El verano 2020 siempre será recordado como un verano diferente. El contexto de pandemia obliga a cambiar nuestros planes habituales y la ejecución de la correcta ‘nueva normalidad’ parece complicarse para algunos. Las restricciones cada vez son más fuertes, pero a pesar de ello los episodios de irresponsabilidad siguen sucediéndose. Las empresas dedicadas al ocio, donde se producen parte de estas situaciones, son también las más afectadas por la imagen que proyectan. Este fin de semana, el foco de la indignación ha recaído sobre Torremolinos (Málaga).

Los datos aportados este lunes por Sanidad muestran el crecimiento de contagios en España, con casi 20.000 nuevos casos desde el viernes. La comunidad andaluza es la tercera que más positivos ha sumado en las últimas 24 horas, sólo por detrás de País Vasco y Madrid. La provincia de Málaga, donde se encuentra Torremolinos, encabeza el número de hospitalizaciones en Andalucía con 79, algo más del 27% del total.

La cólera ha llegado a muchos usuarios de Twitter tras viralizarse las imágenes de una fiesta en un chiringuito en la playa del Bajondillo. Los presentes hablan de una concentración de «más de 200 personas», en las que la distancia de seguridad y las mascarillas brillaban por su ausencia. La preocupación aumenta, los contagios en el último día en la provincia malacitana son de 129, la segunda que más en Andalucía, únicamente por detrás de los 172 de Almería.

Es interesante analizar las cifras para comprender mejor la realidad. El número de positivos en los últimos 14 días por municipios muestra algo a destacar. Málaga con 616 es el que más casos tiene de la zona, según la consejería de Salud y Familias. Inmediatamente después está el lugar de los hechos mostrados anteriormente, Torremolinos, con 93 casos.

Localidades muy próximas como son Benalmádena (77 casos), Fuengirola (57 casos), Mijas (66 casos), Alhaurín de la Torre (27 casos), Alhaurín el Grande (16 casos) o Cártama (16 casos), se muestran distanciadas del escenario de la polémica del fin de semana.

Además, la provincia de Málaga concentra a más del 30% de positivos con síntomas diagnosticados en Andalucía en los últimos siete días.

Este tipo de conductas ya se habían dado anteriormente en la zona. Una de las actuaciones más condenadas del verano tuvo lugar durante un concierto de Les Castizos en la localidad malagueña, cuando un miembro del grupo escupió alcohol al público. Las asociaciones de hosteleros de la zona quieren que este tipo de comportamientos sean castigados, ya que de esta manera pagarán las consecuencias aquellos que sí actúan como es debido.