Salud | Sociedad

¿Quién gana y quién pierde con el coronavirus?

Caen sectores como el turismo o el consumo de productos de lujo, pero suben empresas de farmacia e higiene

La OMS declaró el jueves la alerta internacional por el coronavirus

Pradeep Dambarage/ZUMA Wire/dpa

Alerta internacional. Preocupación. Aerolíneas que cierran conexiones con China. Mascarillas agotadas. Reservas de hoteles canceladas. El brote de coronavirus ha adquirido una nueva dimensión después de que la Organización Mundial de la Salud declarase el jueves la emergencia sanitaria internacional. «Nuestra mayor preocupación es que el virus se expanda a países con sistemas sanitarios más débiles y que estén poco preparados para hacerle frente», señaló el director general del organismo, Tedros Adhanom Ghebreyesus.

Wuhan, origen del brote, es importante enclave manufacturero en China, donde representa el 1,9 por ciento del PIB»

Victoria Torre, experta en economía

Esas declaraciones apuntan directamente a lo más desprotegidos frente a este brote, los países menos desarrollados, los que menos medios tienen para combatir el contagio y sus consecuencias. Los efectos también se han dejado sentir en la economía mundial y los índices bursátiles tiemblan ante el temor de que el coronavirus se propague mientras que el precio del petróleo cae con fuerza. Sin embargo, no todo el mundo pierde cuando se desatan este tipo de alertas sanitarias. También hay quien se llena los bolsillos.

«Siempre que ha habido un brote así con una alerta sanitaria mundial, se ha repetido un patrón: suben las farmacéuticas y las empresas de productos de higiene y bajan las de consumo y las aerolíneas», apunta un experto economista español consultado por El Independiente.

Los perdedores del coronavirus

«Entre los sectores más afectados destacan el turismo, el ocio y los productos de consumo, pero en general el impacto va más allá debido a la paralización de distintas empresas», analiza Victoria Torre, responsable de producto y análisis y selección de fondos en Self Bank.

El sector turístico es posiblemente el más afectado por este brote. Aerolíneas como British Airways, Lion Air, Iberia, Finnair o Air Seoul ya han anunciado la suspensión de vuelos con China, mientras que otras empresas del sector han tomado otras medidas, como la reducción del número de viajes o la posibilidad de que los clientes renuncien a volar recuperando íntegramente el importe pagado. Todavía no hay cálculos sobre el importe al que ascenderán las pérdidas para estas compañías.

Los turistas chinos gastaron 1.675 millones de euros en España en 2019″

En España concretamente también tendrá consecuencias. Y es que el turismo procedente de China es cada vez más importante: en los últimos años se ha duplicado el número (896.000 en 2019 frente a los 400.000 de 2015). En total, los visitantes del gigante asiático dejaron 1.675 millones de euros en España en 2019, casi un 28% más que el año anterior. Y es que según cifras de la Asociación de Turismo España-China, el turista chino gasta una media de 2.500 euros en su viaje a España.

La caída de los productos de lujo

Y esto lleva a un aspecto capital: los chinos son grandes consumidores de productos de lujo. Basta con echar un ojo a las tiendas de las grandes firmas de Madrid y Barcelona para darse cuenta: siempre hay al menos un dependiente del país asiático para atender a ese nicho de mercado. «Hay muchísimas personas ricas en China. Apenas es el uno por ciento de la población, pero equivale a unos 14 millones de personas. Eso tiene un gran impacto en las firmas de lujo», apunta otro experto economista.

Además, añade Victoria Torre, «son numerosas las compañías que han adoptado importantes medidas, como Facebook o HSBC, que cancelaron viajes a China, así como un sinfín de empresas que han solicitado a sus trabajadores que trabajen desde casa». Hay fábricas, como Toyota motor o Ab Inveb, que han suspendido su producción en Wuhan, mientas que Starbucks o H&M han cerrado cientos de establecimientos en el país.

El coronavirus también ha tenido un fuerte impacto en el mercado de materias primas. El cobre se ha hundido un diez por ciento, el petróleo ha caído todavía más tras la crisis entre Irán y Estados Unidos y el hierro tiene un presente similar. Sólo se mantiene el oro por su valor refugio. «No hay pánico porque esto parece que será pasajero, así que al final se recuperará la normalidad en los mercados».

Los ganadores del coronavirus

La otra cara de la moneda la representan farmacéuticas y empresas de productos de higiene. El fabricante de mascarillas Tianjin Teda, por ejemplo, ha crecido como la espuma en las últimas semanas y desde el 17 de enero su valor en bolsa se disparó en casi un 40 por ciento: sus acciones se cotizaban a 3,64 hace apenas 14 días y ahora cuestan más de cinco.

En las bolsas chinas han subido en las últimas semanas farmacéuticas como Jiangsu Lihuan, especializada en fármacos antihistamínicos. También cotiza al alza en la bolsa de Hong Kong Hengan Internacional, que se dedica a la comercialización de productos de higiene.

Hay muchos empresarios más modestos que también ven estas crisis sanitarias como una oportunidad para llenar sus bolsillos. Que se lo digan si no a la farmacia pekinesa que multiplicó por seis el precio de las mascarillas empleadas para protegerse del coronavirus. La caja de diez unidades, a la venta en Internet por 143 yuanes (19 euros), costaban en este establecimiento de la cadena Beijing Jimin Kangtai unos 850 yuanes (111 euros), según informó esta semana la agencia EFE. Pero la idea de sacar provecho del brote le salió rana a este local, multado con tres millones de yuanes (casi 400.000 euros) por la Oficina de Supervisión del Mercado de la capital china.

Comentar ()