Sociedad

Black Friday: la Guardia Civil alerta de una campaña fraudulenta con los robots de cocina de Lidl

Establecimiento de Lidl en Madrid

Establecimiento de Lidl en Madrid

La Guardia Civil ha detectado un nuevo caso de phising. A través de sus redes sociales ha alertado sobre una nueva estafa encabezada por un grupo de ciberdelincuentes que pretende quedarse con los datos personales y bancarios.

No es el primer caso de phising, en los últimos meses se ha advertido de este tipo de delitos. Los ciberdelincuentes se hacen pasar por una institución oficial u organización conocida para engañar sin levantar ningún tipo de sospecha. En este caso, los responsables se han hecho pasar por la multinacional alemana de alimentos, Lidl, publicando una oferta a través de redes sociales con motivo de la semana del Black Friday, según ha informado el Instituto Nacional de Ciberseguridad a través de su página web donde además revela la manera de actuar de los ciberdelincuentes para hacerse con los datos personales y bancarios.

El anuncio de la oferta de Black Friday

El anuncio de los estafadores se ha viralizado a través de Facebook, donde informan de una atractiva oferta del famoso robot de cocina Monsieur Cuisine Connect por una insignificante cantidad de 1,99 euros con motivo del Black Friday, que se celebrará este próximo viernes 26 de noviembre. La promoción ha creado dudas, por ser una rebaja de 399 euros a 1,99, y ha encendido todas las alertas.

Los ciberdelincuentes, para convencer a sus lectores de que es una oferta real, acompañan el anuncio de una fotografía con el robot de cocina de Lidl al precio acordado bajo: «El nuevo modelo Monsieur Cuisine por 1,99 euros. Date prisa en conseguirlo», además de un enlace que redirige a una página web similar a la del supermercado. En esta página, explican que el descuento es como consecuencia de la derrota de Lidl contra Thermomix en los juzgados y que por ello han decidido venderlos por tan solo 1,99 euros. Tras la información de la razón del descuento, los responsables guían a la víctima a una sencilla encuesta que al finalizarla ofrece una caja de regalo para comprobar qué es lo que se ha llevado.

Sin embargo, para reclamar el premio se necesitan unos datos personales y bancarios para realizar la compra. Al rellenar esos datos lo que realmente ocurre es que nos estamos suscribiendo a un servicio de pago por una cuantía de 33 euros cada 14 días.

Te puede interesar

Comentar ()