«El juglar del confinamiento», como le han definido algunos medios, ha conseguido una vez más ser el epicentro de su propia cadena y del resto de medios de comunicación y redes sociales gracias a su imán para la polémica. «¿Tú crees que el Gobierno quiere matar a la gente?», «cuando tienes una experiencia cercana a la muerte, como la mía, la relación con el miedo es diferente» o «no te voy a dejar hablar más para decir tonterías. Este programa es de rojos y maricones», son algunas de las frases que han incendiado las redes, generando opiniones de todos los colores respecto al presentador e involucrando a conocidos rostros políticos en determinadas ocasiones.

Desde que se decretara el estado de alarma en España, Jorge Javier Vázquez decidió, a pesar de su condición de persona de riesgo, continuar trabajando como presentador de tres de los programas estrella de telecinco: Supervivientes, Sálvame diario y Sábado deluxe. Durante las primeras semanas de cuarentena, su programa diario se inclinó por la información de servicio. Para ello, incluyó una mesa de expertos, entre los que se encontraban el médico Jesús Sánchez Martos o Luis González, presidente del Colegio Oficial de Farmacéuticos de Madrid, que junto al conductor trataban con un tono coloquial las diferentes dudas y preguntas que surgían entre la población respecto al virus.

En las redes sociales se alabó la forma didáctica en que el espacio había decidido abordar el tema, sin alarmismo pero con firmeza, y recordando constantemente la importancia de permanecer en casa. Las primeras opiniones destacaban el optimismo y alegría que contagiaba Jorge Javier Vázquez, a pesar de mostrar una notable preocupación ante la situación: «Saldremos muy fuertes y reforzados”, era la conclusión que más repetía durante los directos, en los que también quiso profundizar más sobre el por qué de su positivismo y explicó: «He pasado en un año por un ictus, dos operaciones y además tomo medicación para la depresión», por lo que en este momento, se estaría enfrentando a la pandemia con un «estado psicológico diferente» y su relación con el miedo había cambiado. Esta actitud y confesiones fueron lo primero en hacerse ‘viral’ en Twitter durante la cuarentena.

Sin embargo, el verdadero estallido llegaría, como en otras ocasiones, cuando el de Badalona comenzó a hacer referencia a la política en sus discursos y muchos espectadores reaccionaron en redes sociales calificándolo como ‘aliado y defensor del Gobierno’: «No entiendo cómo podemos estar tan beligerantes, es el momento de estar todos a una. ¿Tú crees que el Gobierno quiere matar a la gente? ¿Crees que no quieren comprar mascarillas y respiradores y colgarse la medalla?», apuntaba de forma retórica Vázquez al director del programa, «nadie tiene la fórmula perfecta», concluía. Esto fue considerado para muchos un acto más de ‘abuso’ de su poder como presentador, ya que en algunas ocasiones se ha considerado que ‘no permite la réplica’ de los colaboradores cuya ideología sea opuesta.

¿Tú crees que el Gobierno quiere matar a la gente?

Jorge Javier Vázquez

Tras disparar estas palabras en su programa, comenzó a circular un vídeo en redes sociales, en el que se mostraba al presentador hablando de las personas de la tercera edad de una forma poco afortunada y se daba a entender que esto habría sido en la actualidad, en plena crisis del Covid-19. No tardaron en comenzar los insultos y las amenazas de muerte por algunos de los usuario, y su community manager no dudó en aclarar que se trataba de un montaje realizado con imágenes de 2017 y en el que se descontextualizaba la intervención, que vendría a decir lo siguiente: “Hay mensajes por Instagram de gente maravillosa, cariñosísima, pero estoy alarmado y asustado por la cantidad de gente anciana, señoras y señores muy viejos que me escriben insultándome. Y yo pienso: estos señores que están a punto de palmarla, de encontrarse con Dios o con San Pedro, no se podrían dedicar a sembrar la paz y el amor antes de que les lleven al camposanto”.

El equipo de Vázquez aclaró en una entrevista que el tema se había dejado en manos de la policía y que el vídeo fue difundido por un activista político que antes tenía un canal de Youtube donde subía contenido relacionado directamente con la ultraderecha. Quizás por este aluvión de polémicas, que podrían llegar a empañar el tratamiento informativo y objetivo que el espacio estaba intentando hacer de la crisis sanitaria, Jorge Javier mostró una cara diferente en los siguientes programas, en los que aclaró que en un momento tan delicado estaría fuera de lugar por su parte hacer alusión y opinar sobre temas políticos: «Yo entiendo perfectamente que antes podía manifestarme políticamente porque la situación era otra, pero creo que ahora mi labor no es enervar a gente que no esté de acuerdo conmigo. Me voy a mostrar aséptico, limitándome a informar y no a opinar», declaraba en directo en Sálvame.

