La Comunidad de Madrid es en este momento la región de España con máxima incidencia de los rebrotes del coronavirus y una de las regiones europeas más golpeadas por esta terrible pandemia. A menudo la gestión de la crisis sanitaria en la Comunidad se ha puesto en discusión. Frente a ello la oposición del PSOE ha sido a veces tibia y ha lanzado constantes amenazas de moción de censura.

José Cepeda, Pepe para sus amigos, senador del Partido Socialista, acaba de ser nombrado Portavoz adjunto en la Asamblea de Madrid. Nacido en  Ciudad Real, muy pronto se trasladó a Madrid con su familia. Es informático y periodista, Máster en Comunicación e Identidad Corporativa y  doctorando en Comunicación. Lleva toda su carrera profesional dedicada a comunicación y a las nuevas tecnologías, tanto en su responsabilidades políticas e institucionales como en las profesionales. Unas pasiones que han marcado su vida.

Empezó en política muy pronto y siente auténtica vocación por la función pública. Hasta hace unos días representaba a España en el Consejo de Europa. Actualmente es portavoz de Asuntos Iberoamericanos en el Senado español. Hace unas semanas, el PSOE le llamó para nombrarle portavoz adjunto en la Asamblea de Madrid, una tarea apasionante y de enorme responsabilidad que requiere su máxima y total dedicación. Por todo ello, ha decidido renunciar a sus tareas en el Consejo de Europa, donde ha dedicado los últimos años de su vida pública.

Una decisión muy complicada, pero muy meditada. En la Comunidad de Madrid hemos visto a menudo que la colación de Gobierno mostraba sus grietas. Tener alguien como Cepeda ayudando en la portavocía podría ser clave.

Pregunta.- Buenos días, señor Cepeda y enhorabuena por su nuevo nombramiento… ¿O no? Tengo entendido que usted estaba encantado de trabajar en Europa y, sin embargo, con este nombramiento de portavoz adjunto en la Asamblea por el PSOE, vuelve a la arena con un puesto de mucha responsabilidad y en un momento muy delicado. Me gustaría saber cuáles son sus prioridades en este nuevo puesto.

Respuesta.- Buenos días, Euprepio, y muchas gracias por tu enhorabuena. Para mí es un auténtico honor representar a mi partido como portavoz adjunto en la casa de todos los madrileños y te confieso que, efectivamente, mi trabajo estos últimos años en Europa ha sido para mí una experiencia enormemente gratificante que me ha permitido conocer de primera mano la realidad de los 47 países que forman el Consejo de Europa y trabajar para 850 millones de personas. Ha sido un honor representar a España en esta institución y también representar a este organismo internacional en el mundo.

El Gobierno de Ayuso no hace nada sin que Vox lo autorice»

Pero mi partido y mis compañeros han querido que mi trabajo y mis esfuerzos los dedique en exclusiva a una tarea no menos apasionante que requiere mi máxima dedicación en una situación muy delicada en nuestra Comunidad de Madrid. Mi prioridad está ahora con los madrileños.

P.- ¿Cómo valora la gestión de la pandemia por el Gobierno madrileño?

R.- El Gobierno de la Comunidad de Madrid ha estado absolutamente ausente durante toda la pandemia en cuanto a la toma de decisiones estructurales, pero sí ha estado muy presente cuando, por un lado, ha buscado el enfrentamiento permanentemente con el Gobierno de España sin ningún tipo de argumentación y, por otro, cuando la coalición PP-C’s ha exhibido sus luchas internas, todo bajo la atenta mirada de quien realmente ejerce el poder y el liderazgo sobre todas las decisiones que toma el Gobierno madrileño: Vox. En Madrid, la ultraderecha es quien toma la última palabra. El Gobierno de Madrid no hace nada sin que Vox lo autorice.

