Ursula von der Leyen, durante su intervención online en Davos

Ursula von der Leyen, durante su intervención online en Davos EFE/EPA/SALVATORE DI NOLFI

Salud RETRASO EN LA ENTREGA DE LAS DOSIS

El pulso entre Europa y las farmacéuticas por la vacuna: "Las empresas tienen que cumplir"

El cabreo en la Comisión Europea con las farmacéuticas es indisimulable. Al retraso de la entrega de vacunas anunciado por Pfizer a mediados de enero se sumó el viernes pasado el comunicado de AstraZeneca de que suministrarían un 60% menos de las dosis inicialmente previstas.

Las reuniones celebradas en las últimas horas para acercar posturas entre la Comisión Europea surtieron el efecto contrario: el pulso se acelera mientras la tercera ola bate récord de contagios en varios países, entre ellos España.

«La Unión Europea va a tomar todas las medidas necesarias para proteger a sus ciudadanos», advirtió el lunes por la tarde la comisaria de Salud, Stella Kyriakides. Qué medidas puede tomar Europa es imposible de saber, ya que los acuerdos que se firmaron de forma centralizada con las farmacéuticas son confidenciales y están plagados de cláusulas.

El portavoz sanitario de la Comisión, Stefan De Keersmaecker, regateó el lunes todas las preguntas de los periodistas sobre qué mecanismos tiene el Eurogrupo para reclamar las dosis acordadas o iniciar un litigio para una posible indemnización. «Claro que en los contratos hay cláusulas, pero lo importante ahora es que estamos discutiendo con las empresas cómo podemos recibir las vacunas cuanto antes. Es lo importante ahora mismo», insistió una y otra vez.

Europa ha comprado más de 2.000 millones de dosis

La Unión Europea, que invirtió 2.700 millones de euros para el desarrollo dded vacunas, acordó la compra de 600 millones dosis de Pfizer, 160 de Moderna, 400 de AstraZeneca, 400 de Curevac, otros 400 más de Johnson & Johnson y 300 de Sanofi. De momento, sólo las de Pfizer y Moderna han recibido la luz verde para su comercialización y esta semana se espera que la Agencia Europa del Medicamento valide la vacuna de AstraZeneca.

Con Moderna no ha habido problemas, pero Pfizer entregará un 20% de las dosis previstas para enero y febrero. AstraZeneca, por su parte, se comprometió a suministrar 80 millones en el primer trimestre y ahora sólo dará 31.

«Europa ha invertido miles de millones para ayudar a desarrollar las primeras vacunas del mundo contra la covid-19, para crear un auténtico bien común global. Y ahora las empresas tienen que cumplir, tienen que honrar sus obligaciones», afirmó hoy la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, en el Foro Económico de Davos.

Durante la jornada de lunes hubo varias reuniones entre representantes de la Comisión, de los estados miembro y de AstraZeneca para acercar posturas. Pero las explicaciones que dio la farmacéutica no convencieron. De hecho, la sospecha en Bruselas es que la farmacéutica habría dado prioridad a las entregas a terceros países frente a las pactadas con la UE.

Primera advertencia contras las farmacéuticas

La primera reacción de la Comisión ha sido establecer una especie de «arancel» para controlar todas las vacunas que se van fuera de la Unión Europea. Así, todas las empresas que produzcan vacunas en territorio europeo tendrán que notificar con antelación cuando quieran exportar vacunas a terceros países, con excepción de las enviadas por motivos humanitario.

«Al final, la UE ha adelantado varios cientos de millones de euros en casi todos los contratos que ha firmado para que se pueda ampliar la capacidad de producción», señaló el lunes por la noche el ministro de Sanidad de Alemania, Jens Spahn, a la cadena Deutsche Welle. «No se trata de ser el primero, se trata de ser justo».

Aunque a decir verdad, en el caso de Alemania sí se trata de ser el primero. Según se conoció hace unos días, la principal potencia europea negoció al margen de la UE con BioNTech, el laboratorio que ha desarrollado la vacuna de Pfizer, y con CureVac la adquisición de 50 millones de dosis.

Los objetivos de inmunización, amenazados

Los retrasos en la entrega de las dosis van a poner en serio peligro las campañas de vacunación. El objetivo que se marcó la Unión Europea es que en marzo los Estados miembros hayan vacunado al menos al 80% de los mayores de 80 años y a los sanitario y que a finales de verano ya haya una inmunidad del 70% de la población general.

«Es un objetivo muy ambicioso, pero no lo vamos a cambiar porque tenemos una necesidad», señaló el portavoz sanitario de la Comisión Europea. «Nuestro objetivo es buscar soluciones para conseguirlo las dosis y vacunar».

De momento, en la Unión Europea se han vacunado a 9,02 millones de personas, apenas el 1,88 por ciento, según los datos publicados el lunes por la web Our World in Data. Y sólo el 0,15 de la población total ha recibido ya las dos dosis. Alemania, (1,78 millones de dosis administradas), Italia (1,43), España (1,24) y Francia (1,09) están a la cabeza, pero aún queda un largo camino hasta la inmunidad de grupo.

Te puede interesar

Comentar ()