Vida Sana

No todas las dietas vegetarianas son tan buenas para tu corazón

Un nuevo estudio asegura que comer exclusivamente alimentos vegetales también puede aumentar el riesgo cardiovascular.

Las dietas con vegetales que contienen alto aporte de azúcares, patatas o granos refinados aumentan el riesgo cardiovascular.

No todas las dietas vegetarianas son tan buenas para tu corazón.

Corazón sano y dieta vegetariana han estado, hasta ahora, asociados en base a distintos estudios. Uno de ellos, publicado en 2013 en Journal of the American Medical Association (JAMA), aseguraba que la dieta vegetariana disminuye los niveles de presión arterial y reduce entre un 2o y un 30% del riesgo de padecer una enfermedad cardiovascular.

Sin embargo, un nuevo estudio pone en cuestión los hallazgos y alerta de que no todas las dietas vegetarianas son iguales. Algunas, incluso, pueden aumentar el riesgo cardiovascular. “Hay una amplia variación en las cualidades nutricionales de los vegetales y que resulta crucial considerar» a la hora de clasificar las dietas vegetarianas, ha dicho Ambika Satija,  postdoctorando en la Harvard T.H. Chan Escuela de Salud Pública de Boston y director de la investigación.

El estudio ha abarcado a más de 200.000 personas

Para clasificar estas distintas dietas y estudiar su impacto en la salud cardiovascular, los científicos han establecido tres versiones de la dieta vegetariana: una de ellas con todo tipo de alimentos vegetales e ingesta reducida de alimentos animales; otra de alimentos vegetales con hincapié en productos saludables como granos completos, frutas y vegetales y otra no tan saludable con alimentos vegetales menos sanos como granos refinados, patatas o dulces.

Bajo estas premisas, el estudio ha analizado los estilos de vida, hábitos de salud e historial médico de más de 165.000 mujeres de dos estudios americanos de salud de enfermeras y 43.000 hombres del Estudio de Seguimiento de Salud de profesionales. Estos han respondido cuestionarios cada dos años y durante dos décadas sobre estas cuestiones. Se excluyó a los pacientes con enfermedades coronarias, cáncer, infartos u operaciones coronarias previas.

Durante el seguimiento, 8.600 pacientes desarrollaron una enfermedad coronaria. Unos resultados que, puestos en relación con los distintos tipos de dietas basadas en vegetales, pusieron de manifiesto que mientras, en general, están asociadas a un menor riesgo para el corazón, una dieta vegetal con énfasis en bebidas azucaradas, granos refinados, patatas y dulces tiene el efecto contrario. También las que incluían alimentos animales.

La Fundación Española del Corazón (FEC) también es cauta respecto al beneficio de las dietas vegetarianas para la salud cardiovascular. «Una dieta vegetariana no realiza los aportes suficientes de algunos nutrientes, como vitamina B12 u omega3, que no se encuentran o son muy escasos en alimentos de origen vegetal», explica Petra Sanz, miembro de la FEC. Alimentos, ambos, fundamentales para la salud cardiovascular, puesto que la falta de vitamina B12 se puede traducir en anemia y la de omega3 en un aumento del colesterol y los triglicéridos.

En una dieta vegetariana faltan la vitamina B12 y el omega 3, fundamentales para el corazón

También explica Petra que no se puede afirmar que una dieta vegetariana es, en sí, beneficiosa para el corazón. «Hay alimentos vegetales, como las grasas de palma o coco, que son perjudiciales para el corazón», añade.

De hecho, desde la FEC no recomiendan una dieta vegetariana: «La única dieta que ha demostrado tener claros beneficios para la salud cardiovascular es la mediterránea, con aportes equilibrados de alimentos vegetales y animales, tomados con moderación».

Comentar ()