Mañana va a ser un viernes distinto. Después de casi tres meses de aislamiento, en el que todo tipo de actividades de ocio tanto al aire libre como en interiores han sido inexistentes, los ciudadanos de Vizcaya, Sevilla, Cádiz, Gran Canaria, Fuerteventura y Tenerife, podrán volver a ver una película en la gran pantalla. De hecho, algunos no han podido esperar y ya tienen su ‘ticket’ al cielo.

«Hemos empezado a vender entradas en los cines de Canarias, que abrirán mañana», cuenta a El Independiente Fernando Évole, Director General de Yelmo Cines y Vicepresidente de la Federación de Cines de España (FECE). Évole señala la importancia de reabrir las salas después de este parón debido al coronavirus, de dar la oportunidad a la gente de ver las películas «que estaban estrenadas ya y que muchos no pudieron disfrutar por el cierre de los cines en marzo». Además, también habrá clásicos, largometrajes de terror y una reposición de Fast And Furious «que los jóvenes querrán revivir de nuevo», indica.

Mañana comienza un período de «transición» en el que las salas de cine darán de nuevo la bienvenida a sus «clientes», de los que empresas como Yelmo «aprenderán poco a poco hasta que llegue el 26 de junio, que será cuando todos los de España estén abiertos y se dé paso a los grandes estrenos», puntualiza Fernando Évole. Y es que hay películas como Mulán que se quedaron a las puertas de proyectarse en las pantallas. Además del esperado título de Disney, «el 3 de julio se estrena una película española llamada La lista, y a mediados de ese mes llega lo nuevo de Christopher Nolan, Tenet, que será un peliculón». En definitiva, «junio es la toma de contacto, julio va a ser el mes de despegue y en agosto tendremos que ir a velocidad de crucero», describe Fernando Évole.

Entonces, ¿qué se van a encontrar los que lleguen mañana al cine? En una demostración de la experiencia del usuario que ha ofrecido a El Independiente, Borja de Benito, Portavoz de FECE, en los cines Yelmo del centro comercial Islazul de Madrid, ha señalado que «la taquilla es ahora digital. Recomendamos la compra online y el pago con tarjeta». En caso de no hacerlo, «en estas taquillas consigues tu entrada. Podrás ver el plano del cine y la separación que vas a tener con respecto al resto». Fernando Évole también aconseja la compra online: «Si adquieres las entradas antes de venir, no tendrás que hacer cola en una taquilla. En nuestra web y app puedes escoger la película, la sesión y tu bloque de butacas».

El siguiente paso a seguir es la compra de palomitas y bebidas para consumir una vez dentro de la sala. A pesar de que puedes adquirir el menú a través de la página de Yelmo, la barra de bar está disponible para la compra presencial. «Nos encontraremos con un cartel que indica la distancia de seguridad que debemos mantener a la hora de avanzar en la cola», describe Borja de Benito. Nuevamente, se recomienda el pago con tarjeta. El personal que atienda a los clientes estará provisto de material de seguridad y habrá mamparas que incrementen la separación entre ambas partes.

Una vez que se hayan comprado las palomitas y las bebidas, el siguiente paso es la validación de las entradas. «Aquí tendríamos el punto de corte de entradas de cine, algo que se va a suprimir». En su lugar, «lo que nos vamos a encontrar son los lectores digitales. De tal forma, que si llevas la entrada en el móvil, solo tendrás que acercarla al lector para que la lea. Si la llevas impresa, habrá un control visual para comprobar que es correcta», explica Borja de Benito.

La importancia de que la gente sepa que el cine es un lugar seguro

¿Merece la pena abrir las salas para solo un 30% o 50% de aforo? En Yelmo lo tienen claro. «La gente tiene ganas de salir y hacer cosas. En el momento en que se den cuenta de que es un espacio seguro donde disfrutar con familiares y amigos, querrán acercarse», señala Fernando Évole. Considera que el séptimo arte tiene una magia y un magnetismo que ni el coronavirus ha conseguido reprimir.

Además, aunque haya que seguir una serie de instrucciones propias de esa ‘nueva normalidad’, «el ritual va a seguir siendo el mismo. Estás en una sala, sentado en la butaca tras haberte quitado la mascarilla, con tu grupo de amigos. Se apaga la luz, se ilumina la pantalla y empiezas a disfrutar de una buena peli con unas buenas palomitas. Es insuperable», señala el Director General de Yelmo Cines.

Una de las diferencias es que las entradas se comprarán «por bloques». No estarán todas disponibles, puesto que entre los grupos de amigos y familiares habrá una separación que hace referencia a esa necesaria distancia de seguridad. «Estarás separado del resto», la sensación será similar a cuando reservas mesa en un restaurante «al que vas con tus amigos»,

De momento, el funcionamiento queda así. La última orden del Gobierno señala que es necesario aplicar estas medidas «hasta que haya una terapia eficaz», cuenta Borja de Benito. Una vez que la desescalada llegue a su fin, la gestión queda en manos de las Comunidades Autónomas. Por ahora, habrá que cumplir con las pautas estatales y seguir «viendo la evolución», concluye el Portavoz de FECE.