Tendencias

Venta del Comendador, un alto en el camino para degustar el 'otro bacalao al estilo Labra' de camino a las playas del sur

El restaurante ubicado en pleno centro de Valdepeñas (Ciudad Real) ofrece adentrarse dentro de la gastronomía manchega

La Venta de El Comendador, restaurante que se encuentra en el centro de Valdepeñas (Ciudad Real)

La Venta de El Comendador, restaurante que se encuentra en el centro de Valdepeñas (Ciudad Real)

Es más que probable que si vive o ha visitado Madrid haya probado o, al menos, haya oído hablar del famoso bacalao de Casa Labra. Este antiquísimo bar que se encuentra en el lugar de fundación del PSOE, a escasos metros de la Puerta del Sol, ofrece uno de los mejores pescados rebozados de España, así como unas croquetas de bacalao, que bien vale la espera de la cola por llevarse a la boca semejante manjar. 

A 200 kilómetros exactos de la capital española, en Valdepeñas (Ciudad Real) se encuentra un restaurante que replica la famosa receta del bar madrileño. La Venta del Comendador es un local que se sitúa en la Plaza España y que tiene, además del famoso pescado, una amplia variedad de las recetas de los platos típicos de la tierra de Don Quijote. Y, por supuesto, buenos vinos.

Cientos de miles de madrileños escapan hacia el sur de España buscando sol, costa y relax. Pero antes de tocar con los pies la arena hay que reponer fuerzas y, sobre todo, hacer la parada técnica y obligatoria que recomienda la Dirección General de Tráfico (DGT) cuando realizamos viajes. Por eso, la localidad manchega es un lugar inmejorable para desconectar de la carretera durante un rato. 

El restaurante, que recuerda a un patio de comedias, tiene dos plantas. En la baja, los clientes suelen tomar los chatos de vino valdepeñero o una caña de cerveza recién tirada. Los bares de la localidad de Ciudad Real también se caracterizan por ser generosos con sus tapas y no es de extrañar que en dicho bar por una consumición los camareros pongan de acompañamiento un plato de migas manchegas, pisto con pan o una mini fuente de gachas manchegas. 

De hecho, La Venta del Comendador ha ganado varios premios en la famosa Feria de la Tapa que organizan diferentes bares de Valdepeñas. El último galardón data de 2018 gracias a su famoso Tierra y Mar.

La primera planta, destinada a servir las comidas y las zonas, posee el espacio suficiente para poder disfrutar de la comida sin ningún tipo de problema ya que se respeta la manida distancia de seguridad entre mesa y mesa. El menú, con un precio entre 16 y 18 euros dependiendo de si es fin de semana, es de lo más amplio y, les puedo asegurar que, es bastante difícil escoger entre los diferentes platos. Pero si uno se sienta en las sillas de dicho restaurante es casi delito no pedir los huevos revueltos que tienen por nombre el mismo que el restaurante. 

La Venta de El Comendador, restaurante que se encuentra en el centro de Valdepeñas (Ciudad Real)
La Venta de El Comendador

Además del citado bacalao, una de las especialidades de La Venta del Comendador es el asador y tanto el cordero como los chuletones son un verdadero placer para las personas que acuden al establecimiento. 

El vino, como no podía ser de otra manera, debe ser uno de los pilares fundamentales para aderezar la comida. Los caldos de las principales bodegas valdepeñeras figuran en su carta. Como recomendación, cualquier persona que visite Valdepeñas debe tomarse un buen Landó blanco bien frío y un Corcovo Crianza. 

Una Ciudad muy heroica

Que Valdepeñas es una ciudad mundialmente reconocida por sus vinos, a pesar del lío judicial en el que están inmersas las grandes bodegas locales, es un hecho. Pero, además, es una localidad con una historia milenaria. 

De hecho, fue denominada por Fernando VII como Muy Heroica Ciudad por combatir contra el ejército de Napoléon en 1808, una de las grandes hazañas en la historia de Valdepeñas. 

Dicha batalla, recogida por Pérez Galdós en varias de sus obras, es el prólogo de la Batalla de Bailén se produce el 6 de junio de 1808. Fue ese día cuando la población de Valdepeñas opuso una fuerte resistencia a las tropas napoleónicas comandadas por el general Ligier Belair. Sus habitantes con los más rudimentarios útiles de defensa impidieron la llegada de las tropas francesas a Bailén y con ello favorecieron el triunfo del General Castaños. Los guerrilleros locales como Juana «La Galana» y Francisco Abad Moreno «Chaleco» son uno de los símbolos de la ciudad.

La heroína local tiene un monumento a la entrada de la ciudad mirando dirección Madrid (por donde llegaron las tropas galas), representando el símbolo de resistencia que derrocharon los antepasados valdepeñeros durante el intento de conquista de Francia en España. 

Te puede interesar

Comentar ()