Su gestión está siendo un auténtico desastre porque la señora Ayuso cree que le es mucho más rentable electoralmente acusar al Gobierno central que tomar las medidas que, como presidenta de la Comunidad de Madrid y bajo sus competencias estrictamente autonómicas, debería haber tomado hace mucho tiempo. Pero, para ello, debe apartar sus intereses partidistas y ponerse a trabajar para todos los madrileños con todas las fuerzas políticas porque de esta pandemia se sale juntos o no se sale.

P.- ¿Y en clave nacional? ¿Cómo valora la gestión del Gobierno y del presidente Sánchez? ¿Está a la altura de las dificultades del momento?

R.- Por un lado, el presidente del Gobierno, con una gran dosis de liderazgo, ha mostrado seguridad, ha aportado soluciones y ha transmitido tranquilidad y confianza a los ciudadanos en una situación de enorme incertidumbre. Y, por otro lado, se ha rodeado de un gran equipo que no solo se ha dedicado a informar, sino que también ha sabido comunicar y dar seguridad a la población.

El presidente del Gobierno tomó las riendas desde el primer momento aplicando transparencia, veracidad y fiabilidad a cada una de sus actuaciones. Y creo que ha sido también un acierto la gestión de las expectativas. Es positivo que los ciudadanos sepan que, si no se toman las medidas adecuadas por parte de todos, la crisis puede agravarse. Ese trabajo con responsabilidad y humildad por parte del Gobierno de España ha generado mucha confianza. Y otro de los aspectos importantísimos que me gustaría destacar ha sido tomas las medidas sociales necesarias para que la salida de la crisis, nadie se quede atrás.

Y para mí también ha sido muy importante transmitir que, frente a esta crisis sanitaria, pero también social y económica, la unidad de todos es básica para combatir al virus. El presidente Sánchez siempre ha dejado claro quién es nuestro enemigo común, que no son los líderes o los partidos, sino el virus que nos ha atacado especialmente por nuestra forma de ser, por nuestra forma de convivir, cercana, familiar. Esa vulnerabilidad es, por otro lado, nuestra mayor fortaleza para vencer a la pandemia.

La aptitud y la actitud del Gobierno han quedado patentes, especialmente diferenciándolas notablemente de quienes han intentado utilizar esta desgracia global para intentar espuriamente sacar rédito político. Esta forma de hacer política debemos alejarla de nuestro marco ejemplar de actuación ante situaciones como la que estamos viviendo.

P.- ¿Cómo valora la gestión en España en comparación con la que se ha realizado en otros países?

R.- Está claro que ningún gobierno del mundo estaba preparado para esto, ninguno. Y es cierto también que, como en todos los países del mundo, en la gestión de la pandemia han podido existir algunos errores. Pero, a diferencia de otros, si ha sido necesario rectificar, se ha hecho y, lo más importante, no se han vuelto a repetir.

Para el Gobierno de España, esta crisis provocada por la pandemia de Covid-19 ha supuesto una verdadera prueba de fuego sin precedentes en nuestro país, pero realmente ha sido una prueba de fuego para cualquier gobierno del mundo. En este sentido, todo el mundo ha reconocido que nuestro país ha sido, sin duda, uno de los que con mayor rigor aplicó la respuesta más adecuada a la pandemia desde el primer momento.

P.- España es de largo el país donde peor se está llevando la pandemia. En los últimos 20 días España sola suma un número de contagios superior al de Francia, Italia, Reino Unido y Alemania juntos. Un auténtico desastre inexplicable para muchos. ¿Se han preparado las comunidades para los rebrotes y olas de contagios?

R.- Desde que acabó el estado de alarma el pasado 21 de junio la responsabilidad de la gestión en la toma de decisiones sobre todas las competencias ha recaído en las comunidades autónomas. Ha sido muy desagradable observar cómo dirigentes políticos, como aquí en Madrid, después de estar todas las semanas criticando la existencia de un mando único y exigiendo que les dieran a las comunidades autónomas plenas competencias, cuando las tienen han demostrado una incompetencia absoluta a la hora de abordar una respuesta eficaz frente a los problemas que se planteaban.

