Salud | Vida Sana

El ritmo de vacunación en España cayó un 31% en pleno debate sobre los plazos

Una enfermera administra la vacuna de Pfizer y BioNtech contra el coronavirus a una profesional sanitaria en el Hospital Son Espases de Palma de Mallorca, a mediados de enero.

Una enfermera administra la vacuna Pfizer y BioNtech contra el coronavirus a una profesional sanitaria en el Hospital Son Espases de Palma de Mallorca, a mediados de enero. EUROPA PRESS

España inyecta un 31% de dosis de la vacuna del coronavirus menos que hace casi dos semanas, cuando se alcanzó el mejor ritmo de inoculaciones diarias. Esta ralentización coincide con varios frentes. Los retrasos de Pfizer con las entregas, su cambio de criterio con los viales y el conflicto de AstraZeneca con Europa complican los plazos para administrar las segundas dosis.

El 27 de diciembre, Araceli, una anciana de 96 años, recibió la primera dosis de Pfizer y BioNTech en España. Fue el pistoletazo de salida de nuestra campaña de vacunación. El objetivo que se marcó el Gobierno fue que para final del verano el 70% de la población española estaría inmunizada. Hace sólo 12 días, Salvador Illa, ya ex ministro de Sanidad, volvió a prometer este plazo.

Evolución de las dosis recibidas en España y las administradas

El 4 de enero, el Ministerio de Sanidad comenzó a publicar a diario los datos de vacunación, salvo durante los fines de semana y el día de Reyes por ser festivo. Desde entonces, el ritmo ha seguido diferentes marchas. Hasta el martes 12 sólo se habían recibido 743.925 dosis. De ese total, las comunidades autónomas ya habían administrado 488.041, el 66%, a una velocidad diaria que no dejaba de crecer.

De hecho, esa semana, la del 11 al 17, se registraron las mejores cifras diarias. Sin contar el lunes, donde el número de vacunas que ofrece Sanidad siempre es mayor porque incluye las dosis del fin de semana, España puso de media 90.714 inyecciones cada día. El récord se alcanzó el jueves 14, con 94.548 dosis suministradas en una sola jornada.

En las últimos días, sin embargo, se ha ralentizado el proceso. Tanto que del martes al miércoles sólo se pusieron 65.245 inyecciones. En apenas trece días (desde el 14 de enero), el ritmo de vacunación ha caído un 31%. Este desplome coincide con los diferentes frentes abiertos en las comunidades autónomas por los retrasos en las entregas de Pfizer por problemas de producción. La farmacéutica está detrás del 97% de las dosis que han llegado a España. El resto son de Moderna, otra compañía estadounidense.

Dosis de la vacuna administradas respecto al anterior balance de Sanidad

Hasta el momento, las CCAA han pinchado el 76,7% de las dosis recibidas. Hay que tener en cuenta que ayer se recibieron 422.955 dosis después de una semana sin entregas. Desde el lunes, los informes reflejaban que se había suministrado de media más del 90% de las existencias. Algunos territorios, como Canarias o Murcia, exprimiendo los viales al máximo para extraer seis dosis en vez de cinco, como se recomendó en un principio. A ello se une, precisamente, que Pfizer va a repartir menos viales a España tras adoptar el criterio de seis dosis por cada vial.

Estrategias improvisadas

Esta situación ha empujado a regiones como Madrid y Cataluña a improvisar estrategias para salvaguardar la segunda dosis de las personas que ya han recibido la primera. En concreto, el gobierno madrileño anunció ayer que cancelaba la inyección de primeras dosis durante al menos dos semanas. Además, las 7.000 disponibles a fecha de martes las han reservado para la completar la vacunación de residencias y sanitarios.

El Ejecutivo catalán también avanzó una suspensión de la vacunación. «Las neveras están vacías», criticó el secretario de Salud Pública, Josep María Argimon. Según sus cálculos, los retrasos de Pfizer van a impedir que 10.000 personas ya vacunadas reciban esta semana sus segundas dosis. «Tampoco han llegado las de Moderna, otro retraso y otro incumplimiento», afeó.

El epidemiólogo catalán explicó, además, que el plazo de seguridad entre la primera y la segunda dosis es de 41 días y no de 28, como contempla el Ministerio de Sanidad. Por eso cree que «no será un problema» y no comprometerá a quién aún esté pendiente de la segunda inyección.

La Comunidad Valenciana también ha cancelado las primeras dosis y ha centrado su estrategia en inocular las segundas. Éstas, recalcan, están garantizadas para todos los que recibieron la primera.

Desde Extremadura, fuentes de la Consejería de Sanidad consultadas por El Independiente aseguran que de momento seguirán con su plan de esta semana (16.700 dosis), gracias a una reserva estratégica y a la remesa que recibieron el lunes.

Los problemas de producción de Pfizer ya están solucionados. Pero ahora el balón está sobre el tejado de AstraZeneca. La compañía británica ha desatado un conflicto con la Unión Europea después de anunciar que en este primer trimestre sólo enviarán el 40% de las vacunas comprometidas con los 27.

Comentar ()