“Por fin una mujer es candidata a la presidencia de la Comisión Europea». Ursula von der Leyen, que se declara europea de nacimiento, antes que alemana, se ha dirigido a los europarlamentarios en francés, en alemán y en inglés, con una pasión europeísta que ha sido recompensada con una salva de aplausos.

La candidata a presidir la Comisón Europea, que afronta una crucial votación esta tarde, ha prometido «un gan pacto verde» en sus primeros cien días de mandato. Con el apoyo ya garantizado de los populares (182 eurodiputados), se ha lanzado a por el voto de liberales (108) y de los decisivos socialdemócratas (154) con un discurso social, ecologista y por la paridad. Habrá expectación porque el voto es secreto, aunque muchos eurodiputados ya han anunciado su posición.

Von der Leyen, nacida en Bruselas hace 60 años, ha empezado el día con un recuerdo en Twitter a Simone Veil, quien hace 40 años se convirtió en la primera mujer que presidió el Parlamento Europeo.  «El coraje de los pioneros y pioneras como Veil me ha inspirado en mi visión de Europa», ha declarado en su intervención.

«Los fundadores y fundadores han construido la paz, un mercado enorme sin fronteras… 500 millones viven en paz y libertad. La generación de mis hijos no se puede imaginar ­­­sin Europa….Ahora hemos de defender nuestra Europa. Afrontamos enormes retos: la digitalización del mundo laboral, el cambio climático.. todos los afrontamos a la manera europea», ha señalado la hasta ahora la ministra alemana de Defensa.

A la manera europea

La manera europea, según Von der Leyen, se basa en «el multilateralismo y comercio justo, un orden basado en reglas, queremos hacerlo a la europea. Si nos embarcamos por la senda europea hemos de redescubrir nuestra unidad. Si estamos unidos dentro, nadie nos dividirá desde fuera. Si cerramos nuestras brechas, podemos convertir los desafíos en oportunidades».

Ha destacado la aspirante a presidir la Comisión Europea cómo resulta crucial cuidar nuestro planeta. «Quiero que Europa sea el primer continente neutral en términos climáticos de aquí a 2050. Hemos de ser audaces. El objetivo de 2030, un 40% de emisiones de CO2, es insuficiente. Hemos de ir más allá, hasta el 50% o el 55%… Voy a proponer un nuevo green deal en los primeros 100 días de mi mandato. Una ley europea para el clima. Necesitaremos inversiones a gran escala. Propongo la creación de un banco climático para desbloquear un billón de inversión en la próxima década. Esto implica cambios en la manera en que vivimos».

Ursula von der Leyen, que ha anunciado que dejará de ser ministra de Defensa pase lo que pase en la votación de esta tarde, necesita 374 votos de los eurodiputados para ser la primera mujer en presidir la Comisión Europea. Su nombre surgió después de una cumbre de más de 50 horas de los jefes de Estado y de Gobierno de los Veintiocho. Su aliada Angela Merkel hubo de abstenerse debido a que los socialdemócratas, en el Gobierno federal, rechazan a Von der Leyen por su labor en Defensa y por no haber sido Spitzenkandidat.

En su discurso, Von der Leyen ha prometido paridad de hombres y mujeres en la Comisión Europea, un reaseguro de empleo europeo, un salario mínimo, y un plan de inversiones para «una transición justa».

«Se trata de crear una unión más justa, más igualitaria, eso me va a inspirar en mi cargo, como lo ha sido en mi carrera», ha señalado. Ursula von der Leyen, es ginecóloga, madre de siete hijos y fue la primera mujer en asumir como ministra de Defensa en la República Federal de Alemania. Durante años se dijo que era la delfín de Merkel, aunque finalmente su heredera como líder de la CDU es Annegret Kramp-Karrenbauer.

La candidata del Consejo Europeo a la sucesión de Jean-Claude Juncker ha apostado por reforzar el pilar social de la Unión Europea y se ha mostrado firme en la defensa del Estado de Derecho, una llamada de atención a los euroescépticos y a países como Hungría y Polonia.

«La cuna de nuestra civilización europea es la filosofía griega y el derecho romano. Pasamos por nuestros periodos más aciagos cuando estuvimos sometidos a dictaduras. El Estado de Derecho es la mejor herramienta para defender estas libertades y proteger a los más débiles. No puede haber ninguna concesión cuando hablamos del Estado de Derecho. Apoyo un mecanismo para la UE, adicional, sobre el Estado de Derecho. La Comisión será la guardiana de los Tratados», ha dicho.

En su alocución Ursula von der Leyen ha aludido a una experiencia personal, cómo su familia acogió a un refugiado sirio: «Les voy a congtar una historia sobre perspectivas. Hace cuatro años recibí a un refugiado de Siria en mi casa. No hablaba alemán, estaba traumatizado por la guerra civil en su país. Hoy habla alemán, inglés, por supuesto árabe, estudia en la escuela nocturna y está comprometido con su comunidad. Quiere volver a su casa en el futuro».

