego dejan como terreno baldío, como ya hemos visto, y no pasa nada. O cortan cintas para inaugurar estaciones de metro como en San Fernando y luego los edificios se caen. Pero es cierto, en esta autocrítica que estamos haciendo y en esta metodología nueva que estamos cambiando, que estamos muy en un contexto de Madrid para los madrileños. Madrid tiene un contexto muy particular y diferenciado al del resto de las comunidades de España en donde hay que hacer un discurso que realmente importe a los madrileños. Es verdad que la sociedad cambia, la pandemia lo ha demostrado, y también la señora Ayuso sabe que tiene ahora mucho voto prestado.

P.- Ella misma lo ha reconocido. Al día siguiente de su victoria dijo que tenía un millón de votos prestados. Es una realidad. Como lo es el hecho de que ha realizado un discurso muy pegado a la realidad madrileña.

R.- Pero con un discurso muy populista. Ella habla mucho del madrileñismo, de que es muy madrileña pero no gestiona nada. La sanidad es un desastre, la educación es un desastre, no invierte para nada en los servicios públicos, en los que hay una degradación increíble. Para ellos, los servicios públicos no son importantes.

P.- Pero tampoco parece que esto le pase factura.

R.- Porque el PP tampoco está como estaba antes. El PP está mejor que nunca, y ha sido también producto de la pandemia y de esa estrategia populista. Nosotros somos el partido de todas las clases sociales, no solo de un tipo de población específica. Tenemos que traducir eso en la sociedad madrileña en votos. Por eso el estar en contacto con la gente en la calle es muy importante para nosotros. Necesitamos que la gente nos diga las cosas. Ser la voz de aquellos a los que representamos es muy importante y ser la voz de aquellos a los que no representamos también, porque todos somos ciudadanos de Madrid. Debemos llevar a cabo una estrategia que cale, porque hemos hecho cosas más sensatas y muchísima mejor gestión en muchos sentidos, pero ha calado de distinta manera.

P.- ¿Qué estrategia de comunicación tenéis?

R.- Pues mira, se llama estar presente. En eso es en lo que trabajamos día a día, en estar presentes. Estamos presentes día a día en medios, en redes, en pueblos, en entrevistas, en hablar con colectivos, en movernos, en estar en la calle, en estar en manifestaciones. También necesitamos espacios en los medios de comunicación y también en Telemadrid, a pesar de lo que ha pasado.

P.- ¿Les va a penalizar la nueva gestión de Telemadrid o os va a penalizar a vosotros?

R.- Creemos que se penaliza cortando la libertad de expresión, la libertad informativa, la libertad programática que tenía Telemadrid que era una televisión que funcionaba bien. Ahí volvemos al tema del control parlamentario; nosotros no hemos podido hacer ninguna enmienda a una ley que se ha pasado, por lectura única, y por la que se ha nombrado a un administrador, de la manera en la que se le ha nombrado, y que por cierto hizo el mayor ERE en la historia de Telemadrid y dejó una deuda de 260 millones. El director que había, el equipo que había, eliminó esa deuda y dejó Telemadrid en superávit. Había una pluralidad informativa muy importante y había recuperado la televisión pública madrileña. Ahora, la señora Ayuso ha asaltado Telemadrid para hacer ‘Teleayuso’, y está quitando un montón de programas que son interesantísimos, que tenían una audiencia muy buena… había muchísima variedad de programas.

P.- Dejemos Madrid y comentemos la escena nacional, aprovechando además tu experiencia en temas internacionales. Este mes de agosto ha sido, desgraciadamente, el mes de la tragedia de la retirada de Afganistán. Comencemos por el papel jugado por España, con esa puerta de entrada por la base de Torrejón, y que ha sido ensalzado por el propio gobierno norteamericano, aunque aquí, la oposición haya criticado una supuesta falta de reacción o lentitud por parte del gobierno de Pedro Sánchez.

R.- El presidente Sánchez ha estado todo el mes presente. Primero anunciando lo del ensayo clínico de las vacunas y ha estado presente en todo el dispositivo de Afganistán, con la presencia de la presidenta de la Comisión Europea, Úrsula Von der Leyen, y con el del Consejo. Sánchez ha estado y está presente en todos los temas importantes. Por tanto (la crítica) es mentira. Está haciendo tal ridículo la oposición que no tiene ninguna altura de miras, carece de altura institucional. Porque esto es bueno para España. Es como cuando el señor Casado se iba a tocar todas las puertas de Europa para que no nos dieran ni un duro, que tuvo que negociar el presidente Sánchez 140.000 millones que van a llegar, como siempre yo digo, a todos los españoles y españolas, que él no se lo lleva a su casa… este dinero es para todos los españoles y españolas porque estamos en eso, en un plan de recuperación económica. Y ha dicho el FMI que seremos, de los países avanzados, el primero en 2022. A los hechos nos remitimos. El gobierno de España está haciendo las cosas bien. Además… ¡qué nivel de política tan burda! ¡Meterte con unas alpargatas! ¡Por favor!