Ha sido muy desagradable ver como dirigentes políticos criticaron el mando único y ahora, con plenas competencias, tienen una incompetencia absoluta»

El ejemplo de Madrid es paradigmático. Un Gobierno que ya fue avisado porque tenía algunas carencias estructurales en materia sanitaria como, por ejemplo, la falta de rastreadores y que por ello no podía pasar de fase, ha sido incapaz, tres meses mas tarde, de cumplir con ese objetivo. No lo han conseguido ni intentando privatizar el servicio.

Incluso en estos días se negaban a recibir ayuda del Gobierno central tras ofrecer 2.000 rastreadores del Ministerio de Defensa a las comunidades autónomas, solo porque se lo ofrecía el Gobierno de España.

Demasiado nacionalismo madrileño mal entendido, demasiada confrontación simulada, demasiada política pequeña en una situación donde no se puede hacer política de barra de bar. Está en juego la salud de millones de personas. Afortunadamente, parece que el Gobierno de Ayuso ha rectificado. Habitualmente, cuando rectifica, acierta.

De ahí también la importancia de que las comunidades autónomas estén preparadas y coordinadas, fundamentalmente, con los ministerios de Sanidad y Educación. Pero las competencias son de las comunidades autónomas y deben hacer su trabajo. Ya no tienen ninguna excusa, nos jugamos mucho. Aun así, el Gobierno sigue dando recursos, presupuestos y herramientas para que puedan hacer más y mejor su tarea en la lucha contra el virus.

Es evidente que muchas comunidades han fallado. Por ejemplo, se pidió por parte de los expertos actuar de forma inmediata contratando a rastreadores y, sin embargo, en la Comunidad de Madrid estamos claramente con un retraso embarazoso en la contratación de estos rastreadores. ¿Por qué ha habido tanto retraso?

Como le decía, afortunadamente, parece que el Gobierno de la Comunidad de Madrid ha asumido por fin las indicaciones del Gobierno de España para solicitar los rastreadores puestos a su disposición por el Ministerio de Defensa porque la epidemia en nuestra región va francamente mal.

Pero el Gobierno de Madrid no deja de improvisar, respecto a esta y otras cuestiones. Creo que son incapaces de tomar ninguna decisión. En esta materia hay que recordar que ya en marzo el Colegio de Médicos ofreció a 1.798 profesionales como rastreadores. Hizo caso omiso. Posteriormente solicitó voluntarios en las universidades. Luego sacó un contrato con una empresa para buscar la vía privada a su incapacidad de gestión y, en estas últimas semanas, sigue sin dar datos claros. El Parlamento está cerrado y no se ha sometido a su control en todo el verano, pese a nuestro requerimiento en reiteradas ocasiones.

El Gobierno regional ha falseado y ocultado datos y presume de tener 400 o 500 rastreadores cuando, realmente, se trata de veterinarios o farmacéuticos de salud pública que se han visto obligados a abandonar su trabajo para dedicarse a hacer de rastreadores.

En definitiva, una manifiesta incompetencia del Gobierno de Ayuso que, no es una cuestión menor. En la lucha contra el virus, los rastreadores hacen una labor importantísima en el seguimiento y detección de casos y brotes. Con su trabajo evitan su propagación.

Esperemos que los refuerzos del Gobierno de España y del Ministerio de Defensa sean útiles a los madrileños, pero créame que no buscamos sacar rédito político de nada. Ojalá no tuviéramos que criticar la labor del Gobierno de Madrid y simplemente se dedicara a compartir con todas las fuerzas políticas sus decisiones. A nosotros solo nos mueve un único interés, proteger la salud de los madrileños.

P.- Hablando de la Comunidad de Madrid, y especialmente de su presidenta, la señora Díaz Ayuso, hemos visto cómo se han propuesto medidas muy controvertidas, por ejemplo, la famosa «cartilla Covid». ¿Han sido eficaces las medidas de la presidenta?, ¿qué va a pasar en septiembre cuando todo el mundo regrese de sus vacaciones?

