Salud

España se queda sin vacunas en plena guerra entre Europa y las farmacéuticas: "Mañana las neveras estarán vacías"

"Moderna se retrasa, Pfizer manda menos y de AstraZeneca no sabemos nada", advierten en Cataluña mientras crece la tensión entre Europa

Un anciano es vacunado contra el coronavirus por una sanitaria en Valencia.

Un anciano es vacunado contra el coronavirus por una sanitaria en Valencia. Rober Solsona / Europa Press

El retraso en la entrega de las dosis de Pfizer y Moderna está dejando vacías las neveras de los centros de salud españoles. Cataluña estima que esta semana se quedará sin vacunas, mientras que la Comunidad de Madrid ha suspendido dos semanas la administración de la primera dosis.

Esta situación crítica tiene como telón de fondo el pulso entre la Comisión Europa y AstraZeneca, que se están tirando los trastos a la cabeza en las últimas horas. Europa acusa a la farmacéutica de vender a otros países las dosis que le correspondían y de no sentarse a dar negociar las soluciones, mientras que la empresa insiste en que se trata de un problema en las fábricas y que esta tarde acudirá a la reunión.

La Unión Europea ha invertido 2.700 millones de euros para el desarrollo de vacunas»

AstraZeneca aseguró el viernes que no podría cumplir con el envío de 80 millones de dosis para marzo. Llegarán sólo 31 millones, un 60% menos. Sin embargo, el problema de España no es por los retrasos de AstraZeneca, pues su vacuna todavía no ha recibido luz verde por parte de la Agencia Europa del Medicamento (se prevé que sea el viernes). El agotamiento de las dosis en España viene por los contratiempos de Pfizer, que debido a una reestructuración en su planta de Puurs (Bélgica) redujo drásticamente los envíos, y de Moderna, cuyas entregas también se ha retrasado.

A España, concretamente, llegaron la semana pasada un 44% menos de las vacunas de Pfizer. Además, según 20Minutos, Moderna tenía previsto enviar 52.000 dosis entre ayer y hoy, pero no será hasta el fin de semana.

La llamada de socorro de Cataluña

Lo cierto es que España ya ha administrado prácticamente el 96% de las dosis que ha recibido y que las reservas se agotan sin que lleguen nuevas remesas. En Madrid queda un remanente para apenas 7.000 pinchazos.

«Llevamos semanas con menos vacunas y menos dosis que las prometidas por el Ejecutivo», ha señalado el vicepresidente de la Comunidad, Ignacio Aguado. El objetivo ahora es dedicar las dosis que quedan a personas que ya recibieron un primer pinchazo. «Si no lo hacemos, existe la posibilidad de que el propio virus mute, se haga resistente y estemos alargando la lucha contra la pandemia».

En Cataluña, la situación parece todavía más preocupante. El secretario de Salud Pública, Josep Maria Argimon, alertó hoy de que 10.000 personas no podrán recibir la segunda dosis a los 21 días, como estaba previsto en el plan inicial. «Mañana las neveras estarán vacías», ha advertido el secretario de Salud Pública, que ha señalado a los problemas con las farmacéuticas: «Moderna se retrasa, Pfizer manda menos vacunas y de AstraZeneca no sabemos nada», señaló Argimon en rueda de prensa

Entre hoy y mañana se administrarán unas 17.000 dosis que quedan por poner y otras 30.000 que han llegado se pondrán entre el viernes y el lunes por la noche. ¿Y después?

El culebrón en Europa

La Unión Europea, que invirtió 2.700 millones de euros para el desarrollo de vacunas, acordó la compra de 600 millones dosis de Pfizer, 160 de Moderna, 400 de AstraZeneca, 400 de Curevac, otros 400 más de Johnson & Johnson y 300 de Sanofi. De momento, sólo las de Pfizer y Moderna han recibido la luz verde para su comercialización y esta semana se espera que la Agencia Europa del Medicamento valide la vacuna de AstraZeneca.

«Europa ha invertido miles de millones para ayudar a desarrollar las primeras vacunas del mundo contra la covid-19, para crear un auténtico bien común global. Y ahora las empresas tienen que cumplir, tienen que honrar sus obligaciones», advirtió el martes la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, en el Foro Económico de Davos.

Horas más tarde, el presidente de AstraZeneca, Pascal Soriot, afirmaba en una entrevista con un grupo de medios europeos que en el contrato firmado con la UE no se especifica el número de vacunas que va a recibir el Eurogrupo. “No nos comprometimos con la UE, dijimos que haríamos nuestro mejor esfuerzo», señaló Soriot, que negó también que su empresa se esté vendiendo al mejor postor. “No es cierto que desviemos la vacuna de Europa a otros países para sacar beneficio”.

Para el miércoles había prevista una reunión entre la Comisión Europea y AstraZeneca. Y a primera hora de la mañana, la portavoz del Ejecutivo Comunitario, Dana Spinant, afirmaba: «Esta noche tenemos una reunión y el representante de AstraZeneca ha anunciado esta mañana que no participará». Sin embargo, desde la compañía británica afirman que sí que estarán. Un culebrón que se alarga y se alarga plagado de secretismos mientras las dosis se acaban y los contagiados se multiplican.

Te puede interesar

Comentar ()