Consumo

Este es el restaurante donde comerás "La Mejor Fabada del Mundo"

Plato de fabada

Plato de fabada

El restaurante La Consistorial de Mieres se ha alzado este martes con el primer premio en la final del concurso «La Mejor Fabada del Mundo», al que optaban 25 establecimientos hosteleros, cinco de ellos de fuera de Asturias.

Según ha anunciado el jurado tras degustar los platos elaborados a lo largo del día en la localidad asturiana de Villaviciosa, el segundo premio ha recaído en el madrileña Casa Hortensia y el tercero en El Cenador de los Canónigos de Cangas de Onís, mientras que el Mesón Sidrería Arturo, también de Madrid, se ha hecho con el galardón al mejor compango.

El jurado de este concurso organizado desde 2011 por el Ayuntamiento de Villaviciosa y la empresa Gustatio ha estado formado por los cocineros y expertos gastronómicos Pedro Morán, Luis Alberto Martínez, Juan Antonio Duyos, Gregorio García, Joaquina Rodríguez, Víctor Berdasco, Isaac Loya y David Fernández-Prada.

En la semifinal nacional de este año hubo candidatos de Andalucía, Galicia, Madrid, Baleares, Murcia y Castilla-La Mancha y se clasificaron para la final Casa Menéndez (Águilas, Murcia), Casa Hortensia (Madrid), Taberna Asturiana Zapico (Toledo), el Parador de Illescas (Illescas) y Mesón Sidrería Arturo (Madrid), estos dos últimos por primera vez.

Junto a ellos han disputado la final los asturianos Cocina Cabal (Oviedo), Doña Concha (Oviedo), El Madreñeru (Siero), Iván Villar Orígenes (Oviedo), Taberna Tapería La Botica, Casa Chuchu (Turón), Casa Eladia (Rozaes), Casa Pedro Parres (San Juan de Parres), Casa Telva (Valdesoto), El Cenador de los Canónigos (Cangas de Onís), El Rincón de Adi (Oviedo), La Consistorial (Mieres), La Llosa de Oles, La Sauceda (Buelles), La Vizcaína (Las Caldas), Merendero de Covadonga, Michem (Villabona), Sidrería Prida (Nava), Sidrería Román (Gijón) y Vistalegre (Colunga).

La fabada es un plato tradicional de la gastronomía asturiana de origen incierto consistente en un cocido de fabas, una variedad de judía grande y de color blanco, al que se le incorpora el compango, como se conoce al acompañamiento cárnico de chorizo, morcilla de cerdo y tocino entreverado.

Este plato, que ha ido ganando adeptos fuera de la región y que ya forma parte de la carta de restaurantes de muchos lugares de España e incluso de algunos países de Iberoamérica, debe cocinarse a fuego muy lento durante varias horas para evitar que se rompan las fabas y lograr que el caldo vaya ligando.

El secreto de una buena fabada, según han desvelado tras alzarse con el primer premio los propietarios de La Consistorial de Mieres, los hermanos José Luis y Juan Manuel Días Permuy, es «un buen producto de la tierra, fuego lento y mucho amor». 

Te puede interesar

Comentar ()