R.- La «cartilla Covid» entra dentro del capítulo de ocurrencias del DIG (Departamento de Ideas Geniales) del Ejecutivo autonómico. Algo esperpéntico que, afortunadamente, no tuvo recorrido. Usted me pregunta por la eficacia o no de las medidas de la presidenta. Y, realmente, lo que deberíamos preguntarnos es cuáles han sido esas medidas porque los madrileños no las han visto por ninguna parte. Primero, porque las únicas medidas que se han tomado han venido del Gobierno de España y, segundo, porque cuando el Gobierno de Ayuso ha debido tomarlas competencialmente, no ha hecho prácticamente nada, y lo poco que ha hecho lo ha hecho tarde y mal, como comentábamos antes en el caso de los rastreadores.

En septiembre quiero tener la esperanza de que la incompetencia del Gobierno de Madrid disminuya y nos permita afrontar la situación»

Aun así, en septiembre, quiero tener la esperanza de que la incompetencia del Gobierno de la Comunidad de Madrid quede en un plano tan disminuido que nos permita afrontar la situación con una cierta dosis de optimismo, aunque siendo realistas y por lo precedentes a los que nos tiene acostumbrados, debemos hacer un ejercicio enorme de confianza.

Pero, al menos, permítame que haga un llamamiento a todos los madrileños para que actúen en el ámbito personal con la máxima responsabilidad, tal y como han demostrado durante todo este tiempo. Nada ha cambiado desde hace meses. El virus sigue ahí y es muy importante que todos sigamos protegiéndonos y tomando las medidas personales de protección para evitar propagarlo.

P.- Hace muy poco, se ha celebrado el primer aniversario del Gobierno actual de coalición en la Comunidad de Madrid. ¿Cómo valora la salud de este Gobierno en la Asamblea de Madrid?

R.- Aunque no me agrade tengo que reconocer que el actual Gobierno de Madrid es el peor gobierno de la historia de la Comunidad. No conozco un Gobierno más desestructurado ni más incompetente para abordar los problemas que hoy tienen los madrileños. Desde que los partidos que perdieron las elecciones se unieron hace un año para evitar que quien ganó las elecciones, el PSOE, pudiera gobernar, el balance es muy negativo.

El Gobierno formado por PP y Ciudadanos, y que lidera VOX desde fuera, es el peor que ha tenido la Comunidad de Madrid en toda su historia. Han sido incapaces de aprobar una sola ley, unos presupuestos. Ninguna decisión en todo este tiempo. Y tener un Gobierno que paraliza la administración, que no es capaz de gestionar una de las administraciones más importante de España, nos preocupa especialmente, por Madrid y los madrileños y también por las repercusiones que puede tener para el conjunto del país.

P.- Tenemos en el aire una posible moción de censura al Gobierno de la Comunidad que, sin embargo, no acaba de llegar. ¿Se plantea seriamente el PSOE esta posibilidad? ¿Habrá moción de censura contra el Gobierno del PP y CS?

R.- Ya lo ha explicado perfectamente el secretario general de los socialistas madrileños, José Manuel Franco. Yo me remito a sus palabras. El PSOE no descarta, ni hoy ni mañana, la puesta en marcha de ninguna iniciativa parlamentaria, pero somos un partido de gobierno, un partido responsable. Ahora mismo lo que toca en este momento, nuestra prioridad, son los madrileños.

El malestar con un Gobierno como el que tenemos es creciente. Hay muchos madrileños que votaron a los conservadores que no dan crédito a lo que están viviendo. Es indudable que la situación es muy complicada, pero quizá la pregunta de si es posible cambiar el Gobierno de Madrid antes de las próximas elecciones, es una pregunta que debería hacerle a las fuerzas políticas que lo sustentan. Nosotros estamos dedicando todos nuestros esfuerzos en hacer nuestra tarea de forma constructiva. Entendemos que es lo que nos están pidiendo en este momento los madrileños.

