¿Consecuencias del caos que el coronavirus ha provocado en la realización del programa o realmente una «conspiración» o trampa, como alega Hugo Sierra? Esta es la pregunta que se está haciendo gran parte de la España seguidora de Supervivientes. El pasado jueves, el reality puso en marcha la primera parte de su gran final, que debido al coronavirus y la cuarentena reglamentaria que deben guardar los concursantes llegados de Honduras, ha debido partirse en dos.

La gala de la pasada semana regaló a la audiencia la noche más emotiva de esta edición del reality de Mediaset. La situación excepcional obligó al equipo de Bulldog TV a customizar el set madrileño por completo para asemejarlo lo máximo posible a la palapa hondureña y así, la diferencia respecto a anteriores años, no fuese tan notable para el público y los supervivientes. Sin embargo, a pesar de vivirse momentos realmente entrañables entre familiares y participantes, la gala no dejaba a todos contentos. Hugo Sierra, al que en el transcurso del programa hemos visto enfadar en varias ocasiones, se mostraba muy molesto con la productora al considerar que habían «conspirado» contra él.

Todo sucedía tras la realización de la prueba del líder, en la que Ana María Aldón conseguía hacerse con la victoria, y por lo tanto conseguir… ¿El primer puesto en la final? Aquí reside una de las grandes polémicas que ha empañado de alguna manera la segunda y última parte de la final que se vivirá esta noche en Telecinco. Las redes y ‘La legión de Hugo’ que así es como se hacen llamar sus seguidores, no han tardado en hacer memoria y recordar, a través de un pantallazo de la propia cuenta oficial de Twitter de Supervivientes, que a Hugo Sierra ya se le había nombrado finalista cuando ganó la última prueba de líder disputada aún desde el Caribe.

Esta crispación y ganas de justicia se incrementaron cuando el protagonista de la polémica mostraba gran enfado en directo y aseguraba que sus compañeros no habían luchado la prueba en las mismas condiciones, ya que todos habían visto ya a sus familiares menos él. Fue en ese momento que Jorge Javier no más lejos de suavizar la situación, decidió comentar con los colaboradores en plató que Hugo estaba enfadado, lo que acompañaron los demás con ironías y burlas hacia el concursante, conocido por su mal perder. «No puedes tener tan mal perder, Hugo», le recriminaba el presentador, a lo que él contestó que simplemente le gustaba «jugar en las mismas condiciones que los demás».

«Queda tan ridículo que es como el abuelo cascarrabias. De verdad, que ya no. Si quieres buscarte una excusa, búscate una excusa más elaborada. Pero no esa chuminada», lanzaba Jorge Javier a un Hugo visiblemente molesto con las palabras. «Vale. Ya está. Entonces no me preguntes nada. Si no me vas a creer lo que te digo, entonces no me preguntes nada» respondía el uruguayo. Y Jorge zanjaba explicando al público que tras las cámaras el superviviente ha expresado que le parecía «una conspiración contra él» y apuntaba: «Que se escuche a sí mismo para que vea lo ridículo que es».

Twitter comenzó a incendiarse tras aquel enfrentamiento y lleva ardiendo una semana. Y es que, a dicha incoherencia sobre los puestos de la final y el desencuentro de Hugo Sierra y Jorge Javier, se le sumaba la nominación de este y su posible expulsión justo antes del remate final del concurso. Ahora el concursante Guardia Civil, Jorge, al que las muestras de apoyo y salvación no le han faltado durante su participación y el ex de Adara, se medirán ante una audiencia que a pesar de conocer los comunes enfados de este último, no comprenden que está ocurriendo.

Por el momento Ana María Aldón y Rocío Flores son las dos finalistas oficiales, y tal y como expresan algunos fans del reality, en lo que se refiere a las pruebas físicas de la final la emoción podría brillar por su ausencia al enfrentarse con cualquiera de los dos nominados que resultase salvado. Pero, la productora suele guardar un as bajo la manga, y la audiencia acostumbra a reaccionar ante las injusticias. Todo puede darse en esta noche de jueves un tanto empañada por la polémica y ansiada a causa de la misma razón.