Cultura

Para los escritores lo realmente difícil será "lidiar con el año que viene"

Infinitas son las formas en que esta situación puede llegar a cambiar a las personas. Sin embargo, también se verán modificadas, adaptadas o afectadas las obras que los humanos, con sus propias manos crean. «Es muy probable que haya escritores que estén escribiendo sobre esta situación, desde ensayo hasta novelas apocalípticas. En mi caso, ha ayudado para escribir algunos versos sobre la soledad y lo importantísima que era -y es-, la vida social». Miguel Gane, uno de los jóvenes poetas españoles más exitosos del momento, explica así cómo cree que puede afectar la inspiración en la tragedia a la hora de crear nuevas obras.

De la misma forma opina Javier Ruescas, el escritor y youtuber madrileño, autor, entre otras, de la famosa trilogía Cuentos de Bereth: «Como la mayoría de autores, yo escribo de lo que vivo, lo bueno, lo malo y lo regular. Y algo tan increíble como esto calará en nuestra forma de contar las historias, en cómo contarlas y en qué contar en ellas. Siento que no hablaremos nunca más del aislamiento, las pandemias, las relaciones o la soledad, entre otros temas, de la misma manera».

Esto calará en nuestra forma de contar las historias, en cómo contarlas y en qué contar en ellas

Javier Ruescas

Mientras que Gane lo que peor está llevando es «el ruido que se genera en casa» por su familia, Ruescas confiesa que ha pasado por distintas fases «al principio me era imposible concentrarme y después, cuando me «acostumbré» a esta situación, retomé con fuerza la escritura». El autor, que antes de esta situación necesitaba salir a pasear y desconectar, «para poder construir mejor las historias antes de escribirlas» , ahora ha cambiado las caminatas por «series, películas y libros» para inspirarse.

En el plano económico, los bolsillos de los autores tampoco están repletos de esperanza ante la crisis. Para Miguel Gane el gran problema en un momento como este es que «no contamos con las librerías físicas, -importantísimas en el sector-, con lo cual todo se ve reducido a lo digital. En España queda, todavía, mucho lector romántico, de los de tocar libro y pasar un rato con él en las manos, antes de comprarlo».

Miguel Gane

«Los autores nos llevamos un 10% de cada libro y se cobra solo una vez al año: en el primer trimestre del siguiente. Es decir, que acabamos de cobrar las liquidaciones de 2019, y menos mal, porque se avecinan tiempos complicados», explica por otra parte Javier Ruescas, preocupado por la situación que se avecina para los de su gremio. «Por suerte, mis libros y mi público joven compran de manera regular durante todo el año y algo es algo. Por otro lado, yo he cancelado toda una gira, incluso con parada en Latinoamérica, y la publicación de mis dos novelas de este año se ha retrasado», zanja el autor.

Ninguno de los dos ha notado cambios sustanciales en la venta de sus obras, que ‘a priori’ se podría pensar que habrían aumentado por el confinamiento. «Los autores no tenemos datos sobre nuestras ventas hasta que acaba el año. Más allá de lo que intuimos por las rrss y lo que nos dicen los lectores, es un enigma hasta que en 2020 recibamos las liquidaciones», un método que según Javier resulta anticuado y debería actualizarse.

Que Sant Jordi no se celebre es una desgracia para todos

Miguel Gane

Por si el confinamiento y el cierre de las librerías fuese poco, celebraciones como Sant Jordi o la Feria del Libro de Madrid también se han visto canceladas por el coronavirus. En lo referido a una fecha tan importante para el trabajo de ambos como es el Día del Libro, los dos reflejan el dolor económico y sentimental que supone no festejarlo.»El hecho de que Sant Jordi no se celebre es una desgracia para todos», afirma Gane.

«En el mundo del libro es una fecha importantísima y, personalmente, siempre he tenido buenas firmas y unas experiencias maravillosas. Esta vez nos va a tocar hacerlo todo desde casa», continuaba Gane, para el que este año su asistencia contaba con un sentido aún más especial, y es que presentaba su primera novela, Cuando seas mayor. «Por todo lo que implica este libro, se lo merecía. Así que, por ese lado, siento un poco de tristeza», concluye.

Javier, que relataba haber tenido que retrasar la publicación de dos novelas por la situación, aclara que «en 2020 al menos hemos podido cobrar lo de 2019… lo realmente difícil será lidiar con el año que viene», ya que, las cancelaciones de eventos suponen menos ventas y estas a su vez una importante bajada de ingresos.

A pesar del duro momento, los autores, como el resto de las personas, han adaptado su vida al confinamiento y ahora escriben de noche y se inspiran de día. «Hay días en los que estoy mejor y otros me pesan un poco más. Entonces trato de buscar la desconexión en las videollamadas. Aunque a distancia, los amigos siguen siendo capaces de salvarnos la vida», confiesa Miguel Gane. Por su parte, Javier cuenta que está aprovechando parte de su tiempo estos días para «hacer clubs de lectura y regalar durante estos meses mi curso de escritura online».

Finalmente, los dos coinciden en que en esta situación un libro puede ser más valioso que nunca y transportarnos a otro lugar, hacernos vivir otras sensaciones y «ayudarnos a escapar».

Comentar ()