Vida Sana

De Murcia a Canarias: las regiones turísticas donde crecen con más fuerza los contagios

EFE

Si bien desde que se abrió paso la época estival, la aparición de nuevos brotes parece haber aumentado considerable y progresivamente en España, hay unas zonas más propensas al contagio que otras. Ya sea por falta de cumplimiento de las medidas sanitarias, por una mayor afluencia de turistas o simplemente porque la mala suerte se ha cebado con algunos territorios, la evolución de la pandemia no está siendo igual en toda la nación.

En este caso, debido a la temporada vacacional que atraviesa el país y las altas temperaturas, comunidades costeras como Cataluña, Valencia, Murcia y las Islas Baleares o las Canarias se encuentran mucho más expuestas al virus por la llegada masiva de viajeros en busca de mar.

Tras analizar la evolución de los contagios por Comunidades Autónomas, a partir de los informes publicados por el Ministerio de Sanidad, se observa que desde el primero de julio los nuevos positivos se han disparado en las regiones más turísticas de España.

La peor parada resulta ser Murcia. Y es que, en esta comunidad los contagios han crecido en un 67,5% desde el día 1 del pasado mes, cuando se registraba un total de 1.690 contagiados por Covid-19 desde el inicio de la pandemia. Este viernes, poco más de un mes después, la cifra se eleva hasta los 2.831 positivos.

Probablemente una de las principales causas se el gran brote que tuvo lugar en Totana, y el cual aún se está intentando controlar. Según el director general de Salud Pública y Adicciones de Murcia, José Carlos Vicente, son 868 los casos activos por el momento, y que la situación más preocupante es la de Totana y algunos otros municipios como Mazarrón y Lorca, además de ciertos barrios o zonas de la ciudad de Murcia.

Hace pocas semanas, la región llegaba a triplicar en cuestión de siete días el número de afectados por coronavirus, razón que obligó a la consejería de Salud a decretar el regreso de Totana, un municipio de 32.000 habitantes, a la fase 1 de la desescalada.

Si hay algo que resulta sorprendente de la situación sanitaria de Murcia es que cerca del 70% de los positivos tienen entre 15 y 50 años, una horquilla que rebaja en esta segunda oleada de la pandemia la edad media de los pacientes y que los expertos atribuyen a que la población joven «tal vez cree que no va con ellos» y no se considera vulnerable.

Otra de las comunidades más castigadas por los brotes está siendo Cataluña. Uno de los destinos por excelencia para los turistas en verano y el motor principal de la economía española, junto con Madrid ha sido golpeado por una ola de contagios que la sitúan como la segunda región más afectada desde que comenzó el periodo vacacional.

Si bien dicha zona ya había sido uno de los puntos candentes del virus en pleno estado de alarma, y los contagios totales el día 1 de julio ya sumaban los 61.639, las cuatro semanas del mes de julio han rematado la nefasta situación. Este viernes, Cataluña presentaba un total de 85.970 contagios desde el inicio de la crisis sanitaria. Dicho incremento representaría una subida del 39,5% en el número de afectados por la enfermedad en cuestión de semanas.

La rápida propagación del virus desembocó en la orden de cierre total de discotecas en la última semana de julio, al entender que en estos lugares cerrados la clientela no respeta la distancia de seguridad y precisamente era en estas zonas donde se estaba detectando un mayor número de casos.

Por su parte, Baleares ha entrado en una tendencia nada favorable. El archipiélago, que parecía haber sabido controlar o retener la expansión de la enfermedad durante los meses más duros de esta, ahora se ve inmerso en una ola de contagios que le sitúan en el tercer puesto de las zonas turísticas más afectadas en el mes de julio.

Las islas contaban a principios de julio con un total de 2.216 casos, y ahora, su última cifra registrada asciende hasta los 3.051. Esto supondría un aumento del 37,7% de los nuevos positivos desde el pistoletazo de salida de las vacaciones para muchos españoles.

Si la cifra en sí misma ya resulta novedosa e inesperada, cuando se establece una comparativa del aumento en esta zona y en su competencia turística principal, Canarias, resulta aún más negativa la visión de la evolución en la primera. Y es que, si bien el archipiélago canario ya había sido un ‘triunfador’ en lo que a prevención y menor incidencia del virus se refiere, es en estos momentos la zona turística que menor porcentaje de subida de contagios reporta.

Ya el mes pasado su cantidad de positivos confirmados ascendía a 2.432, pero a lo largo de estos 38 días, tan solo habría aumentado en un 15% la cantidad de personas infectadas, situándose en unos 2.798 desde el comienzo de la pandemia.

Asimismo, las comunidades que reciben probablemente a más viajeros en estas fechas, Andalucía y Valencia, reportan un incremento de infectados del 26,5% y 28,7% . Mientras que Andalucía registraba 13.139 casos a principios de julio, Valencia notificaba 11.588. Ahora, muestran un total de 16.618  y 14.908   respectivamente.

En el caso de la Comunidad Valenciana, los brotes más destacados por el momento han sido los de Gandia, con 114 casos (donde se llegó a cerrar el ocio nocturno), y Peñíscola, la cual reportó un brote con más de 60 casos. En esta zona la preocupación alcanzó un nivel tan elevado, que se llegó aprobar un decreto ley por parte del Gobierno valenciano para sancionar a quienes incumplan las medidas de prevención, con multas desde los 60 a los 60.000 euros.

Andalucía, por otro lado, ha llegado a superar los 76 brotes, y cuenta con que uno de los más numerosos sigue siendo el que afectó a 107 personas que participaron en una fiesta en Córdoba. Su consejero de Salud y Familias, Jesús Aguirre, ha afirmado esta semana que la situación en esta comunidad es «preocupante», aunque confía en que se «estabilice» porque los brotes activos están «controlados» a través de los rastreadores.

Comentar ()