El Tribunal Militar Territorial Primero ha emitido una condena a seis meses de prisión contra un cabo de la Guardia Civil que profirió en 2016 comentarios homófobos contra su teniente en presencia de otros cinco efectivos del Cuerpo. Le llamó «niño de la pringue», haciendo alusión a su condición sexual, e indicó que «perdía aceite».

Según recoge la sentencia, todos los presentes entendieron perfectamente el significado y connotación de la expresión «niño de la pringue», «que no es de común conocimiento de la sociedad en general», aunque sí es utilizada en la zona de la que el procesado es oriundo.

Este cabo, en una conversación con otros cinco agentes en la que comentaban el posible próximo ascenso del teniente, manifestó que «el niño de la pringue había renunciado a su ascenso para no perder la plaza», y añadió que «no les quedaba nada que aguantar», según indica el documento de sentencia. El condenado dijo que prefería a tres personas como el superior que anteriormente ocupaba el puesto del que hablaban antes que al agredido, «porque el niño de la pringue es un hijo de puta».

Después de este ataque verbal, la Guardia Civil le abrió al cabo un expediente disciplinario por haber cometido una presunta falta grave. Cuando este expediente se cerró, el 25 de mayo de 2017, se le impuso al procesado una suspensión de empleo y sueldo de cinco días.

La pena de seis meses de prisión a la que ha sido condenado este cabo por un delito de «insulto a un superior» conlleva además la suspensión militar de empleo, así como la de cargo público y la inhabilitación para el derecho de sufragio pasivo.