Sociedad | Sucesos

Un lotero de Almería esconde diez décimos del sorteo de El Gordo por el barrio para animar las compras

Una anciana es atendida en una administración de la Puerta del Sol.

Una anciana es atendida en una administración de la Puerta del Sol. EP

El responsable de la administración de lotería número 13 de Almería ‘La Trece’, Jesús Ibáñez, ha explicado a Europa Press que la idea surgió el pasado año ante las obras que se desarrollaban en el barrio Artés de Arcos de la capital, que dificultaba el paso de transeúntes. «La gente pasaba por otras calles y entonces se me ocurrió animar esto. Al final fue un éxito total», ha reconocido.

Aunque en un principio no contaba con repetir la experiencia, la situación que atraviesan los comerciantes unida a la «época muy mala» por la que pasan los ciudadanos ante la pandemia de covid-19 le alentó finalmente a repetir esta yincana urbana que ha comenzado este martes con los dos primeros buscadores agraciados.

«Al principio no sabíamos si podríamos repetir al no saber si la gente podría salir a la calle o no, pero al final nos decidimos», ha indicado el lotero, quien ha dado cuenta además de las dificultades a las que se han visto sometidos los negocios como el suyo por las restricciones horarias.

La iniciativa cuenta con un éxito notable entre sus vecinos, aunque también «viene gente de otros barrios» y «llaman para que les demos pistas» de dónde se ocultan las participaciones, de las que cada día hasta el próximo viernes se esconderán dos entre las papeleras, los bancos, el arbolado o entre los característicos arcos de la zona, además de otras localizaciones.

«El año pasado salí a las tres de mañana a esconderlos y acabé con la Policía Nacional siguiéndome», explica a modo de anécdota Ibáñez, quien ha detallado que la acción se centran en la última semana antes del sorteo «porque es cuando la gente está más centrada en la Navidad».

A través de su web y las redes sociales de ‘La Trece’, la administración da pistas sobre el paradero de los sobres en los que se guarda un resguardo canjeable por el décimo en la sede de la administración, en el que además se adjuntan las instrucciones. Así, espera poder repartir este año algún gran premio, aunque ha reconocido que incluso dar alguna pedrea de cien euros con el número del juego ya le haría «mucha ilusión».

Comentar ()