Familia

Desconocimiento y presión: cómo sienten las madres el reto de educar en las tecnologías

Un estudio de El Club de Malasmadres y Movistar analiza cómo afrontan las madres el uso que hacen sus hijos de los dispositivos. El 63% de ellas no controla su propia actividad y sólo una de cada cuatro utiliza herramientas de control parental.

logo
Desconocimiento y presión: cómo sienten las madres el reto de educar en las tecnologías

El uso de la tecnología en los niños es un reto para las madres. Flickr

Resumen:

Un grupo de madres anodadas antes palabras como crush, ghosting o ragear levantaron la voz de alarma. Y el Club de Malasmadres se puso manos a la obra. Primero, elaborar un glosario para intentar traducir al lenguaje común todas esas expresiones adolescentes indescifrables para los adultos (disponible en tenemoslike.com) y ahora cuantificar cómo afrontan las madres la educación en las tecnologías de sus hijos.

Y los resultados han sido que hay mucho por hacer. Una encuesta sobre más de 3.200 madres ha revelado que el 62% de ellas piensa que no controla su propio uso de las tecnologías y que el desconocimiento, la falta de herramientas y la presión del entorno son las principales barreras que se encuentran para educar a sus hijos en las tecnologías.»Queríamos poner el foco en la educación, porque prohibir nos parece ir contracorriente, y para ello teníamos que conocer cómo se sienten las madres españolas», afirma Maite Egoscozábal, socióloga del Club de Malasmadres.

Sólo una de cada cuatro madres utiliza las herramientas de control parental, y para seis de cada 10 madres la única limitación que imponen a sus hijos con la tecnología es el control del tiempo. Un 14% pone código de acceso en los dispositivos para evitar que los pequeños entren sin su consentimiento.

El primer móvil, entre los 12 y los 15 años

Aunque hay cierto consenso sobre a qué edad deben tener los niños el primer teléfono móvil – el 70% de las madres dice que entre los 12 y los 15 -, son la entrada en el instituto y la presión del entorno las que determinan cuándo se les da.

Aunque no sea suyo, casi la mitad de las madres de niños menores de dos años reconoce que sus hijos hacen uso de pantallas. De tres a cinco años son ya el 77% de las madres las que reconocen que los utilizan y a partir de los seis años, el 96%.

Youtube es el primer contacto de los niños con internet, según siete de cada 10 madres, y tras ello las aplicaciones infantiles, que usan los hijos de la mitad de las encuestadas.

Una responsabilidad del hogar

Aunque consideran que la educación en las tecnologías es una cuestión de responsabilidad social, ocho de cada 10 madres cree que estos valores deben transmitirse principalmente desde el hogar. Aún así, los programas de educación en el colegio tienen un peso importante para el 40% de las madres.

En casa, la mayoría de las madres (60%) afirma que esta educación la lideran por igual junto a su pareja, mientras que un 37% confiesa que son ellas las que principales responsables de este área.

Miedo al acoso y a la dependencia

Del análisis cualitativo de las respuestas de las madres, el estudio ha concluido que el principal miedo de las madres es al daño que sus hijos puedan sufrir de otras personas, tanto ciberacoso como sexting (envío de vídeos sexuales) o grooming (un adulto que se gana la confianza de un menor para luego aprovecharse de él).

Además de la posibilidad de ser víctimas de estas prácticas, a las madres les preocupa que sus hijos se enganchen a las pantallas y pierdan interés por el mundo real. «Para evitar todo esto, hay que pensar que no se trata de dar el móvil y olvidarse, lo principal es estar presentes, saber lo que a los niños les gusta y tener una actitud activa sobre el uso de las tecnologías por parte de los menores», concluye Egoscozábal.