Un espacio diario que ocupa cinco horas de la parrilla vespertina, una situación que fomenta la cascada constante de actualidad y la rebelión contra la gestión del Gobierno que llevaron a cabo periodistas como Ana Rosa, Pablo Motos o Risto Mejide, impulsaron de nuevo al filólogo a expresar sin demasiados filtros, una semana después que los anteriores, una crítica hacia el que hasta ahora había mostrado su apoyo: “Ni por Sánchez, ni por Casado, ni por Rufián, ni por Abascal, ni por ninguno de ellos, vamos a salir por la gente que forma este país que está mucho más a la altura de lo que lo está la clase dirigente, que son una auténtica vergüenza”, aseguraba. “No se puede ser más poco empático, más calculador, más frío”, lanzó al aire sin especificar a qué figura política se dirigía concretamente.

La clase dirigente es una auténtica vergüenza

Jorge Javier Vázquez

En cuanto a este ‘arrebato’, continuó diciendo que hablaba de modo general “de todos los partidos» y que consideraba lo siguiente: «Es bochornoso y espero que vean estas imágenes y que no nos hagan pasar más vergüenza ni más asco”, espetaba mirando fijamente a la cámara. Algo que quiso zanjar con una frase: “Dejen de jugar, de echarse los muertos en cara, tengan un poco de decencia y respeto con la gente que no está”. El discurso fue compartido por miles de usuarios como habría ocurrido con anterioridad con los demás rostros conocidos de la televisión, y el presentador poco a poco en los días posteriores fue regresando a su actitud y desparpajo habitual respecto al tema político.

Frases como que las pymes y los autónomos son «los grandes puteados del sistema», que «lo que hace Amancio Ortega es digno de admirar» o que «lo que no se puede hacer es aprovechar el coronavirus para cargarnos el Gobierno» fueron mostrando de nuevo el carisma impulsivo del presentador, que terminaría de culminarse el pasado lunes 27 de abril en su programa, mientras se trataba el tema aparentemente ‘inocente’ del triángulo amoroso de Alfonso Merlos.

Todo vino a raíz de que Antonio Moreno diese su opinión respecto al tema y dijese que se estaba linchando a Alfonso Merlos por su ideología: «¿Qué no podemos hacer si tenemos a Pablo Iglesias con un chalet…? ¿La derecha no podemos poner los cuernos?…» Frente a estas palabras Vázquez arremetió de forma inmediata y aparentemente perdiendo los papeles diciendo lo siguiente: «El discurso de Vox aquí, no, lo siento mucho. Podéis debatir lo que queráis, pero los discursos y las mierdas, no. No me toques las narices con los putos discursos de Vox. Hombre, a tomar por culo ya».

Montero entre balbuceos e interrupciones no supo como responder a su presentador que continuaba: «A mi edad ya no quiero escuchar más gilipolleces. Esto es Vox, señores. Sigue hablando, esto es lo único que necesitamos para que esta gente desaparezca del mapa, ¿quieres un atril? Quiero que hables sobre este tema con un letrero que ponga ‘votante de Vox’. Quiero que la gente sepa lo que dice el votante de Vox, como tú, que lo eres porque lo has dicho», señalando a su colaborador. «No te voy a dejar hablar más para decir tonterías. Este programa es de rojos y maricones. Quien no lo quiera ver, que no lo vea», con lo que quiso dar por cerrado el tema.

Este programa es de rojos y maricones. Quien no lo quiera ver, que no lo vea

Jorge Javier Vázquez

Era de esperar la respuesta por parte del grupo político que según han mostrado, se habrían sentido ofendidos con las palabras de Jorge Javier Vázquez y han expresado en redes sociales mediante estas publicaciones: «Es indignante que a los españoles se les impida enterrar a sus muertos en familia y sí se permita a millonarios progres hacer tele basura», y continuaron haciendo alusión a un delicado hecho que tuvo lugar en una edición de Gran Hermano que presentaba él mismo: «Jorge Javier, tu programa se emite gracias a una concesión pública, la misma concesión con la que silenciaste una violación en directo», zanjaron.