Salud | Vida Sana

Italia redobla esfuerzos contra el coronavirus mientras se acelera la cascada de contagios

Tercer muerto confirmado, el segundo en la región de Lombardía | El gobierno prohíbe la entrada y salida en 11 municipios considerados como "focos" | Milán cierra sus escuelas y universidades durante una semana

logo
Italia redobla esfuerzos contra el coronavirus mientras se acelera la cascada de contagios

Policías y turistas con máscaras en Venecia, que ha cancelado su Carnaval por temor al coronavirus. EFE

Resumen:

El gobierno italiano ha decidido tomar medidas excepcionales para luchar contra el grave brote de coronavirus que afecta al norte del país, donde se han confirmado al menos 152 casos entre las regiones de Lombardía, Véneto, Piamonte y Emilia Romagna. Tres personas han muerto. La última, una mujer en Cremona (Lombardía) que sufría un cáncer pero cuya condición se había visto agravada a causa del coronavirus y cuyo fallecimiento se ha confirmado durante la tarde del domingo. De los ingresados, 26 están bajo terapia intensiva según ha explicado el jefe de Protección Civil, Angello Borrelli.

En Lombardía, donde se concentran ya más de 110 casos, se han suspendido por orden gubernamental todas las concentraciones en espacios públicos, incluidos eventos deportivos y religiosos, así como las clases en centros escolares y universitarios, incluido Milán. También cerrarán hasta nueva orden museos, cines y teatros. También los bares y restaurantes a partir de las seis de la tarde. En las zonas aisladas sólo se permitirá la apertura de negocios de alimentación que permitan el acceso a bienes básicos para la población. Las medidas permanecerán en vigor al menos siete días, prorrogables a 14.

Las precauciones comienzan a extenderse al resto de Europa. Durante la tarde-noche del domingo, Rumanía ha sido el primer país en anunciar que someterá a cuarentena obligatoria a todas las personas que lleguen desde Lombardía o el Véneto o que hayan estado allí en los últimos 14 días. El gobierno rumano no aclara cómo cumplirá con la medida dado el alto tránsito de pasajeros entre ciudades turísticas como Milán, Venecia y Bucarest.

En el Véneto, Venecia se ha visto obligada a cancelar su mundialmente conocido Carnaval tras confirmar los dos primeros casos en la región. También aquí cerrarán escuelas y universidades, por orden gubernativa. Se han suspendido también las clases en las universidades de Turín, Emilia Romagna, Génova, Trieste, Udine y Bolzano.

El primer ministro, Giuseppe Conte, confirmó durante la madrugada que la Policía controlará que nadie entre ni salga de las zonas establecidas como focos de la infección, localizadas principalmente al sur de Milán en localidades como Codogno. Son diez municipios de Lombardía y uno del Véneto, donde quedan confinadas unas 50.000 personas bajo amenaza penal si no se respeta el aislamiento. «Hemos dado este mandato a la Policía y, si es necesario, intervendrán las Fuerzas Armadas», confirmó durante una rueda de prensa.

Las medidas de contención han afectado también a tres partidos de la Serie A: Inter-Sampdoria, Hellas Verona-Cagliari y Atalanta-Sassuolo. El Atalanta fue el rival del Valencia este miércoles en los octavos de final de la Champions League, en un partido disputado en el estadio de San Siro en Milán.

«En las áreas de los brotes no se permitirá la entrada ni la salida, salvo excepciones específicas que se evaluarán eventualmente. En esas áreas ya se ordenó la suspensión de actividades y eventos laborales», agregó durante su comparecencia Conte, que esgrimió la necesidad de medidas fuertes. «El bien de la salud de los italianos es lo más importante para nosotros. La salud ocupa el primer lugar en una jerarquía ideal de valores», dijo el primer ministro.

Pese a la presión de la Liga y de su líder Matteo Salvini, Conte ha rechazado otras medidas más extremas como la anulación del espacio Schengen o el cierre de fronteras que calificó de «desproporcionadas». «Por el momento no es necesaria una iniciativa de este tipo, sin tener en cuenta el impacto devastador que tendría en la economía», ha argumentado el dirigente.

Pese a que durante toda la jornada se ha pedido «calma» desde Roma, el goteo constante de nuevos positivos en el norte del país ha extendido un estado de alarma creciente. Con más de 100 casos confirmados -dos de los contagiados han fallecido y uno ha sido dado de alta-, Italia vive ya la que es oficialmente la mayor crisis provocada por el coronavirus fuera de Asia.