P.- Hemos tenido semanas y semanas para preparar la vuelta al colegio, el día 27, Sanidad y Educación, convocaron una reunión sectorial para decidir cómo sería el regreso, ¿hemos vuelto a llegar tarde?, ¿qué espera de esta reunión?, ¿cómo valora el plan presentado el martes 25 por la presidenta en el cual se habla de contratación de 11.000 nuevos profesores y se plantean numerosas otras medidas?

R.- No son decisiones fáciles. Sabemos que afectan a miles de personas, pero la decisión de contratar más profesores es algo que debería haberse ejecutado con mayor antelación y, por cierto, sin falsear los datos para confundir a la comunidad educativa. Por ejemplo, bajar las ratios de alumnos, la necesidad de tener un sanitario en cada centro, la activación de protocolos de seguridad, su limpieza e higienización, etc. En algunos casos, viendo la inacción del Gobierno de Madrid, algunos ayuntamientos han tomado la decisión de tomar la iniciativa.

La decisión de contratar más profesores en Madrid es algo que debería haberse hecho antes y sin falsear los datos para confundir a la comunidad educativa»

El problema es que la Comunidad de Madrid tiene muchas competencias, pero un Gobierno incompetente. Nosotros queremos que nuestros hijos puedan volver a las aulas con total seguridad, no queremos que pase lo que ha pasado en Seúl. Queremos que a los centros se les dote de todos los recursos necesarios para que toda la comunidad educativa vuelva a las aulas con las mayores garantías de seguridad.

P.- Usted es profesor universitario, ¿tienen las universidades y escuelas los recursos suficientes para la ‘nueva realidad’?

R.- Uno de los mayores retos que vamos a afrontar en esta ‘nueva realidad’ como le comentaba es, sin duda alguna, la vuelta a las aulas de forma segura. En algunas comunidades se ha generado una gran incertidumbre causada por las discrepancias internas dentro del mismo Gobierno. Sin ir más lejos, hemos tenido el mejor ejemplo entre el consejero de Sanidad y el vicepresidente en relación con la presencialidad total o no en las aulas, lo cual nos hace sospechar que no parece que se haya dotado de los recursos necesarios a los centros educativos. Pero los grandes problemas para la vuelta al cole se encuentran, fundamentalmente, en las edades tempranas, donde la presencialidad es importantísima.

En la universidad la tecnología está muy presente. Nosotros, prácticamente en una semana, en el mayor momento de la crisis, ya habíamos adaptado todo el modelo a enseñanza online. En mi experiencia personal tengo que confesarle que muchos de mis alumnos se volcaron más, utilizaron el confinamiento para estudiar y profundizar en sus trabajos.

Pero, obviamente, hace falta utilizar técnicas distintas y darle cierto dinamismo a la docencia online utilizando diferentes herramientas a las que se utilizan cuando la docencia se ejerce de forma presencial, pero, precisamente, pensando más en el colegio que en la universidad, donde nuestro trabajo cotidiano, basado en la investigación y la tecnología está muy presente. Quizá eche en falta la idea necesaria de que el profesorado deba tener también formación para impartir la docencia online.

Hay que invertir en más recursos para los docentes y también para los alumnos, especialmente aquellos más desfavorecidos socioeconómicamente. No podemos permitir que alumnos con pocos recursos queden aislados y no tengan posibilidades de seguir su formación académica con normalidad. Como sociedad no podemos permitirnos que la brecha digital sea un impedimento y en la pandemia hemos detectado que sigue estando más presente de lo que nos imaginábamos.

P.- En septiembre no solo llega la vuelta al cole, también la moción de censura propuesta por Vox y Santiago Abascal. ¿Qué opina de esta moción? Muchos analistas defienden que esto es un ataque hacia Casado, mucho más que hacia Sánchez. ¿Es esto cierto? ¿Podemos hablar de una batalla, casi preelectoral, en la derecha española?

R.- Existe una competición en la derecha, entre la derecha cobarde y la derecha valiente, para ver quién se hace con la bandera más dura en la confrontación con el Gobierno de España. Ojalá este país tuviera una oposición que, más que estar compitiendo por el espacio de la derecha extrema y por ver quién está en lo más alto del monte, volviera a la moderación y fuera útil a sus votantes y al conjunto de los españoles. Créame que lo deseo.