Ha defendido un derecho europeo de asilo y más Europa en el mundo. Para ello considera imprescindible «tomar decisiones por mayoría cualificada».

Sobre el Brexit, ha lamentado la salida de la UE y ha ofrecido más tiempo al Reino Unido, «si se necesitará más tiempo por una buena razón». Sea como sea, ha destacado que «el Reino Unido seguirá siendo nuestro aliado, nuestro socio y nuestro amigo».

En resumen, como grandes propuestas ha destacado que dará a los ciudadanos la palabra en una convención sobre el futuro de Europa, que comenzará en 2020, mejorar el sistema de Spitzenkandidaten, y apoyar el derecho de iniciativa legal para el Parlamento Europeo. De momento, Ursula von der Leyen cuenta con los votos del PPE, el grupo más numeroso con 182 eurodiputados, y los liberales, 108. Los socialdemócratas están divididos, especialmente por el rechazo de los alemanes. Si finalmente votan en contra, la coalición en Berlín puede resentirse.

La eurodiputada española Iratxe García, presidenta del grupo de Socialistas y Demócratas, cuyo apoyo resulta fundamental para que Von der Leyen supere este examen, ha asegurado que su grupo decidirá «con responsabilidad», pero aún no ha hecho público su dictamen. Ha anticipado: «No queremos una crisis institucional que retrase aún más los cambios que Europa necesita, pero necesitamos garantías de que Europa será capaz de sentar las bases de un futuro sostenible para todos los europeos y para nuestro futuro común «.

Si Von der Leyen es rechazada en la Cámara, como proponen los Verdes/ Izquierda Unitaria y muchos euroescépticos, el Consejo Europeo tendría un mes para volver a plantear un nombre. El Parlamento Europeo habría declarado la guerra a los jefes de Estado y de Gobierno. Los Verdes y la Izquierda Europea así como los euroescépticos de Identidad y Democracia rechazan a la aspirante alemana.

Sin embargo, el PPE, como su vicepresidente el español Esteban González Pons, defienden a Von der Leyen. «El Consejo se equivocó. El Parlamento no se puede volver a equivocar. Votar por Von der Leyen es votar por europeísmo e igualdad», ha dicho González Pons. También cuenta la aspirante con el apoyo del eurodiputado liberal Luis Garicano.

Por el contrario, Hermann Tertsch, de Vox y vicepresidente en los Conservadores y Reformista, va a votar no a Von der Leyen porque le parece que la aspirante a presidenta de la Comisión ha cedido ante los socialdemócratas y ha asumido el discurso de Frans Timmermans.

Cataluña ha estado presente en la intervención del escocés Alyn Smith, del Partido Nacional Escocés, quien ha recordado cómo el Parlamento Europeo se inaugura incompleto, con la ausencia de los tres representantes catalanes. «Confíamos en que abogue por el diálogo», ha señalado a Von der Leyen. Una foto de Junqueras en amarillo se veía en el que sería su escaño.

Reforzar Europa como principio

Ha tenido palabras para recordar a su padre, Ernst Albrecht, que sufrió la experiencia de la Segunda Guerra Mundial con 15 años y que terminó su vida hablándole de la Unión Europea como un matrimonio basado en la confianza mutua y el amor profundo. Ernst Albrecht fue director general de la Comisión Europea y por el trabajo de su padre Von der Leyen nació en Bruselas.

«Primero fui europea, nací en Bruselas, y luego Europa. Solo tengo un principio: reforzar Europa. Quien quiera que Europa sea fuerte me tendrá como aliada. Pero si quieren dañarla seré su peor enemiga», ha remarcado Von der Leyen.

Ha terminado su potente discurso, encaminado a recabar los apoyos que le faltan para asegurarse la elección, con un recuerdo a sus siete hijos. «Mis niños me dicen: no deis largas a las cosas. Actuad ya». Y ha clamado: «¡Viva Europa!

En su réplica, tras escuchar con atención las intervenciones de decenas de eurodiputados, Von der Leyen ha tendido la mano a la Eurocámara. «Han demostrado que la democracia está muy viva… Quiero un partenariado entre la Comisión y el Parlamento Europeo. Soy su aliada». Ha prometido, como si de una reina maga se tratara, trabajar duro por superar las divisiones entre Este y Oeste, Sur y Norte.

Para concluir ha recordado a Tucídides: «El secreto para la felicidad es la libertad. El secreto para la libertad es el valor». Y ha añadido: «Tengamos coraje juntos». Lo ha tenido al evocar a Tucídides sin trampas y la decantarse por atraer a los europeístas conservadores, liberales y socialdemócratas en lugar de flirtear con los que desafían al esado de Derecho. Ahora necesita que una mayoría de 374 eurodiputados crean sus palabras y hagan posible que se convierta en la primera mujer presidenta de la Comisión Europea.