Salud | Vida Sana

¿Qué es y cómo funciona la polémica cartilla Covid de Ayuso?

La Comunidad de Madrid ha presentado un plan frenar el avance del coronavirus que incluye el uso obligatorio de la mascarilla y la prohibición de reuniones de más de 10 personas en espacios públicos

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, y el consejero de Sanidad, Enrique Ruiz Escudero. EFE

La Comunidad de Madrid quiere poner «nombre y apellidos» a los ciudadanos de la región que hayan superado el coronavirus. Para ello pondrán en marcha una cartilla Covid-19. Se trata de una de las medidas de la presidenta Isabel Díaz Ayuso para combatir la pandemia. El objetivo es conocer quiénes no pueden contagiar la enfermedad para que puedan disfrutar de «una cierta normalidad». El Gobierno de Pedro Sánchez, sin embargo, ha rechazado este sistema: «Ni la Organización Mundial de la Salud (OMS) ni ningún documento del Gobierno recoge esta medida».

La dirigente madrileña ha presentado este martes ‘Madrid no se para’, su estrategia para frenar la proliferación del virus. El plan obliga el uso generalizado de la mascarilla desde el jueves y limita las reuniones en parques, jardines o terrazas a un máximo de 10 personas. También exige a la hostelería y el ocio nocturno a cerrar los locales a la 1:30 horas. Ningún cliente podrá entrar en ellos a partir de la 1:00 horas.

El paquete de medidas de la Comunidad de Madrid llega en plena escalada de la pandemia en España. Aunque el Ministerio de Sanidad niega que nos encontremos en una «segunda ola», sí que califica de más preocupantes las situaciones que viven Aragón y Cataluña. Los Ejecutivos de estas regiones ya han implantado medidas para frenar la expansión del virus. Aunque ninguna de sus estrategias recoge una norma parecida a la cartilla Covid-19 anunciada por Ayuso.

«Con ella se permitiría demostrar quiénes en estos momentos no pueden contagiar, no pueden ser contagiados, y por lo tanto pueden volver a una cierta normalidad y, de manera paralela, proteger al vulnerable», ha explicado la líder madrileña. La cartilla seguirá el modelo de la de vacunación y estará asociada también a la tarjeta sanitaria virtual, informa Europa Press.

La Comunidad no ha dado muchos detalles sobre el funcionamiento de la cartilla. Se trata de un proyecto piloto que podría estrenarse en septiembre, según El Mundo. Pero no sí estará disponible para todos los madrileños ni cuántas personas participarán en el experimento. La cartilla tendrá un formato físico y contendrá información sobre si se ha superado la epidemia y generado anticuerpos. Esta es una de las primeras incógnitas. Tener anticuerpos no es sinónimo de ser inmune al coronavirus. Así se evidenció en el Estudio Nacional de Seroprevalencia realizado por Sanidad. En concreto, el 14% de los participantes que dio positivo en una primera ronda del estudio ya no tenía anticuerpos dos meses después. La cartilla, además, recogerá los test a los que se ha sometido cada persona.

Para la presidenta regional se trata de una medida «lógica»: «Es bueno que haya un registro». «Ahora la clave también pasa porque todas aquellas personas que no contagien puedan seguir con una vida normal y extremar las precauciones sobre los vulnerables. La estrategia es no volver atrás», ha defendido. Gracias a la cartilla será más fácil que los ‘inmunizados’ accedan a establecimientos como gimnasios, museos o cines.

A su juicio, sería «insensato» que a una persona que haya pasado el Covid-19 le afecten por igual las restricciones que a otra que aún no ha sido contagiada. Por eso cree que la cartilla no discrimina al «poner nombres y apellidos a quién está protegido o a quién no lo está».

«Ni la OMS ni el Gobierno lo contemplan»

El Gobierno de Pedro Sánchez no tiene la misma opinión sobre la cartilla. Esta tarde, el ministro de Sanidad, Salvador Illa, ha explicado que todavía no tiene información directa sobre «lo que se pretende» con este sistema. Se ha enterado a través de la prensa. Pero lo ha desacreditado. «Lo que les puedo decir es que en ningún instrumento internacional, en concreto la OMS, ni en ninguno de los documentos que hemos elaborado —el ‘real decreto de nueva normalidad’ y el ‘plan de respuesta temprana’— se contempla ese tipo de medidas. Más claro no puedo ser».

«Entiendo que sería el pasaporte inmunológico. En función de si tienes o no anticuerpos de haber pasado la infección, puedes tener o no derecho a determinados tipos de privilegios en cuanto a movilidad o acceso a diferentes lugares o servicios. Pero eso no está avalado a nivel nacional ni internacional», ha explicado a la Agencia Efe el doctor José María Molero, experto en enfermedades infecciosas de la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria (SEMFYC).

El epidemiólogo también insiste en que la OMS no recomienda el uso de la cartilla en sus documentos sobre pruebas diagnósticas. La segregación entre un tipo de población u otra, detalla, «tiene muchos riesgos». «Llevamos siete meses de infección, conocemos que no hay reinfecciones, aquellos que la han pasado parece que no se reinfectan, pero no sabemos nada más, ni cuánto tiempo dura la inmunidad ni qué tipo de protección genera. Puede ser que en el octavo, noveno mes deje de ser eficaz y, por lo tanto, la persona se contagie y pueda contagiar», dice.

Comentar ()