Salud | Vida Sana

La UE allana el camino para que los test de antígenos puedan hacerse en farmacias

La Comisión avala que se forme a personal no sanitario para hacerlos, entre los cuales estarían los farmacéuticos, como viene reclamando Madrid

Una sanitaria realiza un test de antígenos en Pozuelo de Alarcón, Madrid.

Una sanitaria realiza un test de antígenos en Pozuelo de Alarcón, Madrid. EP

La Comisión Europea ha avalado que se capacite a «operadores de prueba adicionales que no sean personal sanitario» para realizar test de antígenos, entre los cuales estarían los farmacéuticos, con el fin de «garantizar capacidades y recursos suficientes para el muestreo, las pruebas y la presentación de informes», según expresa el organismo comunitario a través de un documento publicado este miércoles.

De esta forma, la Unión Europea estaría abriendo una puerta para que se llevase a cabo el plan que hizo público ayer el vicepresidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio Aguado, de garantizar que «todos los madrileños» puedan hacerse una prueba de antígenos gratuita en las farmacias antes de las Navidades. No obstante, falta asegurar que este tipo de establecimientos sean lugares seguros para la realización y almacenamiento de este tipo de test.

Asimismo, la Comisión Europea asegura en su recomendación que estas pruebas rápidas de antígenos serían propicias para «situaciones de alta prevalencia», es decir, en lugares en los que la transmisión esté descontrolada o a grupos poblacionales que hayan tenido contacto con un positivo. El objetivo sería, en este caso, «detectar un alto potencial de transmisión en la comunidad», así como «disminuir la presión sobre entornos sanitarios».

El Colegio de Farmacéuticos lo apoya

El presidente del Colegio de Farmacéuticos de Madrid, Luis Joaquín González, ha defendido que las oficinas de farmacia y otros centros sanitarios, como clínicas dentales o de podología, puedan hacer pruebas de coronavirus, ya que permitiría hacer test a todos los madrileños en poco tiempo, «a lo mejor en diez días».

En declaraciones a EfeTV, González ha señalado que si las casi 3.000 farmacias y alrededor de 3.500 clínicas dentales y de podología que hay en la región pudieran hacer test de coronavirus cada uno de estos establecimientos sanitarios tendrían que hacer unas decenas de pruebas al día, de manera que en poco tiempo se podría evaluar la situación de los más de seis millones y medio de madrileños.

«A lo mejor en diez días toda la población podría tener su test hecho», ha señalado González, que ha defendido que las oficinas de farmacia, clínicas dentales o de podología son lugares seguros para este tipo de pruebas, con profesionales capacitados para ello y con los medios necesarios para poner los resultados en conocimiento del sistema madrileño de salud.

Desde su punto de vista, al margen de opiniones políticas o del celo profesional de otros colectivos lo importante debe ser «salvar vidas», y para ello cuantos más puntos haya en la región para las pruebas más ciudadanos acudirá a someterse a ellas.

Y más cuando los ciudadanos muestran «cada día» confianza con sus farmacéuticos, a los que trasladan todo tipo de preguntas y consultas.

González cree que los ciudadanos «están demandando» que los test se hagan «cuanto antes», y ha insistido en que una farmacia, por pequeña que sea, puede ser un lugar seguro porque solo tiene que organizarse (por espacios o por franjas horarias).

Sería una solución mejor que la venta de test de autodiagnóstico que algunos laboratorios han pedido que se dispensen en las farmacias, ya que en este último caso no se sabe si se va a comunicar el resultado a las autoridades sanitarias ni tampoco se sabe qué se va a hacer con los residuos que generan.

En el caso de que se permitieran los test en las farmacias, éstas comunicarían el resultado al servicio de salud, y el Colegio de Farmacéuticos ya tiene contratada una empresa que se pasaría por cada oficina para recoger los residuos generados para proteger el medio ambiente.

González ha recordado que no solo se está haciendo estos test en farmacias de otros países como Francia, Canadá o Australia, sino que también en Orense se están llevando a cabo y allí cada farmacia «se ha organizado por horarios» o por circuitos si hay espacio suficiente.

De hecho, ha apuntado que en uno de estos lugares se permitió vacunar de la gripe en farmacias el pasado año y el número de personas que se vacunaron «casi se dobló» con respecto al año anterior.

Sobre el posible riesgo que correrían los farmacéuticos, el presidente del Colegio ha subrayado que estos profesionales «ya están acostumbrados a protegerse a sí mismos», y desde el inicio de la pandemia están atendiendo a todo el que entra en su establecimiento sin preguntar si tiene la enfermedad o no.

Comentar ()