El director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, Fernando Simón, ha hecho este jueves un llamamiento a los seguidores del Real Madrid si esta noche se proclama ganador de la Liga ante el Villarreal: la celebración «este año tiene que ser diferente, pero no tiene por qué ser peor».

«Es simplemente diferente, y un año yo creo que no pasa nada», ha subrayado en la rueda de prensa que ofrece todos los jueves para actualizar los datos de la pandemia de coronavirus y en la que ha querido hacer extensivo este mensaje a todos los aficionados que tengan algo que celebrar.

Simón, que también ha aprovechado para felicitar a los seguidores del Cádiz por su ascenso tras la reprimenda que lanzó a algunos esta semana por su manera de festejarlo, ha agradecido a la Real Federación Española de Fútbol (RFEF) y a los distintos clubes su implicación con la protección de la salud de la población.

En este sentido, ha recordado que la RFEF solicitó a los clubes que no promovieran y que incluso desincentivaran celebraciones masivas, como ha hecho por ejemplo el Real Madrid, que esta noche se juega ante el Villarreal la que sería su trigésima cuarta Liga. «Desde el Ministerio alabamos esta acción», ha agradecido el epidemiólogo.

«Creo que hay otras formas de celebrarlo, otras formas de divertirse, otras formas de expresar la euforia y la alegría que da que nuestro equipo gane o ascienda sin que ello implique riesgos para la salud pública; es verdad que son un poquito diferentes a las habituales, es verdad que tenemos que tirar un poquito de imaginación, que los españoles tenemos mucha», ha admitido.

Y aunque «no tiene que ser diferente para siempre, este año sí tiene que serlo», ha apostillado.

«Podemos celebrarlo con nuestro grupo de convivencia habitual, con nuestro grupo de amigos con los que llevamos un mes y pico o dos reuniéndonos, desde las ventanas, a distancia, por las redes sociales, pero lo que no deberíamos es celebrarlo con reuniones masivas», no porque vayan a suponer un «altísimo riesgo para los jóvenes que se van a reunir», sino para una parte de la población «muchísimo más frágil que ellos».

Al margen, no obstante, de los riesgos a los que ellos mismos se exponen, que aunque menos graves, no está dicho que no haya casos críticos «e incluso fallecidos», ha concluido. EFE