Algo más de un mes después de la que el fondo de inversión Weston Hill rescatara financieramente a la cadena dental low cost iDental, la compañía asegura que su prioridad es ahora solucionar “absolutamente el 100% de los problemas con los pacientes” y que para eso buscarán las soluciones “más adecuadas a cada paciente”.

Los pacientes que reclaman soluciones a iDental se cuentan por miles y se han movilizado tanto a través de redes sociales como de los colegios de odontólogos y oficinas de consumo. “La prioridad de la nueva dirección son los pacientes, a los que se podrá terminar el tratamiento, devolverles la parte del presupuesto que no se haya efectuado y también se estudiará, si no quieren que les volvamos a tocar la boca, que continúen el tratamiento en otras clínicas dentales”, asegura una portavoz de la compañía.

“Si no quieren que les volvamos a tocar la boca, se estudiará que continúen el tratamiento en otras clínicas dentales”

Una labor a la que, según fuentes de la compañía, se ha dedicado un equipo de 30 personas desde la adquisición por parte de Weston Hill de forma telefónica y también, desde la última semana, a través de reuniones presenciales con los afectados que han liderado las distintas páginas de reclamaciones en redes sociales y que se manifestaron hace apenas dos semanas frente a distintas clínicas en varias ciudades. Juani Romero es una de ellas: “Yo les conté mi problema y el de mis hijos y ellos han dicho que si no queremos arreglar las cosas en idental, están dispuestos a buscar una clínica fuera y que si no queremos sean intermediarios que le pasemos los presupuestos de otro sitio siempre que sean viables y que están dispuestos a llegar a un acuerdo con todo el mundo”, afirma la afectada, que acudió a la clínica para colocarse unas fundas para disimular los dientes separados pero acabó perdiendo gran parte de la dentadura.

Revisión de materiales de las prótesis

Esta nueva estrategia de la compañía, que ahora lidera un ex directivo de Vitaldent, pasa también, según aseguran, por revisar los materiales con los que trabajan. Estos han sido otro de los focos de denuncia de muchos pacientes, que aseguraban que se les ponían prótesis de resina u otros materiales que terminaban cayéndose o rompiéndose. “Probablemente haya materiales con los que dejemos de trabajar, pero yo no tengo constancia de que se pusiesen prótesis de resina como definitivas”, asegura una portavoz de iDental.

“Probablemente haya materiales con los que dejemos de trabajar”, asegura una portavoz de iDental

Los pacientes como Romero también están reclamando a la compañía que les envíen sus historiales clínicos, ya que muchos aseguran que la compañía tarda meses en hacérselo llegar y cuando llegan no tienen toda la información o es ilegible. “No entendemos este problema, los expedientes se están enviando en el plazo legal y si algo no se entiende puede ser por la letra del odontólogo”, afirman desde iDental.

Aunque también han sido muchos los pacientes que han denunciado las continuas cancelaciones de visitas o largas esperas en las clínicas, la portavoz de iDental asegura que éstas no se debieron a que la compañía tuviese demasiados pacientes. “Seguramente ha sido un problema de organización”, zanja la fuente, que achaca directamente los problemas que ha tenido la compañía, tanto a nivel de imagen como financieros (la compañía adeudaba tres y más meses de salario a los trabajadores que solucionó tras la compra de Weston Hill), a una campaña de desprestigio “orquestada desde los Colegios de Odontólogos”.

“El propósito del Colegio era que desapareciéramos”

“El Colegio contrató a una agencia de comunicación para orquestar una campaña contra nosotros”, denuncia la portavoz de iDental. Una acusación que ha sido categóricamente rechazada por parte del presidente del Consejo de Colegios de Odontólogos de España, Óscar Castro: “La única excusa que tienen quien tiene algo que ocultar es la de poner en marcha otros ventiladores pero nuestras campañas son absolutamente transparentes y en ningún caso hemos ido contra iDental”.

Nuestras campañas son absolutamente transparentes y en ningún caso hemos ido contra iDental”, afirma Óscar Castro

Castro afirma que las reclamaciones continúan en aumento: “En lo que llevamos de 2017 hemos superado con creces todo el año 2016 y la gran mayoría proceden de cadenas como iDental”. El consejo que reúne a los colegios de dentistas de las distintas regiones denunciaba que, según sus últimos datos de 2015, las cadenas reciben 25 veces más quejas que las clínicas privadas tradicionales y, además, sus reclamaciones subieron ese año un 48% mientras que las de las clínicas tradicionales bajaron un 11%.

“El director médico de la clínica iDental de Murcia está expedientado y estamos en un proceso judicial contencioso administrativo al que se llegó tras aprobarlo el Colegio de Murcia por unanimidad”, afirma el presidente de los dentistas, que cree que las conversaciones que ahora está manteniendo iDental con los afectados “buscan únicamente callar a los afectados con dinero”.

En una empresa que iba bastante bien de repente empiezan las apariciones de afectados en distintos medios, muy bien orquestadas y eso influye”

Para la portavoz de iDental, esa campaña resultó muy efectiva e influyó tanto en la imagen de la compañía como en sus problemas financieros. “Nada es fruto de una sola cosa, pero en una empresa que iba bastante bien de repente empiezan las apariciones de afectados en distintos medios, muy bien orquestadas y eso influye”. Para la portavoz de la compañía, que sacude así los problemas de liquidez que acarrearon deudas de más de tres meses con casi la totalidad de la plantilla, “el problema más grande de iDental es que ha puesto en riesgo los privilegios de un sector que no quería nuestra competencia”.

Hasta el momento, el Colegio de Odontólogos de Madrid ha asegurado que en lo que va de 2017 un centenar de odontólogos de la compañía están siendo investigados aunque aún no han informado de la resolución de expedientes. También en otros colegios como el de Cataluña o el de Murcia se han iniciado acciones contra los profesionales de la compañía.