La segunda parte de la comedia Padre no hay más que uno, dirigida y protagonizada de nuevo por Santiago Segura, ha superado los dos millones de euros desde su estreno a finales de julio y ha logrado la mejor apertura del año de una película española, según datos recogidos por Europa Press de ComScore Movies Spain.

En total, la taquilla del fin de semana en España también ha rebasado la barrera de los dos millones de euros y ha crecido en más de un 165% respecto a la semana pasada. Tres producciones españolas se han colado en el ‘top 5’ (‘Padre no hay más que uno 2’, ‘Súper agente Makey’ y ‘Voces’), que generan el 75% de la taquilla del fin de semana.

Ya el viernes pasado se conocía que la película de Segura acumulaba más de un millón de euros, elevando la taquilla de ese día un 150% respecto a la semana pasada. Además, su recaudación hizo que la taquilla creciese un 100 por cien el miércoles respecto al mismo día de la semana pasada y más de un 160 por ciento el jueves.

De esta manera, la secuela de Padre no hay más que uno ha arrancado un 60 por ciento más fuerte que su predecesora, estrenada hace justo un año, y que se convirtió en la cinta española más taquillera del año. Padre no hay más que uno 2 registró 460.000 euros sólo en su primer día de estreno el pasado miércoles 29 de julio, según datos de Comscore.

Segura dirige, escribe y protagoniza esta película estrenada el pasado miércoles 29 de julio, desafiando a la pandemia de coronavirus y en uno de los momentos más delicados para los cines.

Pese a este contratiempo, el cineasta decidió mantener la fecha de lanzamiento y dar con su trabajo un impulso a las salas. «Desde pequeñito la sala oscura ha sido mi devoción. La idea de hacer una película y que no pase por cines me da angustia», confesó el pasado martes en una entrevista concedida a Europa Press. El intérprete reconocía que están estrenando «contra viento y pandemia», decisión que ha tomado para ayudar a una industria que le ha «dado tanto».

«Los cines necesitan producto», reivindicó, aunque admitiendo que le da «pena» ver cómo «las superproducciones norteamericanas quieren conservar sus inversiones», dejando un agosto en blanco sin películas «palomiteras» en cartel. «A mí me ha parecido necesario estrenar. Además he visto las medidas de seguridad que han implementado los cines, que están muy bien», apuntó.