P.- ¡Qué además no eran alpargatas!

R.- El señor Almeida lo que tiene que hacer es aclarar el caso de corrupción del señor José Luis Moreno en el que se implica ya al administrador de Telemadrid, eso publicó La Vanguardia. Que aclaren ese tipo de cosas porque el impuesto que más nos cuesta a los madrileños y a todos los españoles es el de la corrupción. Que se dediquen a hablar de eso y no de las alpargatas. Un tema tan importante y que debería hacernos sentir orgullosos a todos, que somos el primer país de Europa en traer refugiados, que nos felicita Estados Unidos… y sale el señor Casado y a la media hora nos felicitan… ¡y es así con todo! Ya se ha hecho un convenio que ha salido con el Ministerio de Defensa y los americanos… esto es orgullo de país, pero no pueden estar contentos porque no tenemos una oposición constructiva. Una vez me preguntaron por el señor Casado y dije: ‘Que más me gustaría a mí que tener un líder de una oposición constructiva, con el que podemos hablar, negociar, pero es que no podemos porque si nos hablan de alpargatas todo el día y nos quieren quitar los fondos europeos…’ Me parece vergonzoso. Aparte de que es una ofensa el meterte con la libertad personal de vestirse como uno quiera. ¿Qué está pasando con este Partido Popular? Altura institucional, cero.

P.- Deme su opinión sobre la crisis con Marruecos, con esa avalancha de ilegales a principios de verano y la posterior, de hace algunos días, acerca de las repatriaciones de menores que, desde mi punto de vista, ha sido algo chapucera a nivel de comunicación en la forma en la que se hecho.

R.- En el punto en el que estamos ahora hay que esperar a que se pronuncie la Justicia. El Gobierno de España cumplirá las sentencias de los tribunales, sean favorables o desfavorables. Hay que ser prudentes y esperar. Lo que está claro es que Marruecos, así lo anunció su Rey, va a iniciar una etapa distinta con España y vamos a ver en qué se traduce eso.

P.- ¿Cómo te encuentras en la política madrileña? ¿Echas de menos la política nacional?

R.- Tú sabes que yo soy una mujer de retos. Esto lo es. Lo bueno que tiene la política, cuando estás en el gobierno, es que te permite cambiar la vida de la gente. Es una maravilla y un honor. Con el tema de las migraciones, por ejemplo, que es un tema tan humano. Ampliar las plazas del sistema de acogida en España, por ejemplo. Cosas que se están haciendo, que se van a hacer. O en lo que tiene que ver con la Cruz Roja, con el despliegue en costa, para recoger a esa gente. O tantas políticas de Estado tan vitales, como el IMV o el Escudo Social. Aquí me encuentro en una posición en la que ahora estoy en la oposición y no puedo llegar a hacer tantas cosas tan importantes. Tienes que fiscalizar la gestión del gobierno, lo que no hace, porque este gobierno no hace nada ni gestiona nada, como ya vimos en la legislatura pasada. Es un reto porque trabajo con equipos, con metodología, y hay que conseguir que mucha gente crea en tu trabajo. Estaré bien donde me ponga mi partido. Todo es importante. Yo aprendí mucho en lo relativo a la Administración General del Estado de administración y de gestión, que a mí es algo que me gusta mucho. La actividad parlamentaria es también muy interesante y aquí se aprende mucho, de la mecánica parlamentaria. Es una experiencia que me va a permitir aprender mucho.

P.- Estamos asistiendo a un rebrote tremendo de ataques homófobos, sobre todo provocado por menores de edad, que es más preocupante si cabe. ¿Por qué?

R.- Porque los discursos de odio son la antesala de los ataques.

P.- ¿Hay una responsabilidad política?

R.- Hay ciertas cosas que no se pueden cuestionar. Cuando nosotros estamos en la Asamblea hablando de la manifestación con motivo del asesinato de Samuel, se nos cuestionaba por parte de Vox. Se están cuestionando derechos adquiridos y esto es un peligro. Nosotros, el PSOE, hemos sido quienes hemos traído los derechos a este país. El matrimonio igualitario, la Ley LGTBI, la Ley de Igualdad de 2007. Nosotros hemos trabajado mucho en materia de feminismo y en favor del colectivo LGTBI. Un día estaba en televisión y me preguntaron acerca de que aún no se sabía si había sido un asesinato homófobo, y yo decía que, aunque no se supiera aún, solo el pensar que podía haberlo sido era motivo para salir a las calles porque no lo podemos permitir. El discurso del odio es la antesala de los delitos de odio. Hay que trabajar la pedagogía, hay que trabajar en los colegios, tenemos que seguir a través de las leyes de educación, con los colectivos, la Ley LGTBI a nivel estatal habla mucho a ese nivel de la pedagogía en los colegios. Partidos como Vox cuestionan esto y si el PP va de la mano, nosotros seguiremos luchando por los derechos de las personas diversas.