Competir en levantar muros, siguiendo las directrices nacional-populistas que el señor Bannon ha sugerido a algunos, ya sabemos cómo acaban: estafando a los ingenuos que pensaban que levantar muros es un futuro cargado de éxitos, cuando lo que está cargado es de rencor, odio y de intereses espurios.

España no se construyó levantando muros, sino levantando puentes. Espero y deseo que al otro lado de la orilla haya alguien que haga que la sensatez vuelva a hacer de sus políticas algo útil y entre todos podamos hacer un camino de encuentro donde el único interés, especialmente en estos momentos, sea el de todos los españoles.

P.- Por el otro lado del tablero político, tenemos una nueva imputación sobre Podemos, esta vez, investigando su supuesta «contabilidad B». ¿Tiene recorrido esta investigación? Si Podemos resulta culpable, ¿peligra el pacto de Gobierno?

R.- Como en este y en otros casos soy muy respetuoso con el trabajo que debe desarrollar la justicia. Espero que hagan su trabajo con normalidad.

P.- La Covid-19 ha devastado la situación sanitaria de España y del mundo entero, ha sumido la economía en una crisis sin precedentes. Que podamos aguantar este tsunami económico dependerá mucho de las ayudas de la UE. Usted conoce mucho la Unión Europea y me gustaría que me comentara que opina. ¿Le parece justo que países que suman el 80% del PIB tienen, a veces, que sucumbir al resto de países?, ¿es posible que el reparto de estos fondos desate una batalla entre comunidades?

R.- Sinceramente, creo que lo primero que hay que poner en valor es nuestro contexto como país en Europa, y para ello es muy importante reconocer el éxito que nuestro Gobierno ha conseguido en la negociación del gran acuerdo europeo para la recuperación económica.

Europa se ha enfrentado a un reto histórico y ha sabido responder con un acuerdo histórico, tal y como expresó el presidente del Gobierno. Y lo comparto plenamente. El Fondo de Recuperación, también llamado Next Generation EU, supone que la Comisión Europea se endeudará por una cantidad de hasta 750.000 millones de euros para apoyar la recuperación. Es la primera vez que la Comisión Europea se endeuda para financiar programas y no préstamos. Este gran fondo tiene el objetivo de que los europeos superemos la crisis lo antes posible e impulsemos la recuperación inmediata.

España es el segundo país más beneficiado por las ayudas y recursos del fondo de Next Generation EU. La asignación total para nuestro país estará en torno a los 140.000 millones de euros, es decir alrededor del 11,2% del PIB de 2019. De esa cantidad, 72.750 millones de euros serán en forma de transferencias para ejecutar entre 2020 y 2026.

En mi opinión, se trata de una cantidad extraordinaria que debe servir para impulsar la modernización de nuestras economías, para que esa recuperación sea verde, digital, moderna y social, que no deje a nadie atrás. Un trabajo excepcional de la delegación española con nuestro presidente al frente.

Respecto al destino final de esos fondos, el Gobierno ya ha explicado que será para impulsar grandes proyectos para el país y que se trabajará codo con codo con todas las comunidades autónomas.

P.- La pandemia ha exigido un esfuerzo enorme a los medios de comunicación. Usted conoce muchísimo el sector, ¿cómo valora la labor de los medios en esta crisis? En España, a diferencia con otros países de nuestro entorno, no se han mostrado las imágenes más duras, ¿hemos pecado de un proteccionismo excesivo?

R.- Creo que los medios de comunicación y el Gobierno de España han hecho una labor encomiable, facilitando información permanente a los ciudadanos. En algunas ocasiones, incluso ha habido algunas críticas por un exceso de comparecencias, un exceso de información y transparencia, pero sinceramente creo que se hacía necesario.

