Series y Televisión

Los cambios que se avecinan en RTVE con la llegada de Tornero

Montaje de la imagen de Tornero con Enric Hernández y Cintora detrás

Carmen Vivas

La radiotelevisión española necesita «un cambio rotundo» y su nuevo presidente, José Manuel Pérez Tornero, está dispuesto a poner patas arriba la corporación con un claro objetivo: «Mejorar la audiencia, la relevancia y que todos los españoles se sientan orgullosos de RTVE». Sin embargo, tras la marcha de la que fuera la administradora provisional única del ente, Rosa María Mateo, y la reciente promesa de renovación del recién llegado líder, se plantean nuevas dudas: qué cambios se llevarán a cabo, cuándo y a quiénes afectarán los mismos.

Pues bien, como hacía mención en su última comparecencia, Tornero parece tener muy claro cuáles son los puntos débiles de la pública. No hay que llevar a cabo una investigación demasiado profunda para constatar que las audiencias de la cadena son un claro síntoma de debilidad a reforzar. Sin ir más lejos, este mes de abril TVE registraba su mínimo histórico. Y es que, por primera vez en un mes desde que hay registros de audiencia la cadena del estado no lograba superar el 8,6% y se quedaba en un 8,3% de share mensual. Un hecho que tan solo viene a demostrar la mala racha de la pública desde que en 2019 registrara el dato de audiencia anual más bajo de sus seis décadas de historia y volviera a repetirlo en 2020.

Para solucionar este problema, el nuevo presidente cree que se debe ofrecer «entretenimiento de calidad, información veraz y plural» y apostar por una mayor «eficacia en la gestión presupuestaria», según sus propias palabras.

Un posible adiós a Cintora y a la producción externa

Puede que estos últimos sean algunos de los pilares fundamentales en los que se habría apoyado también para tomar la decisión de prescindir del programa de Jesús Cintora, Las cosas claras, un rumor que cobra fuerza por momentos. Durante su primera declaración en la comisión mixta del Congreso de los Diputados, Tornero hizo hincapié en eliminar por completo el llamado «info-entretenimiento»: «No va a tener continuidad en RTVE (…) hay que distinguir entre periodismo de calidad e info-show», subrayaba.

«El periodismo que debe hacer TVE es público, valioso, y debe informar con profundidad. Todo lo que sea banalización, show y escándalo no debería estar en ninguna parte de RTVE», sentenciaba en lo que para fuentes internas de RTVE era una clara alusión al espacio por las numerosas polémicas que arrastra desde su estreno. «Hay que recalcar que todavía no se ha comunicado de manera oficial, pero todo apunta a que sí, está en la cuerda floja», explicaban a El Independiente fuentes de la corporación.

Asimismo, y por si esto fuera poco, remarcó que en la televisión pública debe primar «la producción interna» -otro de los motivos por los que más críticas ha recibido el matinal cuyo contenido crea LaCoproductora- en un tiempo donde el presupuesto será «austero, en consonancia con el mandato marco». Y es que, mientras que la ley establece que los contenidos informativos del canal público deben ser siempre de producción interna, Mateo señaló en su momento que Las cosas claras incluía «contenidos de actualidad y de entretenimiento» y lo definía como «un magacín de actualidad informativa» con el fin de justificar la externalización de la producción que, según reveló la propia Rosa María Mateo en respuestas parlamentarias, costaba a RTVE «60.661 euros por programa», de los cuales «900 diarios» irían destinados a su presentador, tal y como confirmó la propia Mateo a petición de algunos diputados de Vox.

«La producción interna primará en TVE, aunque es imposible la autarquía», exponía Tornero en el Congreso. Al parecer el sentir común de la plantilla a pesar del «desconcierto» y la tardanza de los cambios, es que el nuevo jefe «sabe qué errores están sobre la mesa y qué sienta mal a los trabajadores». «Se está reuniendo con todos los departamentos y todas las áreas específicas de redacción e incluso con los centros territoriales…», cuentan integrantes de la plantilla, algo que podría suponer el comienzo de ese principio de cercanía por el que su entorno confirma que estaría apostando.

Además, pretende conceder entrevistas a los medios de comunicación con la intención de diferenciarse del conservadurismo y opacidad de la ex administradora provisional.

Los informativos y Enric Hernández en la diana

«No es recuperar únicamente la audiencia, sino la relevancia que corresponde a un medio de comunicación público (…) vamos a subir mucho en relevancia y poco a poco en audiencia. Sin audiencia no hay relevancia, necesitamos audiencia suficiente para tener relevancia de calidad, pero no nos vale tener audiencia a costa de cualquier cosa», afirmaba Pérez Tornero en su última comparecencia pública. En este sentido, fuentes internas de la corporación aseguran que se trata del ámbito donde se auguran más movimientos.

Según han afirmado a este diario fuentes cercanas a RTVE «se van a producir cambios en la jefatura de informativos». En estos momentos se encuentra al mando de los programas informativos de TVE y RNE Enric Hernández, el que fuera mano derecha de Rosa María Mateo y a quien muchos señalan como el responsable de muchos males sociales del organismo. «Está interesado en que el puesto de Enric lo ocupara alguien de la redacción para fomentar el dar la oportunidad a los de la casa y dejar de buscar el talento fuera», confirmaban a este diario, «lo que no queda claro es si se le reubicará o saldrá. Tiene pinta de que él saldrá fuera» de RTVE.

TVE, a por el «liderazgo» en contenido digital

«RTVE hará apuestas muy fuertes de aquí a fin de año en esta línea. Cambios muy profundos en la producción de contenidos, algo incluso difícil de imaginar. RTVE va a transformarse a tiempo y va a ser líder en contenido no
lineal en colaboración con importantes alianzas internacionales», apostó Tornero.

En referencia a este ambicioso objetivo, el presidente de la pública aseguraba que se podrían convertir en «el caudal digital de España en estos contenidos» a través de la producción de «podcast, textos, interactivos…». «Sumaremos un nuevo consumo para toda la ciudadanía», auguraba, «personalizaremos nuestra oferta y se responderá a otras demandas individuales y colectivas y a la presencia de nuestro país en el mundo».

Comentar ()