Vox sigue con su historia de la violencia intrafamiliar porque no quieren reconocer que se mata a las mujeres por ser mujeres»

P.- ¿Está España anestesiada respecto a estos problemas? Lo digo también por la violencia de género. Sigue habiendo mujeres asesinadas y da la impresión de que la gente está ya acostumbrada a todo esto. Me parece terrible.

R.- ¿Qué miedo! Seguimos teniendo grupos que niegan la violencia de género. A los hechos me remito. Nosotros pedimos un minuto de silencio y el portavoz (de la mesa de edad en la constitución de la Asamblea) Mariano Calabuig me dijo que no, que cuando se nombrara a Eugenia Carballedo (presidenta de la Asamblea); luego me lo volvieron a negar, me mandaron sentar. Vox sigue con su historia de la violencia intrafamiliar porque no quieren reconocer que se mata a las mujeres por ser mujeres. Y ahora con el elemento de la violencia vicaria, que se mata a los hijos para hacer daño a las mujeres. Estamos en ese contexto ahora mismo. Es cierto que ha habido un auge de movimientos de ultraderecha en toda Europa, como en Hungría, en el Reino Unido a raíz del Brexit… menos mal que tenemos a Biden. Todo eso está ahí. Ha sido un tiempo difícil, pero somos una sociedad muy progresista, y no olvidemos que las crisis económicas tienen mucho que ver con esto. La recuperación económica que vamos a tener gracias a los fondos europeos y a la gestión del gobierno socialista nos va a poner en una situación distinta y nos ayudará a combatir estos discursos.

P.- ¿Este posible auge económico y recuperación, si llega, favorecerá al PSOE?

R.- Creo que sí. Pero tendremos que hacer una fiscalización de dónde el gobierno de la Comunidad de Madrid va a poner los fondos porque no nos han dejado hacer la comisión de estudio, pero vamos a fiscalizarlo. Haremos preguntas, en esa labor de transparencia en la que insistimos siempre. Muchas no se nos responden, pero ya buscaremos los mecanismos.

P.- Hagamos el ejercicio de imaginarnos en campaña. Dame tres puntos clave para que los madrileños te voten.

R.- Primero, hacer una estrategia de trabajo importante para los madrileños y madrileñas. Vivienda, fundamental, sobre todo para nuestros jóvenes, para que puedan emanciparse.

P.- Porque no tienen dinero, y el poco trabajo que tienen es precario.

R.- Hay que darles oportunidades, becas, en materia de educación, para que aquellas personas que no tienen capacidad de opositar porque no tienen recursos suficientes puedan opositar a cargos del Estado y a la Comunidad de Madrid, les daremos becas para que puedan hacerlo. Nosotros queremos trabajar en la igualdad de oportunidades, porque sin la igualdad hay desigualdad, que es lo que hace la Comunidad de Madrid. Queremos que todo el mundo tenga acceso a una vida mejor. Me pides tres cosas, pero es que la sanidad también es muy importante. La estrategia en ciudades sostenibles también lo es. En el marco de esa Ley de Cambio Climático que hizo el Gobierno de España, nosotros hemos presentado ya iniciativas verdes. Un programa concreto, pequeño, pero en el que la gente sienta que puede independizarse, tener un buen trabajo, una casa que se pueden pagar, que aquí no pasa porque los alquileres son muy caros porque no hay oferta, ofreciendo un parque de vivienda pública.

P.- Una asignatura pendiente en Madrid y en toda España, esto del alquiler.

R.- Hay que ofrecer también sanidad de calidad, que los ciudadanos se puedan vacunar al lado de casa y no se tengan que ir al Zendal. La movilidad sería otra… tres propuestas son pocas, pero se podría conformar un programa de diez. Añado una más: abono transporte gratis, por ejemplo. En cuanto comience de nuevo el período de sesiones vamos a presentar una serie de iniciativas claves: en materia de sanidad demandaremos que se mejoren y aumenten los recursos materiales y humanos, sobre todo en atención primaria. Somos la comunidad más rica y la que menos gasta en este campo. Estamos dispuestos a llevar este tema al Defensor del Pueblo. Sobre la financiación de los ayuntamientos, presentaremos una iniciativa para que la Comunidad de Madrid asegure que la participación de los ayuntamientos en los ingresos de la Comunidad sea la necesaria para que estos puedan desarrollar sus funciones con eficacia. Impulsaremos también actuaciones específicas para los jóvenes en forma de un plan de empleo y un plan de acceso a la vivienda. Y en materia de empleo, presentaremos una iniciativa en el ámbito del emprendimiento, además de organizar unas jornadas con autónomos y PYMES para mostrar nuestro apoyo a estos colectivos y ser el vehículo de sus demandas en la Asamblea.