Posteriormente, y una vez superado el estado de alarma, mucha gente ha puesto en cuestión no haber mostrado más imágenes, mostrando con crudeza la realidad del drama sanitario que estamos viviendo, especialmente como medida pedagógica, frente a quienes de forma irresponsable se saltan las normas que garantizan la seguridad de todos.

No soy partidario de utilizar la crueldad ni las imágenes excesivas del Covid-19 para poder mostrar la realidad

Yo no soy partidario de utilizar la crueldad ni las imágenes excesivas para poder mostrar la realidad. Quizá se debería haber hecho más incidencia por todas las administraciones en mostrar planes de sensibilización a la ciudadanía respecto a la necesidad de ser responsable en la utilización de todos los instrumentos de protección. Y quien se salte las normas deberá ser sancionado, porque además de ser un perfecto irresponsable que pone en riesgo su salud, estará poniendo en riesgo la salud de todos.

P.- Respecto a la situación del Partido Socialista, tras pasar las elecciones vascas y gallegas, en ambas el Partido Socialista ha sido superado por los nacionalismos de izquierdas, y su socio en el Gobierno, Podemos, se ha desplomado, ¿le preocupa que esto tenga efectos a nivel nacional? ¿teme por el estado de salud de su socio de Gobierno?

R.- Yo solo debo hablar del PSOE y lo que sí le puedo decir sinceramente es que el PSOE y el Gobierno de España, liderado por Pedro Sánchez, gozan de muy buena salud.

P.- Señor Cepeda, desde su experiencia en comunicación política, ¿cómo valora toda la crispación que hemos vivido en los parlamentos?, ¿se ha premiado la moderación en los últimos movimientos estratégicos de Ciudadanos y Partido Popular?, Hablamos, por supuesto, de la destitución de Cayetana Álvarez de Toledo y los apoyos puntuales de Ciudadanos al PSOE.

R.- En política, en muchas ocasiones, se da que, a falta de ideas, se utilizan solo eslóganes, frases obvias, vacías y se busca la confrontación máxima para polarizar e intentar ganar réditos a cualquier precio. El único camino serio y razonable es el de buscar acuerdos, acercar posiciones e intentar salir de esta situación, todos lo antes posible, tal y como está reclamando el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, desde el primer día.

Respeto la decisión que toma cada uno de los partidos y, en este caso, la del Partido Popular, como no puede ser de otra manera. Conozco a Cuca Gamarra y no es una persona que busque la confrontación permanente. Espero que pueda hacer un buen trabajo como portavoz de su grupo y, del mismo modo lo espero del señor Almeida que, como buen conocedor de Madrid y portavoz de su partido a nivel nacional, deseo que no se olvide de nuestra ciudad y también pueda ayudar a buscar algo más de sensatez en la Real Casa de Correos.

Respecto a Ciudadanos a nivel nacional solo puedo decir que valoro mucho que intenten ser de nuevo parte de la solución de los problemas de España y que al menos sigan trabajando para que eso sea posible. Ojalá que la señora Arrimadas pueda explicar a sus compañeros de Madrid que, a diferencia de ella, estar al dictado de la ultraderecha no es lo más productivo para los intereses de su partido ni de los madrileños.

Lamentablemente, algunos partidos están permanentemente con las luces cortas, intentando dar respuesta a los titulares de prensa de cada mañana. Pero en esta situación, la ciudadanía valorará especialmente a quien deje de utilizar esta dramática situación de forma partidista, piense en los próximos años y arrime el hombro con el Gobierno de España para intentar superar esta situación cuanto antes.

P.- ¿Ha podido descansar estas vacaciones? Durante el mes de agosto, hemos visto cómo algunos políticos han sufrido, supuestamente, acoso e insultos. ¿Condena los insultos a Pablo Iglesias e Irene Montero en Asturias? ¿Es esto un síntoma del malestar hacia los políticos?

R.– La verdad es que no he podido descansar mucho. He tenido que estar atendiendo el estado de la pandemia en Madrid y he estado muy preocupado por su evolución en estas semanas.

