Sociedad

Cuáles son las charlas y actividades que Vox quiere controlar con el 'pin parental'

logo
Cuáles son las charlas y actividades que Vox quiere controlar con el 'pin parental'

Aula de instituto. EP

Resumen:

VOX quiere que los padres puedan vetar la presencia de sus hijos en determinadas actividades escolares. Para saber más del pin parental, la página web de VOX permite descargar el documento (que los padres tendrían que llevar firmado a los centros) donde se describen las temáticas que el partido de Santiago Abascal quiere supeditar a la voluntad individual de cada padre.

«Ante la posibilidad de que mi hijo/a pueda ser adoctrinado en ideología de género contra mi voluntad y contra mis principios y valores morales, a través de contenidos curriculares en asignaturas, actividades tutoriales, talleres y clases sobre ideología de género, así como una educación afectivo sexual…». Así arranca el documento que VOX anima a los padres a hacer llegar a los colegios pero, ¿a qué se refiere exactamente?

Dentro de la «ideología de género», los de VOX incluyen tanto la violencia machista como la igualdad y los derechos de los colectivos LGTBI, por lo que todos los contenidos que aborden estas temáticas – aprobadas en sendas leyes – estarían dentro de lo vetable. «Serían por ejemplo todos los temas relativos a la igualdad entre géneros o la educación sexual o la homofobia», afirma Belén de la Rosa, secretaria de Igualdad, Mujer y LGTBI de Comisiones Obreras. Algunos de los ejemplos son las charlas que COGAM da en Madrid sobre diversidad sexual, programas educativos regionales como Ogros y Princesas en Asturias o Skolae en Navarra. Los dos últimos parten de la propia Administración y se basan en la educación afectivo-sexual, el respeto a las distintas orientaciones sexuales o el fomento de la autoestima.

Actividades curriculares, en horario lectivo y aprobadas en Consejo Escolar

Como ya explicó la ministra de Educación al anunciar acciones contra la iniciativa del Gobierno de Murcia (donde VOX ha conseguido implantar el pin parental condicionándolo a su apoyo a los presupuestos), las actividades a las que se pretende imponer un veto son curriculares, esto es, desarrolladas en horario lectivo y tras ser aprobadas por el Consejo Escolar e incluidas en el proyecto educativo del centro.

«Estas actividades están incluso aprobadas por las propias Consejerías de Educación donde es obligatorio que cada centro presente su proyecto educativo por lo que no estamos hablando de iniciativas que se puedan improvisar, son actividades programadas, que llevan haciéndose décadas, y que responden a la LOE (Ley Orgánica de Educación) y a las diferentes leyes autonómicas, por lo que lo que plantea VOX es directamente vulnerar la legislación», afirma De la Rosa.

Estos contenidos curriculares «son trasversales, se suelen dar en tutorías o actividades complementarias pero también se incluyen dentro de los temas a tratar en distintas asignaturas, como puede ser la biología en relación a la diversidad de género», apunta De la Rosa, quien explica que en ese sentido «sí se trata de actividades evaluables». «Estamos hablando de temáticas amplias, como la igualdad, que se tratan a lo largo de todo el año y en muy distintos formatos. En algunos casos pueden ser charlas puntuales de colectivos que vayan al centro a tratar una problemática pero en otros serán aspectos que afecten a las materias y que puedan estar incluidos en los libros de texto, como la igualdad entre hombre y mujer».

Mientas que VOX apela al artículo 27.3 de la Constitución para sustentar este pin parental [Los poderes públicos garantizan el derecho que asiste a los padres para que sus hijos reciban la formación religiosa y moral que esté de acuerdo con sus propias convicciones], desde Comisiones Obreras indican que «este derecho no está por encima de dos derechos constitucionales como son el de igualdad y el de no discriminación».

Entidades como COGAM, responsable de la mayoría de las charlas de diversidad afectivo sexual e identidad de género en la Comunidad de Madrid – donde por cierto no dan abasto a las peticiones de los institutos – inciden en que cualquiera de los contenidos se trata «desde una pedagogía muy fina, poniendo por delante el respeto al alumno y siempre delante de un profesor del centro», asegura Santiago Rivero, su vocal de comunicación.

Comentar ()