Tras los pasos del ‘paciente 1’

Hasta el momento, el brote originado en la ciudad china de Wuhan, que va camino de las 2.400 muerte y los 80.000 contagios en todo el mundo, sólo había provocado una muerte en Europa. Se trataba de un turista chino de avanzada edad y que había viajado a Francia. Adriano Trevisan, de 78 años, se convirtió en el segundo en la madrugada del viernes al fallecer en la región del Véneto. Poco después murió una mujer de 77 años en Casalpusterlengo (Lombardía).

La región lombarda acumula la mayoría de los casos y es considerada el foco principal de la infección, cuyo vector de entrada en Italia no está claro. Se señala como ‘paciente 1’ a un ciudadano de 38 años, trabajador de una fábrica de Unilever en Casalpusterlengo, que presentó durante días síntomas de la enfermedad sin que se le aplicase el protocolo del coronavirus. Participó en carreras populares, partidos de fútbol y varias cenas cuando aún era asintomático, fase en la que el virus ya podría ser contagioso según los expertos.

No fue hasta su tercera consulta médica cuando su mujer -embarazada y que también ha dado positivo por el virus- mencionó que el 1 de febrero su marido había cenado con varios amigos, entre ellos un empresario con negocios en China y que había regresado del país hacía 10 días. Se señala a esa persona como ‘paciente cero’, pero nunca ha dado positivo por el coronavirus. La Organización Mundial de la Salud ha alertado de que casos como el de Italia, sin vectores claros y definitivos de transmisión, son preocupantes y «estrechan la ventana de oportunidad» para contener el virus y evitar su expansión.

El goteo de casos en la zona colindante a Codogno ha sido incesante durante las últimas 24 horas. Y seguirá creciendo. Muchos de los positivos están relacionadas con estancias en el hospital por el que el ‘paciente 1’ pasó, en un principio, sin control. Ningún país fuera de Asia registra un número mayor de infectados que Italia, mucho menos en un período tan corto. «Hay más positivos porque estamos haciendo más controles», dijo este sábado una autoridad sanitaria italiana citada por Corriere della Sera, que se preguntó si «Alemania o Francia» habían hecho lo mismo con los casos confirmados en sus respectivos países.

La OMS, preocupada

Las autoridades sanitarias, no obstante, insisten en que el virus mantiene una tasa de mortalidad de entre el 2% y el 3% de acuerdo a los casos confirmados, que podría ser menor si se asume que existan otros muchos que no hayan sido siquiera testados. Aun así, su mortalidad es significativamente más alta que la de la gripe común, con cuyos síntomas se compara habitualmente el nuevo Covid-19.

Pese a los draconianos esfuerzos de China por contener el virus en la ciudad de Wuhan, donde millones de personas siguen confinadas y se concentran la mayoría de las casi 2.400 víctimas mortales, en las últimas horas la Organización Mundial de la Salud ha trasladado cierto pesimismo.

El máximo responsable de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, aseguró este sábado que el tiempo para frenar la propagación de la enfermedad «se está acabando», al tiempo que recordaba que el 80% de los afectados se recuperaban tras sufrir sólo síntomas leves. El coronavirus es más preocupante en personas de avanzada edad o con condiciones previas y puede llegar a desarrollar neumonías críticas.

«Estos pacientes requieren cuidados intensivos, utilizando equipos como máquinas de soporte respiratorio que son escasos en muchos países africanos. Y eso es motivo de preocupación», reconoció el presidente del organismo, que subrayó la falta de preparación de muchos países para enfrentarse a una crisis así.

En ese sentido, Italia supone un caso «preocupante» como Corea del Sur, que ha registrado más de 400 casos en los últimos días. Sin embargo, el foco más delicado en estos momentos se encuentra en Irán, donde se han detectado ya cerca de 800 positivos y cinco muertes mientras el Gobierno sugiere que estos números pueden ser sólo la punta del iceberg. Este sábado, la participación en las elecciones legislativas del régimen persa se hundió precisamente a consecuencia del miedo al coronavirus.

La expansión del brote a países de Oriente Medio, el sudeste asiático y África, con sistemas sanitarios poco sofisticados y poblaciones enteras fuera de control es la máxima preocupación en estos momentos para la OMS, que reconoce que «en solo siete semanas, este brote ha captado la atención del mundo, y con razón, porque tiene el potencial de causar graves trastornos políticos, sociales y económicos».

Comentar ()