Respecto a Pablo Iglesias, Irene Montero o cualquiera que se dedique a la vida pública, siempre he denunciado que haya grupos de exaltados, más o menos orientados o alentados para amedrentar a cualquier persona. Nadie se merece algo así.

Siempre he denunciado que haya grupos de exaltados, más o menos orientados o alentados para amedrentar a cualquier persona. Nadie se merece algo así»

Esas actitudes son absolutamente reprobables. Yo no hago diferencias ni de colores, ni de partidos. No compartí en absoluto, y lo dije públicamente, lo que se hizo a algunos miembros del partido popular o del Gobierno de Rajoy y tampoco comparto hoy que se haga con cualquier miembro de otros partidos u otros gobiernos.

En España hace falta mucha pedagogía en el ejercicio de la cosa pública y quien utiliza conceptos o ideas, salpicadas de populismo a un lado u otro para buscar la confrontación, la división, y generar tensión y odio, le sugiero que no hay mejor revolución hoy, cada día más necesaria en nuestro país y que agradecerían especialmente en este momento nuestros compatriotas, que la revolución del respeto.

P.- ¿Tendremos Presupuestos Generales del Estado?

R.- Estoy plenamente convencido de que impulsar unos Presupuestos Generales del Estado adaptados a la realidad de la crisis sanitaria, social y económica que el Covid-19 nos ha dejado, es tan importante que ahora sí vamos a comprobar de verdad quién hace de la política un instrumento útil al servicio de los intereses generales de todos los ciudadanos.

Son momentos donde todos los partidos deben ser capaces de acercar posiciones porque está en juego el futuro de nuestro país y la situación es de tal dimensión que aquellos que antepongan otros intereses, partidistas, electoralistas u oportunistas, serán castigados por la ciudadanía.

P.- Volviendo a la Comunidad de Madrid. Ha habido muchas críticas, incluso internas, al papel que ha desempeñado en la crisis de gobierno el líder de su partido, el profesor Gabilondo. ¿Está siendo blando a la hora de hacer oposición? ¿Viene Usted a ser el brazo duro del PSOE en la Asamblea de Madrid?

R.- Quien piense que el profesor Gabilondo es alguien blando es que no lo conoce. Es una persona respetuosa, culta y educada que puede que alguno no entienda cuando está acostumbrado a ver políticos haciendo discursos basados en insultos y la descalificación permanente. Posiblemente, lo que hace falta en Madrid es más respeto, más acuerdos, más entendimiento entre todos para elevarnos en momentos de crisis como el que vivimos y construir juntos las soluciones justas que tanto intenta explicar cada día Ángel Gabilondo, un espacio que está muy por encima de las trincheras entre partidos.

Y respecto a mí, solo le puedo decir que quien busque en mí la dureza, lleva razón. Encontrará en mí alguien que trabaja duro, muy duro. Trabajaré muy duro cada día para la gente que no grita con la ultraderecha, la gente que no grita utilizando cacerolas y cuberterías de plata, la gente que no se monta en su descapotable por la Castellana y grita sembrando la división, la confrontación y el odio.

Trabajaré duro cada día para los que lejos de gritar, viven en silencio el sufrimiento y las injusticias de un Gobierno, el de Madrid, que no se preocupa por su seguridad, por su salud, por su trabajo o por el futuro y la educación de sus hijos. Trabajaré duro para cambiar este Gobierno que ningún madrileño merece. El peor Gobierno de la historia de Madrid, en un momento donde necesitaríamos tener al frente a los mejores. Para toda esa gente, le puedo asegurar que seré muy duro trabajando por ellos cada día.

P.- Por últimos, ¿Cuáles son sus ambiciones políticas personales?

R.- Mi ambición política no es personal, es colectiva. Mi ambición es hacer realidad un sueño: un Madrid distinto, un Madrid más abierto, más justo, más solidario. Yo creo en un Madrid que lidere España, que contribuya y no obstaculice a hacer cada día posible que este país siga siendo uno de los mejores países del mundo. Yo sueño ese Madrid para que Madrid vuelva a ser esa referencia en España, en Europa y en el mundo.