Salud

España necesita 775.000 vacunas de Pfizer en 15 días sólo para garantizar las segundas dosis a tiempo

Para lograr cumplir con la pauta de separación de 21 días, ni las reservas actuales ni el 40% de las dosis que se espera recibir hasta el 9 de febrero podrán emplearse para nuevas inmunizaciones.

Araceli y Mónica, la residente más longeva de la Residencia de mayores Los Olmos y la sanitaria más joven, tras recibir la segunda dosis de la vacuna Pfizer-BioNTech, en Guadalajara, Castilla-La Mancha (España), a 18 de enero de 2021.   Rafael Martín / Europa Press

La primera crisis de la vacuna del Covid ha llegado justo un mes después de iniciar la campaña el 27 de diciembre. En los últimos días se han producido retrasos en las entregas de Pfizer que, además, va a repartir a España menos viales de los comprometidos tras cambiar el criterio de dosis que incluye cada vial (que pasó de cinco a seis). A ello se ha unido el anuncio de Astrazeneca de enviar un 60% menos de dosis en el primer trimestre de 2021 que ha desatado un conflicto entre la Unión Europea y las farmacéuticas.

Estos retrasos de Pfizer ya han provocado las primeras consecuencias. Madrid y Cataluña han anunciado este miércoles que no podrán mantener la vacunación tal como estaba diseñada. Madrid pondrá sólo segundas dosis en las próximas dos semanas y Cataluña también ha anunciado cambios por encontrarse «las neveras vacías».

Pero más allá de ralentizar el camino hacia la inmunidad de rebaño, estos retrasos pueden conllevar un riesgo mayor, el de que personas que recibieron la primera dosis puedan quedarse sin la segunda en el tiempo en que se considera seguro espaciarlas, que Sanidad estima en 21 y alarga a un máximo de 28 días. En las últimas semanas, la carrera por la vacuna en España había hecho que casi todas las comunidades se acercaran al 100% de vacunas recibidas administradas y careciesen de reservas para problemas de suministro como los que han ocurrido.

Aunque este miércoles Sanidad ha anunciado la llegada de 422.955 nuevas dosis de Pfizer, sólo para cumplir con la pauta de vacunación España necesita guardar todas sus reservas (402.433) más otras 372.524 dosis las próximas dos semanas para garantizar que se completan las vacunaciones iniciadas. En total, 774.957 dosis de aquí al 9 de febrero.

El número resulta del análisis de los datos de vacunación del pasado 19 de enero, cuando se habían administrado en España 957.314 dosis de la vacuna de Pfizer, contando con que 18.682 de ellas correspondían a las 9.341 personas que ya habían recibido la pauta completa (las dos dosis de la vacuna). Eso deja un total de 938.682 personas que aquel día habían recibido sólo una dosis.

Ocho días después, el total de personas ya inmunizadas ha crecido en 163.725 personas, para un total de 173.066 inmunizaciones de pauta completa. Hay, por tanto, 774.957 personas todavía pendientes de recibir la segunda dosis de Pfizer que deben hacerlo antes del 9 de febrero para cumplir el plazo recomendable de 21 días fijado por Sanidad.

Esas serían, por tanto, las dosis necesarias para cubrir únicamente a ese grupo de población que debe recibir la dosis definitiva en los próximos 15 días. Pero, además, habría que tener en cuenta posibles reservas para quienes recibieron su primera dosis desde el 20 de enero y evitar así que nuevas incidencias en suministro pongan en riesgo vacunaciones completas.

Las personas que están pendientes de la segunda dosis en las próximas dos semanas son fundamentalmente personal y mayores de residencias, que fueron el primer grupo que se vacunó al inicio de la campaña. Desde hace 11 días, el 17 de enero, ya comenzaron a inocularse segundas dosis que han recibido, en total, 173.066 personas hasta ayer.

La importancia de no recibir la segunda dosis en el tiempo estimado como seguro es en primer lugar la garantía de la inmunidad, que Sanidad estipula en 21 aunque afirma que la seguridad se puede garantizar hasta 28 días para Pfizer. Además, si no se respetan estos tiempos se produce lo que se llama «inmunidad imperfecta», que puede aumentar el riesgo de propagación de mutaciones y que el virus y sus variantes persistan durante más tiempo, como advertía en una reciente entrevista el epidemiólogo y presidente del comité de Ética del Instituto Carlos III, Fernando García a EFE.

Te puede interesar

Comentar ()