No es raro recurrir al cacao en polvo para incorporar la leche a la dieta diaria, sobre todo entre los niños. Lo que muchos desconocen es que lo que están añadiendo es principalmente azúcar. Y es que, salvo en los cacaos en polvo puros (100% cacao) y cuando el azúcar se sustituye por edulcorantes, este ingrediente representa alrededor el 65% del producto, tal y como denuncia la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) en un estudio de 77 cacaos en polvo solubles publicado en la revista OCU-Salud de febrero.

Aunque lo cierto es que la normativa actual lo permite: para etiquetar un producto como cacao en polvo basta con que contenga al menos un 20% de manteca de cacao y un máximo de un 9% de agua, pero no dice nada de la cantidad de azúcar admisible. Como consecuencia de ello, dos de cada tres cacaos dirigidos a niños tienen un alto contenido en azúcar, lo que se traduce en una calificación D en el sistema Nutriscore.

Algo inaceptable según OCU. De ahí que la organización haya solicitado recientemente al Ministerio de Consumo la prohibición de la publicidad de todos aquellos productos alimentarios con una mala valoración en Nutriscore que estén dirigidos a menores de 15 años, por tratarse de alimentos cuyo consumo no debería de promocionarse entre la población infantil.

ColaCao, Paladín y Día

OCU denuncia además que este exceso de azúcar en los cacaos en polvo solubles resulta casi imposible de apreciar en productos de las marcas ColaCao, Paladín y Dia, ya que en su etiquetado nutricional no vienen indicados los distintos aportes (azúcar, sal, grasas saturadas…) por 100 g de producto, tal y como exige la normativa. Y tal y como confirmó recientemente la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición.

En definitiva, OCU recomienda tomar la leche tal cual, sin añadidos. Y en el caso de que se desee acompañar con cacao soluble, priorizar los productos de cacao puro (100% cacao). Otra alternativa sería emplear otros cacaos en polvo con una A o una B en el sistema Nutriscore, con hasta un 50% de cacao. Por lo general se trata de productos donde el azúcar se ha sustituido por edulcorantes; y el resto de los ingredientes son básicamente harinas y fibras alimentarias. Lamentablemente, la valoración Nutriscore rara vez aparece en el etiquetado.

En estos casos la aplicación OCU Market resulta de gran ayuda: no solo ofrece la información nutricional, también la de sus aditivos. Es más, con esta app gratuita es posible consultar el precio actualizado de más de 150.000 productos de alimentación y droguería en los supermercados del barrio. Basta con leer el código de barras del producto o introducir a mano su denominación.