Salud

Científicos de EEUU ensayan en pacientes un tratamiento que revierte la celiaquía

logo
Científicos de EEUU ensayan en pacientes un tratamiento que revierte la celiaquía

EP

Resumen:

Un nuevo tratamiento con una nanopartícula puede revertir la enfermedad celíaca y se puede aplicar a otras enfermedades autoinmunes y alergias, según los resultados de un ensayo clínico en fase 2 realizado por la Northwestern Medicine, de Chicago (Estados Unidos). Esta investigación se ha presentado este martes en la conferencia de la Semana Europea de Gastroenterología, que se celebra en Barcelona con unos 14.000 especialistas de 120 países.

El nuevo ensayo clínico muestra que es posible inducir la tolerancia inmune al gluten en individuos con enfermedad celíaca, y los resultados también indican una tendencia a proteger el intestino delgado de los pacientes expuestos al gluten.

La tecnología es una nanopartícula biodegradable que contiene gluten y que enseña al sistema inmunológico que el antígeno (alérgeno) es seguro.

La nanopartícula actúa como una especie de caballo de Troya, escondiendo el alérgeno en una concha amiga, para convencer al sistema inmunológico de que no lo ataque.

Más allá de la enfermedad celíaca, el hallazgo prepara el escenario para que con esta tecnología, una nanopartícula que contiene el antígeno que desencadena la alergia o enfermedad autoinmunitaria, se pueda tratar una gran cantidad de otras enfermedades y alergias, entre ellas la esclerosis múltiple, la diabetes tipo 1, la alergia al cacahuete, el asma y otras, según los investigadores.

La tecnología ha sido desarrollada en el laboratorio de Stephen Miller, profesor de Microbiología e Inmunología de la Facultad de Medicina Feinberg de la Universidad Northwestern, quien ha pasado décadas trabajando en esta tecnología. «Esta es la primera demostración de que la tecnología funciona en pacientes», ha asegurado Miller.

Por su parte, la profesora de Microbiología e Inmunología Judy Gugenheim ha precisado que «también hemos demostrado que podemos encapsular la mielina en la nanopartícula para inducir tolerancia a esa sustancia en modelos de esclerosis múltiple, o poner una proteína de las células beta pancreáticas para inducir tolerancia a la insulina en modelos de diabetes tipo 1».

Cuando la nanopartícula cargada de alérgenos se inyecta en el torrente sanguíneo, el sistema inmunológico no se preocupa porque ve la partícula como un residuo inocuo. Entonces, la nanopartícula y su carga oculta son consumidos por un macrófago, que es esencialmente una célula de gran tamaño que tiene capacidad de aspirar y limpiar los deshechos celulares y los patógenos del cuerpo.

«La célula aspiradora presenta el alérgeno o antígeno al sistema inmunitario y le dice:’No te preocupes, esto pertenece aquí'», ha explicado Miller, deteniendo su ataque al alérgeno, «y el sistema inmunológico vuelve a la normalidad», ha añadido.

En el ensayo de la enfermedad celíaca, la nanopartícula estaba cargada de gliadina, el principal componente del gluten dietético, que se encuentra en granos de cereales como el trigo.

Una semana después del tratamiento los pacientes fueron alimentados con gluten durante 14 días. Los celíacos que no tuvieron tratamiento y comían gluten desarrollaron marcadas respuestas inmunológicas a la gliadina y al daño en su intestino delgado.

Por su parte, los celíacos tratados con la nanopartícula COUR, CNP-101, mostraron un 90% menos de respuesta inmune a la inflamación que los pacientes no tratados. Al detener la respuesta inflamatoria, el CNP-101 mostró la capacidad de proteger los intestinos de lesiones relacionadas con el gluten.

Actualmente no existe ningún tratamiento para la enfermedad celíaca y los médicos sólo pueden recomendar evitar el gluten en la dieta diaria. Alrededor del 1 % de la población mundial padece celiaquía, una enfermedad autoinmune grave en la que la ingestión de gluten provoca daños en el intestino delgado.